cargando

En twitter:

Malecón del paseo
Jueves 06 agosto, 2020

Literatos heroicos

•Escribían a mano
•Y con una veladora

EMBARCADERO: Los escritores del siglo XIX para atrás fueron héroes de la palabra escrita... Escribían a mano, página por página, tiempo cuando la máquina mecánica de escribir estaba lejos de inventarse... Las películas sobre muchos de ellos dejan perplejo y atónito el corazón humano y las neuronas... Un caso simbólico es, entre tantos otros, de Honorato de Balzac, por ejemplo, quien solía escribir hasta quince horas diarias, a mano, con lápiz, hoja tras hoja, y terminaba agotado tanto de la mano

Luis Velázquez

como del cerebro y se tiraba en la cama para dormir en la pocilga donde vivía…

ROMPEOLAS: Una película sobre la vida de sor Juana Inés de Asbaje la muestra encerrada en su cuarto en el convento como escribiendo a destajo, a mano, con una pluma de ganso que a cada rato metía en el frasco con tinta para seguir escribiendo… Suetonio, el autor del libro “Los doce Césares”, de Roma, aparece en un documental en una aldea lejos de la vida política y pública escribiendo a mano día y noche, alumbrándose con una veladorcita, pues entonces en aquel pueblo rural nadie conocía la luz eléctrica…

ASTILLEROS: Gabriel García Márquez escribió y publicó más de veinte libros… Todos, en máquina mecánica… Incluso, en una máquina portátil que cargaba de un extremo a otro del planeta… Es más, tenía la máquina sobre una mesita de madera de esas que venden los indígenas de pueblo en pueblo… Y el día cuando las computadoras llegaron y las utilizó dijo que si en su tiempo habría existido tendría escritos el doble de libros… Ya podrá, entonces, imaginarse el caso de Balzac quien escribió unos cuatrocientos libros, la mitad por encargo, llenos de pasiones revolcadas, como estrategia segura para ganar el billete fácil, que le urgía, pues su familia, sobre todo, su señora madre, lo desconoció porque era feíto…

ESCOLLERAS: Por lo regular, los filmes sobre escritores del siglo XIX para atrás giran alrededor de un cuentista, un novelista, un poeta, un dramaturgo escribiendo textos a mano y con una veladora… Y en una pobreza impresionante… García Márquez, por ejemplo, viviendo en París en la azotea de un edificio donde le cobraban menos, llegó a dejar una de sus novelas en garantía al administrador para que le diera crédito y seguir habitando la buhardilla…

PLAZOLETA: Antón Chéjov, el escritor admirado por León Tolstói, también escribía a mano y con una veladora, tiempo aquel cuando también estudiaba medicina y estaba seguro que su vocación era la literatura… Su caso fue peor, porque padecía tuberculosis y siempre andaba con un cucurucho en la mano donde escupía la sangre y luego lo arrojaba a la chimenea más cercana para evitar el contagio a los demás… Con todo, enfermo, se fue a los campos de concentración de los zares para escribir el reportaje sobre las cárceles rusas donde estaban concentrados los malos, pero también, los contestatarios, los inconformes, los activistas y los críticos…

PALMERAS: La leyenda dice que Benito Juárez aprendió a leer a los doce años de edad y en las noches alumbrándose con una veladora… Y como en todos los casos de escritores de aquellos tiempos se necesitaba insólita fuerza de voluntad, como la de Honorato de Balzac, para cumplir su designio vocacional… Por eso resultan más admirables si se compara con la computadora usada por los escribidores y por lo general desde el cuarto de estudio con aire acondicionado y una asistente doméstica sirviendo el cafecito caliente, ¡vaya escritorazos!...



Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.