cargando

En twitter:

8 Columnas
05 julio, 2020

Veracruz Es Una Fiesta


"¡Ayúdenos, por favor!
•Desempleado 3 meses
•Familia pide limosna


Luis Velázquez

Suena el timbre en casa. Son las diez de la mañana. El sol, radiante pero canijo.
Es una señora vestida con ropita sencilla y bien arregladita. La acompañan dos niños. Unos 6, 7, 8 años.
Da los buenos días y se presenta:

--Me llamo Celia. Vivo en la colonia popular. Mi esposo tiene tres meses desempleado. Y no tenemos ni para dar de comer a los niños. ¡Ayúdenos!
--¿En qué trabajaba su esposo?
--Era mesero. Y el patrón cerró el restaurant. Y ni un quinto le dieron. Y hemos vivido de los ahorritos. Pero ya se acabaron. Y por ningún lado hay empleo.
La señora insiste. ¡Ayúdenos, por favor! ¡Lo que sea, lo que pueda!
Tocado el corazón, despertado el básico sentimiento de solidaridad en tiempo canijo de la recesión, el desempleo, el subempleo quizá y los salarios insultantes, se le regalan cien pesos.
--¡Es mucho, señor!, dice con la humildad en los ojos.
--¡No, señora, es poco, acéptelo!
La señora se persigna con el billete y les pide a los niños se persignen y los tres dan las gracias y van a la casa siguiente a tocar el timbre.
Al día siguiente otra señora. Y otra al siguiente día. Y otra.
Es el paisaje urbano en los días que corren y caminan.
En el noticiero televisivo, parece de Jorge Faibre, TV Azteca, transmitieron imágenes cardiacas.
Un vendedor de hierbas en la esquina mostró diez pesitos en la palma de la mano y dijo:
--Es lo único que he vendido.
Otro, tres pesos parece, y dijo:
--Mire, es lo único que llevo de ventas.
En las calles de la ciudad, los meseros piden limosna. Van cuatro meses desempleados. Y aun cuando la semana anterior la secretaría de Salud de Veracruz anunció el semáforo naranja en unas ciudades, antier, la secretaría de Salud federal decretó que el estado de Veracruz regresa al semáforo rojo.
La recesión en Estados Unidos duró unos diez años con los peores estragos de la vida, las ratas y los seres humanos peleando por un mendrugo en el basurero.

UN AMIGO VENDE COCHINITA PIBIL
"Muchas cornadas están dando el hambre".
Por ejemplo:
Luego de tocar puertas laborales en varios lados y con la misma respuesta, "No hay trabajo", un conocido está vendiendo cochinita pibil de casa en casa.
Primero, empezó con la familia.
Siguió con los compadres.
Pasó a los amigos.
Pidió a los amigos lo recomendaran con otros amigos.
Para su ventura ha formado una red de clientes que todos los días entrega los pedidos a domicilio.
El jardinero viene a casa pidiendo que porfis, porfis, porfis, se le regale el periódico para venderlo en la tienda de abarrotes de la esquina de su casa en la colonia popular.
"Llevo una semana sin trabajo y estoy en la desesperación".
El esposo de una conocida en el pueblo agarró camino a Estados Unidos donde antes fuera migrante para probar suerte de nuevo porque aquí, la vida es un doble, triple, cuádruple infierno, y ninguna posibilidad encuentra.
Una casa de masaje ofrece el servicio a domicilio y con rebajas de hasta el cincuenta por ciento.
La vida está canija y nadie sabe, ni siquiera con adivinanzas, el desenlace económico y social de la recesión que vivimos y padecemos.
Desde el púlpito nacional, López Obrador repite que "venceremos y tengamos fe", mucha fe, mucha fe, mucha fe.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.