cargando

En twitter:

Barandal
Sábado 30 mayo, 2020

Desaparecidos, pendientes

•Laten en el corazón social
•Desdén de 4 fiscales

ESCALERAS: El recuerdo de los desaparecidos (a partir del año 2011, el primero de Javier Duarte) laten en el corazón social.
Más, por un principio universal dice el politólogo Ramón Benítez: Para matar y desaparecer personas se necesita la complicidad del Estado.

Luis Velázquez

Todavía más cuando se concita la desaparición forzada, alianza de políticos, jefes policiacos, policías y carteles y cartelitos, sicarios y malandros.
Nunca, por ejemplo, pudo existir la fosa clandestina más grande de América Latina, Colinas de Santa Fe, en el municipio de Veracruz, sin la voluntad de aquella elite priista.

PASAMANOS: Inverosímil: Javier Duarte fue sentenciado a 9 años de cárcel y vive en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México y nunca fue procesado por la desaparición forzada.
Uno, fosas clandestinas al por mayor. Dos, sospechosa alianza de los jefes policiacos con los malandros. Tres, Colinas de Santa Fe también sirvió para sepultar a funcionarios públicos.
Cuatro, la desaparición de personas en los retenes policiacos a orilla de carretera. Cinco, el crecimiento exponencial de los malandros.
Seis, Veracruz, “el peor rincón del mundo para el gremio reporteril”.

CORREDORES: Los desaparecidos duelen en el corazón social. Por ejemplo:
De acuerdo con la ley, la desaparición forzada es un delito de lesa humanidad que nunca prescribe.
Y en los dos años de Jorge Wínckler Ortiz como Fiscal General nunca se ocupó.
Más los 9 meses que durara en el tiempo guinda y marrón del gobierno de Veracruz, tampoco.
Del mes de septiembre 2019 a la fecha, nunca la Fiscal General se ha ocupado del asunto.
Le ha valido. Otras prioridades tiene en su agenda pública.

BALCONES: Javier Duarte siempre “se lavó las manos”.
Entonces, si Duarte, digamos, fue inocente, entonces, ¿por qué tanta impunidad para los carteles del aquel sexenio y que llegaron a la desaparición forzada?
¿La secretaría de Seguridad Pública estuvo involucrada, también “se la pasaron de humo” a los jefes máximos, los mandos medios y bajos operaron a trasmano y nunca los patrones se dieron cuenta?
Los desaparecidos significan una carga demasiado pesada.
Pero con todo, hay, existen, existirán, responsables y corresponsables.

PASILLOS: Los desaparecidos duelen en el corazón social.
Cientos, miles quizá, de hogares enlutados. Hijos huérfanos. Mujeres viudas. Hombres viudos.
Un día, de pronto, fueron secuestrados y desaparecidos y nunca volvieron a casa por más y más que los familiares los buscan por todos lados.
Desde entonces, los parientes tocando puertas en la Fiscalía General de Felipe Amadeo Flores Espinoza, Luis Ángel Bravo Contreras , Jorge Wínckler y Verónica Hernández, y nunca una respuesta que llene el corazón familiar y social de serenidad y mesura.

VENTANAS: Hay unos veinte colectivos integrados con padres con hijos desaparecidos en Veracruz.
Todos, en frenética búsqueda de los suyos que han tenido, sin reposo ni descanso, sin rendirse ni bajar la guardia.
3 gobernadores que van y ellos quizá reproduciendo la historia de la señora Rosario Ibarra de Piedra buscando a su hijo Jesús Piedra Ibarra desaparecido en el sexenio de Luis Echeverría.
Muchos años después, nunca, jamás, lo encontró.
Lo peor, luchando contra el aparato gubernamental cerrado por completo a transparentar los hechos, sin rendir cuentas, trepados en la soberbia, el abuso y el exceso del poder.
Los colectivos de Veracruz están luchando desde hace nueve años y que por cierto se cumplen estos días que caminan.
Tiempo de la indignación crónica. Tiempo de la resistencia pacífica. Todo por los hijos. Solo así la libertad humana, la libertad del corazón, es posible. Solo hay justicia cuando hay rebelión perpetua.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.