cargando

En twitter:

Expediente 2020
Viernes 03 abril, 2020

Vivir con miedo

6 de febrero, 2019: asesinado en San Juan Evangelista el comandante policiaco Mariano Rodríguez.
15 de febrero, 2020: asesinado en San Juan Evangelista el regidor de Sayula de Alemán, Héctor Rodríguez.
17 de marzo, 2020: asesinado en San Juan Evangelista el comandante policiaco Raymundo Prior.

Luis Velázquez

Entonces, y ante la errática política de la secretaría de Seguridad Pública y la errática procuración de justicia de la Fiscalía General, la población reaccionó con la resistencia pacífica y formó guardias comunitarias.
Al momento han efectuado tres caminatas. La última, la semana anterior, con más de doscientas unidades móviles en caravanas, centrados ahora en Sayula, de donde era originario el regidor ejecutado (AVC, Ana Alicia Osorio).
Y la legítima demanda social es la misma de norte a sur y de este a oeste de Veracruz.
Una. Alto a los secuestros… por más y más que desde el lado oficial, y hasta el secretario de Seguridad Nacional, Alfonso Durazo (se ignora si en alianza con el góber de Amlove) sostenga que los plagios van a la baja y en caída libre.
Dos. Alto a las desapariciones, todas allá, en la impunidad.
Tres. Alto a los asesinatos.
Y cuatro, alto a las extorsiones y que por lo pronto han originado que unos cinco mil comercios estén cerrados en el sur de Veracruz, el polvorín más riesgoso del estado jarocho.
Una autodefensa en la caminata del 25 de marzo dijo: “Vivimos con miedo. Es un terror pasar por Sayula”, por ejemplo. Pero también, claro, por tantos otros pueblos del sur, como Sochiapan, Jesús Carranza, Las Choapas, Uxpanapa, Acayucan y San Juan Evangelista.
Y, bueno, cuando una población vive con miedo y terror significa que el llamado Estado de Derecho, y cuya esencia fundamental es garantizar la seguridad en la vida y los bienes, está pulverizado. Hecho talco en el ring legal.
Además, significa que el Estado de Derecho ha sido relevado por el Estado Delincuencial, el Estado Narco, el Estado Malandro y se vive y padece un Estado Fallido.
Y más cuando al momento, y además de la población civil en riesgo y victimizada con crímenes, secuestros y desapariciones, el asesinato de un par de comandantes policiacos y un regidor, un político, un funcionario público.
Desde el gobierno del estado alardearán que ya controlaron el tsunami de violencia. Pero en los hechos concretos y específicos, la realidad es otra, pues ni modo, y por ejemplo, que las tres caminatas de las autodefensas del sur sean para desaburrirse.

UN MUNDO TURBULENTO
Palabras mayores cuando un par de jefes policiacos y un regidor son asesinados y los homicidios siguen en la impunidad.
Y más, y por ejemplo, porque uno fue ejecutado el 6 de febrero del año anterior (sexenio de MORENA), y otro el 15 de febrero de este año (sexenio de MORENA) y otro el 17 de marzo del año que corre (sexenio de MORENA).
Y ni modo, por ejemplo, de seguir inculpando al prófugo de la justicia, el ex Fiscal Jorge Wínckler, cuando, ¡vaya inconsciencia e irresponsabilidad!, hasta Alfonso Durazo entró a la lapidada.
El chorizo y fuego artificial de que el país completo está igual o peor que Veracruz ha caído por su propio peso, pues, y en todo caso, allá cada gobernador que se las arregle como pueda.
Y aun cuando desde hace ratito, la Guardia Nacional anda por aquí, de cualquier manera, el oleaje de violencia sigue y sigue y sigue.
Ahora, claro, ha sido opacado por el coronavirus y que, bueno, de paso ha servido para que el gobierno de Veracruz truene, hasta con ofensas, en contra del presidente municipal de Veracruz, todo por apellidarse Yunes.
Habría de recordar, sin embargo, que si en el sur las autodefensas están más firmes que nunca, en la ciudad de Veracruz es donde los vecinos están más aplicados que en los 211 municipios restantes pues aquí, y con más asiduidad han detenido a malandros y los han madreado y desnudado y amarrado de manos y pies y atados a postes y avisado a la policía para que vayan por ellos.
Claro, en Soledad Atzompa llegaron a la antesala del infierno, o al infierno mismo, y detuvieron, lincharon y quemaron vivos a un sexteto de secuestrados y nunca, jamás, la Fiscalía General dio el siguiente paso de investigar los nombres de los azuzadores, conscientes y seguros de que si procedían el mundo turbulento se les iría en contra.
Ahora, y ante las autodefensas del sur solo queda recordar la filosofía política y social de Jesús Reyes Heroles cuando en el siglo pasado decía que “no despertemos al México bronco”… que despertado está.
Y es que si la población se lanza a las guardias comunitarias y se arma con palos y piedras, quizá también con armas (por si las dudas se les aparecen, digamos, los malandros), expresa de manera lacónica el principio de Peter a que han llegado tanto la secretaría de Seguridad Pública como la Fiscalía.
Los hechos y las circunstancias los tienen rebasados. No pueden. Su estrategia continúa fallando. Los malandros son más poderosos y van por delante.
Y si ponerse a rezar fue una vacilada, más, mucho más aconsejar a la población que se cuelgue un escapulario y traiga unas estampitas en su cartera con la leyenda de “Detente enemigo… el corazón de Jesús está conmigo”.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.