cargando

En twitter:

Expediente 2020
Jueves 26 marzo, 2020

Agarrón en palacio

Un decálogo fiscal para sobrevivir y navegar y enfrentar al coronavirus en la ciudad de Veracruz expedido por el presidente municipal, Fernando Yunes Márquez, sirvió para que el secretario General de Gobierno y vicegobernador, Éric Cisneros Burgos, enfureciera como simio irritado cuando han agredido a la cría.
Incluso, hasta perdió el control, la prudencia y la serenidad, peleador callejero que se cree y siente, y pidió a la primera autoridad jarocha (el municipio es libre y autónomo de acuerdo con el Federalismo) que echara atrás las medidas.

Luis Velázquez

El alcalde, firme, sin titubear y sin arrugarse, sereno y reflexivo, contestó que "en materia de salud y de la vida... lo que abunda... no daña".
Desde luego, atrás de "El dos del palacio" está el Uno. Y aun cuando el Uno habría está ocupado, digamos, impartiendo la materia de Matemáticas en línea a los profesores de Zenyazen Escobar, secretario de Educación, abrió un espacio para bombardear al presidente municipal.
Es más, su rueda de prensa ex profeso sirvió para que el conductor de "La corneta", Eduardo Videgaray, se diera vida pitorreándose del lenguaje cantinflesco del góber de Amlove en Veracruz.
Cualquier razón, pretexto, berrinche, ha servido en la historia local para azuzar las diferencias políticas entre el gobernador en turno y uno que otro presidente municipal.
Fue con Rafael Murillo Vidal y Juan Maldonado Pereda, de Veracruz.
Fue con Agustín Acosta Lagunes y Carlos Padilla Becerra, de Xalapa.
Entre Miguel Alemán Velasco y Rafael Hernández Villalpando, de Xalapa.
Entre Miguel Ángel Yunes Márquez, de Boca del Río, y Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte.
Y ahora, entre el góber jarocho de Amlove y el hijo de Miguel Ángel Yunes Linares, y que por ahí, se entendería la dinastía MORENA en el trono imperial y faraónico de Veracruz está actuando y reaccionando, sin detenerse en la mesura.
Y es que a estas alturas cuando la mitad del mundo y la otra mitad está segura de que estamos en la peor crisis humanitaria y de salud en el planeta, luego de la última, la llamada Gripe Española en 1918, un montón de gobernadores y presidentes municipales han tomado decisiones diferentes a la postura federal, porque sienten que en el altiplano están reaccionado con un excesivo tacto político para cuidar la imagen de México en los 5 continentes como si aquí "no pasara nada".
Incluso, en Sonora, ocho alcaldes se sublevaron a la gobernadora priista, Claudia Pavlovich y decretaron Toque de Queda desde las 9 de la noche hasta las 5 de la madrugada.
La alcaldesa de Tamiahua, Veracruz, prohibió la entrada a unidades móviles foráneas como blindaje sanitario para su pueblo, una presidenta municipal, por cierto, que integrara un Bloque de ediles femeninas del norte del estado para luchar juntos ante el olvido perpetuo del gobierno de Veracruz hacia aquella porción geográfica.
Y aquí, en Veracruz, 500 años que lo miran, el alcalde Fernando Yunes Márquez anunció diez beneficios fiscales "para ayudar a la población en general y de manera especial a los empresarios que generan miles de empleos".
Y en el palacio de Xalapa se pusieron los guantes.
¡Berrinchudos!
Y es que además de los estragos de salud del Coronavirus (la población está muriendo en las calles, 8 mil millones de personas acuarteladas en el mundo) hasta el Fondo Monetario Internacional anunció a principio de semana que sobrevendrá la peor recesión de la historia en los últimos noventa años.
Trabajadores enviados a su casa sin el pago del salario. Fábricas, industrias, negocios, establecimientos y changarros cerrados. Las calles y avenidas en las ciudades y pueblos, sin gente, casi casi como si estuviéramos en una película de zombies, huyendo todos de la resurrección de los muertos y de los jinetes del Apocalipsis.
Y el secretario de Gobierno, fuera de sus cabales, arguyendo las medidas federales y advirtiendo al presidente municipal que las disposiciones tomadas recaen "exclusivamente en el marco de responsabilidad de su compromiso municipal".
"Lo que abunda... no daña" reviró el edil con firmeza.
El coronavirus... politizado desde el palacio de Xalapa.

RAFAGUEO DESDE EL PALACIO DE XALAPA
Los Yunes azules tienen callo para torear los vaivenes políticos.
El padre, por ejemplo, siempre ha tenido una vida huracanada, y así, fue gobernador y como pocos, excepcionales políticos de Veracruz formó parte del gabinete de dos expresidentes de la república, a saber, Vicente Fox y Felipe Calderón.
Y al lado del padre, los hijos, en cursos intensivos de posgrado para conocer y vivir la política.
Miguel Ángel hijo, por ejemplo, enfrentó a un par de gobernadores como Fidel Herrera y Javier Duarte y nunca se arrodilló.
Ahora, parece, todo indica, corresponde el turno a Fernando Yunes como primera autoridad municipal y quien en repetidas ocasiones ha sobrevivido con dignidad a las tormentas guinda y marrón.
Por ejemplo, cero apoyo para obra pública.
Cero apoyo para el carnaval jarocho.
Cero apoyo para la celebración de los 500 años de la fundación del primer Ayuntamiento de América Latina creado en tierra firme.
Y a cada rato, el rafagueo, el desdén y el bombardeo nuclear del palacio de Xalapa.
El gobierno de Veracruz, perdiendo los estribos, sin actuar como Estadistas y que un ciudadano consciente de la tarea cívica y del ejercicio del poder y de la tarea de gobernar esperaría siempre.
Y el secretario General de Gobierno cumpliendo la faena como un boxeador de color, quizá en recompensa a que poco a poco, pian pianito, se ha adueñado del mayor número de parcelas de poder, entre ellas, la Fiscalía, la presidencia del Tribunal Superior de Justicia y la dirección estatal del DIF.
El góber, dando clases de Matemáticas a los profesores, la pesadilla y el dolor de cabeza y muelas del cien por ciento de los estudiantes, y quienes, claro, padecen tirria a los números y ecuaciones por culpa de los pésimos maestros... incapaces de la técnica pedagógica.

AQUELLOS ALCALDES SOBREVIVIERON
Un capítulo más del boxeo político entre un gobernador y un alcalde está en la cancha.
Por fortuna, otros ediles también han anunciado medidas drásticas, incluso, por encima y/o en forma paralela del gobierno del estado.
Rafael Murillo Vidal congeló varios meses a Juan Maldonado y dada su prudencia y cordura la verdad se impuso ante la intriga palaciega orquestada por el subsecretario de Gobierno, Manuel Carbonell de la Hoz. Luego, Maldonado sería cuatro veces diputado federal, secretario de Gobierno en la Ciudad de México y secretario de Educación en Veracruz, y Carbonell... en el vacío y el limbo.
En el tiempo de Acosta Lagunes, el alcalde Carlos Padilla Becerra (hoy presidente del Comité Olímpico Mexicano) fue desaforado a pesar de tener como abogado al penalista Ignacio Burgoa Orihuela, académico en la UNAM.
En el sexenio de Miguel Alemán, Rafael Hernández Villalpando (hoy diputado federal) anduvo prófugo de la justicia luego de que Reynaldo Escobar Pérez lo rescató de una casa, acostado en la cajuela de su automóvil y se lo entregó "vivo y sano" a Dante Delgado Rannauro en Córdoba.
Miguel Ángel Yunes Márquez terminó sus dos periodos como presidente municipal y nunca Fidel Herrera y Javier Duarte lo doblegaron.
El alcalde jarocho, Efrén López Meza, también fue un prófugo de la justicia en el sexenio de Patricio Chirinos Calero.
Los días y los meses guinda y marrón siguen caminando.
Un edil, en el Ayuntamiento de Veracruz, se mantiene firme sin que los vientos huracanados lo intranquilicen.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.