cargando

En twitter:

Barandal
Sábado 24 agosto, 2019

Intriga en palacio

•AMLO y Cuitláhuac
•Pozos Castro y Wínckler
•Tregua fallida

ESCALERAS: El miércoles 14 de agosto, el diputado local de MORENA, José Manuel Pozos Castro, amaneció con ganas de llevarse los titulares de 8 columnas de la portada. Entonces, dueño de un secreto político lo reveló.

Luis Velázquez

AMLO, el presidente, dijo había ordenado a Cuitláhuac fumar “la pipa de la paz” con Jorge Wínckler.
Lo dijo así:
“El gobernador recibió la orden de coordinarse con el Fiscal”.
Conocedor, digamos, del sistema piramidal del poder donde el jefe máximo manda y siempre tiene razón, dijo:
“El jefe del Ejecutivo es quien manda y sus instrucciones deben acatarse”.

PASAMANOS: Ese mismo día, quizá se habría puesto de acuerdo con el góber de MORENA y AMLO, Cuitláhuac inculpó a los medios de haber creado la percepción ciudadana de mantener un conflicto, choque de intereses, fuego amigo y enemigo, fuego cruzado, con el Fiscal.
Pozos Castro, expriista, expanista, experredista, fue más preciso, sin nunca “amarrar navajas” con los reporteros ni tampoco lanzar cacayacas:
“El mandato del Señor Presidente se tiene que acatar y respetar y cumplir, pues creo que el presidente es el que manda en México y yo creo que su llamado es una instrucción”.

CORREDORES: Poco, sin embargo, duró el gusto, digamos, unas 24 horas.
Luego de un día, el mismo gobernador apretó de nuevo el botón nuclear en contra del Fiscal y le valió la orden presidencial revelada por el diputado presidente de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura.
Y otra vez el hígado operando por encima de las neuronas. El coraje arriba de la cordura y la mesura. El rencor y hasta el odio, más allá de la república amorosa y la Cartilla Moral.

BALCONES: La orden de AMLO al góber de suscribir las paces con el Fiscal tiene varias lecturas.
Una: fue “una tomadura de pelo”. Pozos Castro ofreciendo una rosa roja al Fiscal, el góber sonando los tambores de guerra.
Dos: la orden de AMLO fue en los mejores términos pues la población está harta del pleito verdulero entre ambos, pero el góber la desacató.

PASILLOS: Tres: el Fiscal cabildeó en el altiplano y logró un padrino, una madrina, para llegar a AMLO y AMLO dio la orden y Cuitláhuac desobedeció. ¿Tan fregón se siente Cuitláhuac, capaz de desafiar al presidente de la república?
Cuatro: si hubo buenas intenciones para conciliar, AMLO exhibía por completo a Cuitláhuac con sus 8 meses y medio de obsesiva obsesión para destituir al Fiscal. Más, cuando en su momento Cuitláhuac pidió a AMLO su intervención. Más, si se recuerda que tanto la secretaria de Gobernación como el líder de MORENA en el Congreso federal, Martí Batres, demandó la renuncia del Fiscal. Y por tanto, antes de quedar mal (por eso inculpó a los medios de “amarrar navajas”), el góber se insubordinó a AMLO.

VENTANAS: Nadie pensaría en un acelere de Pozos Castro. Quizá, claro, le faltó conocer más el resorte sicológico del góber.
Cierto, la primera estrategia de Joseph Fouché era escudriñar al derecho y al revés los móviles sicológicos, siquiátricos, neurológicos, del hígado, del corazón y hasta del sexo de los políticos de su tiempo, y así los traía azorrillados, además de tener un expediente negro de su vida pública y privada.
Si la tregua duró solo 24 horas, entonces, Pozos Castro resbaló como “El borras”. Nadie, por ejemplo, desobedece a AMLO.
En todo caso, a sus espaldas, Cuitláhuac habría negociado con AMLO y por eso el revire.
“Que tu mano izquierda nunca sepa el juego de la mano derecha”.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.