cargando

En twitter:

Malecón del paseo
Miércoles 21 agosto, 2019

Narradores imborrables

•Preferidos de Octavio Paz
•Vasconcelos y Martín Luis Guzmán

EMBARCADERO: Según Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura, los maestros de la narración en México eran, o son, José Vasconcelos y Martín Luis Guzmán... Vasconcelos, secretario de Educación del presidente Alvarado Obregón y rector de la UNAM (“Por mi raza hablará mi espíritu”) publicó, entre otras grandes obras literarias, su biografía... Martín Luis Guzmán, secretario particular de Pancho Villa, publicó obra singular con “El águila y la serpiente” y en donde incluyó la sabrosísima crónica periodística, “La fiesta de las balas”

Luis Velázquez

ROMPEOLAS: Vasconcelos tiene una prosa incendiaria y majestuosa, trepidante cuando, por ejemplo, describe sus grandes amores y pasiones… Una de sus amadas amantes lo dejó por sus celosos volcánicos… Otra amante, mejor prefirió pegarse un tiro en la iglesia de Notre Dame, en París, para librarse de sus celos… Guzmán tiene, sin embargo, una prosa reposada, serena y tierna, lúcida y astillante… Vasconcelos dejó artículos publicados, entre otros, en el diario Excélsior, y Guzmán, sabrosísimas crónicas, y por eso mismo, un estudiante de periodismo y de literatura encuentra en sus libros la mejor biblia para aprender a escribir y a describir a los personajes y el medio ambiente y a narrar hechos singulares…

ASTILLEROS: Vasconcelos y Guzmán fueron contemporáneos… Intelectuales deseosos de estar siempre cerca del Príncipe… El poder les atraía como ejercicio de vida, pero también, como objeto y sujeto de estudio… En sus vidas, estuvieron cerca y lejos de las elites gobernantes… Quizá Vasconcelos alcanzó estadios superiores, pues fue hasta candidato presidencial independiente enfrentado al cacique de caciques de la época, Plutarco Elías Calles… Y entre sus fans y seguidores estaban Adolfo López Mateos, el poeta Carlos Pellicer y el maestro Alejandro Gómez Arias, el gran líder estudiantil de la autonomía de la U.N.A.M…

ESCOLLERAS: Luego de la revolución, Martín Luis Guzmán migró a España y fue corresponsal viajero… También escribió sus memorias… Muchos años después, de regreso al país, fue director de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito… Y fundó la revista “Tiempo”, de la cual fue director… El reportero Othón Hernández, ya fallecido, egresado de la vieja y amada facultad de Periodismo de la Universidad Veracruzana, trabajó a su lado… Todas las tardes, Guzmán tenía tertulias con los reporteros para platicar sobre el día con día del periodismo para enriquecer el estilo personal de reportear y de escribir…

PLAZOLETA: Vasconcelos era intenso y pasional… Por ejemplo, en su tiempo de candidato presidencial, de día pronunciaba discursos incendiarios en contra del país de un hombre fuerte y en contra del dedazo… Y en las primeras horas de la noche dictaba a su secretaria un libro sobre filosofía y en la madrugada hacía el amor y el sexo con su amante en turno, pues con todo y sus arranques violentos de celos era muy bueno para la enagua… Sus contemporáneos partían su apellido en tres sílabas y le decían: Vas/con/CELOS…

PALMERAS: Hay otros maestros, grandes maestros, de la narración en el país… Por ejemplo, el libro de crónicas de Carlos Fuentes sobre París en el movimiento estudiantil del 68… Los libros de crónicas de Alejandro Almazán, cuatro veces Premio Nacional de Crónica y Premio Internacional de Periodismo de la Fundación de Gabriel García Márquez… Las crónicas de Francisco Ortiz Pinchetti en su libro “De pueblo en pueblo”… Las crónicas de Elías Chávez listas para publicarse en un libro… La gran narrativa de Julio Scherer García, Vicente Leñero y Ricardo Garibay… Todos, libros imprescindibles para leerse y releerse antes de morir… Pero casi cien años después, José Vasconcelos y Martín Luis Guzmán son los mejores…


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.