cargando

En twitter:

Expediente 2019
Jueves 08 agosto, 2019

El góber huidizo

8 meses después, el góber jarocho del “Power del Sureste” ya se hartó. Demasiados pendientes sociales lo persiguen y acorralan. Por eso, niega audiencias a la población.
Negó audiencia a los presidentes municipales de la sierra de Soteapan, Pajapan al frente, y hasta les dio el portazo en el palacio de Xalapa y dispuso de policías para levantar el muro Cuitláhuac.
Negó audiencia a los alcaldes de la Cuenca del Papaloapan, quienes tenían ratito tocando puertas.

Luis Velázquez

Negó audiencia a los cuarenta ediles del PRD según revelara el dirigente estatal.
Negó audiencia a los taxistas de la región de Orizaba apostados frente al palacio municipal el primero de agosto denunciando el secuestro de treinta compañeros en los dos últimos meses y antes, mucho antes de hablar con ellos y en todo caso vender esperanzas, utopías, ilusiones y quimeras, salió por la puerta de atrás (igual que Felipe Calderón Hinojosa en su toma de posesión en el Congreso) y huyó.
Simple y llanamente, huyó.
Sus operadores políticos siguen fallando.
Más, mucho más, el secretario General de Gobierno, quien de hecho y derecho es el jefe político del gabinete y su chamba consiste en alivianar y quitar golpes al jefe máximo.
Incluso, y en caso de desaguisados oxigenar las cañerías y dejar como químico político todo limpiecito.
Lo peor del asunto es lo siguiente:
Hay la sospecha, la sensación, la percepción, de que cada secretario del gabinete legal y ampliado solo quiere salvar su pellejo.
Más, ante el desencanto social causado ya, ya, ya por el primer gobierno de izquierda, izquierda delirante, en Veracruz.
Un gobernador huidizo y timorato.
¡Vaya arrepentida de AMLO!

LEJOS DE LOS PROBLEMAS

En Orizaba, el góber huyó por la puerta trasera camino a su otro pendientito para luego partir a Puebla y acompañar a Miguel Barbosa en la toma de posesión como gobernador luego de su derrota primeriza ante la candidata panista, fallecida con su esposo en accidente aéreo de un helicóptero.
En Puebla, el festín, el apapacho, el intercambio de risitas y vítores, mientras en Veracruz, los vientos borrascosos en contra, la tormenta política mudada en huracán social.
Lejos, pues, de los problemas.
Nunca quizá (lógico en un góber fifí, salsero y sabadaba) imaginó ni vislumbró un camino lleno de espinas y cardos apoltronado en la silla embrujada del palacio de Xalapa.
La luna de miel duró demasiado poco.
Atrapado y sin salida entre la espada y la espada, el góber pretende huir de sí mismo. Su estructura mental y sicológica y biológica nunca fue construida para enfrentar “al toro por los cuernos”.
Así, al menos, es percibido por la mitad de la población y la otra mitad.
Pocos, excepcionales, quizá una parte del gabinete legal y ampliado, lo respetan. Su presencia en los medios escritos, hablados y digitales causa rechazo. Incluso, encabritamiento. Peor aún, desencanto.
Tantas, demasiadas expectativas levantadas, no por el gobernador en sí mismo, sino por AMLO, para cometer tantas pifias y errores en tan poco tiempo.
Nada indigna, decepciona, encorajina tanto a la población como el tsunami de violencia en todos y cada uno de los rincones de Veracruz.
Son los hechos. Y los hechos constituyen el único aval de un ser humano, más, mucho más, de un político. Sin los hechos, sin resultados positivos, todo político, todo funcionario público, está perdido… por más esperanzas vendidas en el discurso oficial.

LO IMPORTANTE, ESTAR BIEN CON DIOS, EL DIOS AMLO

El legítimo derecho de audiencia está consagrado en la Constitución Política. Es el punto de partida para orientar y reorientar los pendientes sociales. Es el instrumento social y político para enaltecer la grandeza de una entidad federativa. Significa el intercambio de experiencias y soluciones entre la elite gobernante y la población.
Y por eso mismo, negar como el góber de AMLO en Veracruz el derecho de audiencia, caray, expresa, uno, el desdén, y dos, el menosprecio en su más alto decibel, y tres, desesperación política y social.
Hipótesis una: el góber ya se fastidió.
Hipótesis dos: todo fastidio lleva a la indiferencia. Le vale.
Hipótesis tres: nunca le ha interesado el destino social de Veracruz. Sobre todo, de los 6 millones de los 8 millones de habitantes declarados en la miseria, la pobreza y la jodidez.
Hipótesis cuatro: de acuerdo con su experiencia, cree que los demás (el gabinete legal y ampliado, incluso, hasta los delegados federales y ni se diga los diputados locales) están para solucionar los pendientes.
Hipótesis cinco: noqueado por el principio de Peter, mejor se declara fifí, sabadaba y salsero.
Hipótesis seis: fifí y sabadaba, huye de los pendientes y conflictos sociales. Solitos se resuelven repetiría como don Adolfo Ruiz Cortines. Entonces, busca la felicidad en otros espacios, por ejemplo, en cada girita de AMLO, en la toma de posesión de un gobernador de MORENA, en reuniones con el llamado “Power del Sureste” integrado con sus homólogos de Tabasco y Chiapas, en fines de semana antreros en el palacio de la salsa, en el pitorreo amical, reuniones estelares con su primero y único círculo del poder.
Hipótesis siete: antes de enfrentar los problemas, emprender “la graciosa huida” y estando bien con dios, el dios AMLO, arcángeles y querubines pueden blasfemar.
Por eso, el góber de AMLO niega el legítimo derecho de audiencia a la población.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.