cargando

En twitter:

Martes 16 julio, 2019

Infierno en la Cuitlamania

•A los 26 años, “El Diablo" alcanzó su mayor capacidad de violencia durante el nuevo gobierno morenista

•Jefe de una célula criminal en Xalapa, su actividad lo puso en la mira de las autoridades; quedó preso a principios del mes

•Pero en los últimos siete meses, convirtió a Xalapa en una carnicería por la disputa de la plaza de venta droga al menudeo

•No perdonaba que le robaran mercancía ni que lo traicionaran, en su haber tiene, por lo menos 11 cadáveres/Ignacio Carvajal García

  • Gabriel Rivera Hernández, "El diablo" o "El chamuco"

  • Karla Debernardi Marini, "La Madrina"

Durante los últimos siete meses, portando armas y regenteando la venta de drogas al menudeo, Gabriel Rivera Hernández, El Diablo o El Chamuco, caminó tranquilo en calles xalapeñas.
De 26 años, a fuego y plomo defendió lo que a su juicio, y enseñanzas de la calle, creyó era de su pertenencia.
Sus acciones, ajustes de cuentas y la guerra cruenta que sostenía con sus rivales pusieron a Xalapa en la lista de ciudades más violentas del país. Hoy es la capital donde más se cometen feminicidios y cuenta con una elevada tasa de homicidios en el estado y en secuestro, también se lleva primeros lugares.
En cumplimiento de una orden de aprehensión, Gabriel Rivera Hernández fue detenido el pasado 2 de julio por personal de la Policía Ministerial y actualmente está bajo proceso señalado de haber dado muerte a su exsocio y exlugarteniente, Carlos Adán Hernández Velásquez, El Boss.
Además, la Fiscalía General del Estado Zona Xalapa le imputa otros diez homicidios que estarían señalados por testigos protegidos, siendo uno de los más grandes generadores de violencia.
La senda de muerte de El Diablo o El Chamuco, que consta en carpetas de investigación, inició a finales de la administración pasada de Miguel Ángel Yunes Linares, pero se expandió sin freno alguno hasta su captura, durante la nueva administración de Cuitláhuac García Jiménez.
En ese periodo Xalapa acumula unos 50 homicidios dolosos, según datos oficiales, de los cuales 11 estarían relacionados con actividades de la célula criminal de El Diablo y la batalla sangrienta por la venta de cocaína, cristal y marihuana.

PRIMERA MUERTE

Es señalado de haber dado muerte, el 11 de noviembre, a José Antonio Acosta Hernández, camillero del hospital Civil. Con señales de tortura, su cadáver apareció en el fondo de un barranco en Monte Oscuro, Emiliano Zapata.
El pecado de Acosta Hernández habría sido el intento de asociarse con una enemiga acérrima de El Diablo, Karla Debernardi Marini, La Madrina, quien fue abatida por la Policía Ministerial en la colonia Moctezuma, de Xalapa, en junio pasado.

CAE TAXISTA

Sigue la investigación por homicidio del taxista Rubén Salazar Salazar, el 19 de noviembre, a las afueras del hotel Mallorca, sobre el bulevar Xalapa-Coatepec.
La víctima había dado un servicio a una dama de compañía que le pidió que lo esperara afuera del establecimiento, pues sólo estaría una hora. En ese momento fue asesinado a disparos supuestamente por una deuda de mercancía.
Dentro de las investigaciones, un testigo protegido señala que a estos repartidores se les daban cuentas hasta por 10 mil pesos diarios que debían entregar a dónde los mandaba la célula.
"Algunas veces nos daban ollas de cocaína, que es cocaína en polvo con un valor de 14 mil pesos cada una", se lee.

NO RECLAMAN CADÁVER

Es acusado del homicidio de una mujer y un hombre, el 22 de diciembre, en la colonia Vasconcelos.
El hombre se llamó Martín Rivera Mendoza y ella no ha sido reclamada desde entonces.
Se trataba de una casa de seguridad, ubicada como punto de venta de drogas, a donde llegaron pistoleros de El Diablo buscando a Aldo Iván Gómez Arcos, El Talibán, socio de La Madrina.

COMANDANTE DE BANDA DE GUERRA DE LA SSP

El 4 de febrero, El Diablo y sus pistoleros buscaban al mayor enemigo de su célula delincuencial, Darwin Hernández Guzán (actualmente preso) quien era parte de la competencia.
Los pistoleros arribaron a la colonia Azteca en donde ejecutaron a una persona que no era el Darwin, sino Carlos Armando Méndez Rodríguez, El Ricky, este sujeto además estaba acusado de otros delitos de alto impacto en Xalapa, sobre todo el cobro de cuotas.
Se sumó el homicidio de Deiby Rivera Guzmán, comandante de la banda de Guerra de la Secretaría de Seguridad Pública, el 4 de febrero pasado, en calles de la colonia Progreso.
El acusado y sus pistoleros llegaron a esa casa buscando al hermano del comandante, Édgar Ociel Riera Guzmán, un consumidor de drogas quien le debía mucho dinero al Chamuco.
El miembro de la SSP intentó cerrarle el paso a los agresores, que se querían meter a su casa a sacar a su hermano, pues estaban seguros de la presencia de su blanco porque su unidad de taxi estaba estacionada afuera.
Como no los dejaban pasar, los pistoleros abrieron fuego a quien bloqueaba la puerta, las balas la traspasaron y dieron muerte al comandante.
Rápidamente se corrió el rumor de que el comandante de la SSP estaba relacionado con drogas, sin embargo el contexto correcto es que murió intentando resguardar a su familia, pues el del problema era su hermano.

SI NO PAGABAN, PISO

El 16 de febrero se suma el homicidio del Chilango, Mario Alexis Fuentes Méndez, ubicado como un buen cliente de la organización, pero con deudas importantes por material.
Fue el 6 de marzo cuando el comando de El Diablo presuntamente mató a Aldo Iván Gómez Arcos, El Talibán, quien era asociado de La Madrina, enemiga de Gabriel Rivera Hernández,. El Talibán era hojalatero, taxista y presunto distribuidor de drogas al menudeo. Contaba con antecedentes por robo de moto, lesiones, narcomenudeo, por drogarse en la vía pública con solventes, alteración del orden, delitos contra la salud y estuvo interno en diversas ocasiones en Pacho Viejo. Días después de su muerte mataron a su esposa, María Julia Gómez Rebolledo, al igual que a El Talibán, la masacraron a tiros en la Vasconcelos; no hay señalados por esta muerte.
A la senda sangrienta se agrega la de Ángel Raymundo Sánchez Tejeda, El Cuate del Nene, ex repartidor de mercancía de la célula de El Diablo, quien fue acusado por otros vendedores de robar y quedar a deber. Esto no lo perdonó el Diablo, quien le dio muerte después de una golpiza en una casa de seguridad, donde habría tomado un cuchillo para que uno de sus subalternos le decapitara.
Su homicidio fue cruel y lento, a la vista de otros, para ponerlo como escarmiento al haber robado al jefe.
Horas después su cadáver fue lanzado en la vía pública con un mensaje para otro exsocio de El Diablo, Carlos Adán Hernández Velásquez, El Boss.
Según los señalamientos del testigo protegido, El Boss traicionó al Diablo haciendo lo que más le enojaba, robando su dinero y la mercancía para montar su cédula por su cuenta.
El mismo destino corrió otro repartidor identificado como Pedro Damián Mendoza Marcial, El Nene, cuyo cuerpo fue localizado en El Chico con señales de violencia, acuchillado y con disparos. En la investigación contra este grupo se señala que ese fue su final por deber dinero por compra de material.
A esta célula igualmente la acusan de la muerte del taxista Juan Manuel Rodríguez, por deudas de drogas, acribillado con un arma calibre .45 por un miembro de dicha organización.
El último, y por el cual se logró la captura de Rivera Hernández así como de su escolta, José Ángel Hernández Rivera El Zorro, es Carlos Adán Hernández Velásquez, El Boss, quien fue ultimado el 4 de junio pasado el mediodía en la avenida Lázaro Cárdenas, frente a una pizzería. El Boss se encontraba platicando con otro sujeto cuando le llegó la muerte por venganza tras el robo de mercancía y dinero a la organización. Pecados imperdonables para El Diablo.
Originario de Tlanehuayocan, El Boss contaban con antecedentes por robo a casa habitación con violencia y robo simple.
En tanto, El Diablo cuenta con al menos ocho señalamientos ante la autoridad por diversos delitos desde el 2009, cuando apenas contaba con 15 años y ya era recurrente cliente de las cárceles de la zona por alteración del orden, lesiones, daños, robo, ultrajes a la autoridad, intento de robo de vehículo, robo a transeúnte y ahora homicidio.

LA MADRINA

Karla Debernardi Marini, La Madrina, era una de las rivales de la cédula de El Diablo. Ella contaba con su propia organización que actualmente está desarticulada, según las autoridades veracruzanas.
La madrina, una versión local de Miss Bala, era popular en redes sociales, donde constantemente publicaba fotos y vídeos mostrando un poco de sensualidad y alegría, de su otra actividad, la del mundo sórdido, poco dejaba ver.
El gobierno de Veracruz la tenía en la mira al ubicarla como una fuerte generadora de violencia en la capital del estado.
El 12 de junio la Policía Ministerial de la fiscalía región Xalapa llegó a la colonia Moctezuma. Cerca de la calle Popocatépetl, la Ministerial intentó ejecutarle una orden de aprehensión. Era buscada por secuestro.
Sin embargo, La Madrina comenzó a disparar, los oficiales repelieron la agresión y la abatieron.
“Asimismo fue detenido Jonathan “N”, que se encontraba en el lugar, donde se localizó una pistola 9 milímetros y dosis de droga conocida como cristal” indicó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) mediante un comunicado.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.