cargando

En twitter:

Expediente 2019
Viernes 17 mayo, 2019

Cargos públicos por repartir

Muchos cargos públicos faltan al gobernador para repartir. Unos diecinueve, veintidós quizá. Y son demasiados si apuesta a los amigos. Pocos, si apuesta a un ejercicio democrático de la meritocracia.
Entre ellos, los siguientes:
A: Las catorce magistraturas del Tribunal Superior de Justicia, y en donde, de igual manera como con el reparto de otros puestos, necesitará la votación mayoritaria de la LXV Legislatura, donde hay mayoría simple de MORENA, aun cuando está fracturada entre sí.

Luis Velázquez

B: La titularidad del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información, IVAI, donde Yoli García está por cerrar su ciclo.
C: La silla vacante en el Consejo de la Judicatura.
D: La nueva ley orgánica de la Universidad Veracruzana otorga más facultades a la rectora, por ejemplo, para nombrar a los funcionarios en el área administrativa.
Pero también, tres nuevos espacios han sido aprobados para integrar la Junta de Gobierno, la misma que en nombre de la comunidad universitaria (estudiantes y maestros) designa al rector en turno.
Así, ya se verá si el gobernador respeta, digamos, la autonomía universitaria, o en todo caso, y en nombre del financiamiento del gobierno de Veracruz “mete las manos” para inducir o designar a los tres y a la mayoría.
E: La posibilidad de que el Fiscal sea destituido, y entonces, haya, de entrada, tres cargos públicos más a repartir.
Uno, el nuevo Fiscal. Dos, el Fiscal Anticorrupción, pues si Jorge Wínckler se va en automático su maestro Marcos Even Torres Zamudio. Y tres, el Fiscal de los Desaparecidos, cuyo ex titular, Luis Eduardo Coronel junior, ya fue ascendido por Wínckler a la Fiscalía de Xalapa, la capital.
F: Las vacantes del Instituto Veracruzano de la Mujer y de la Comisión Estatal de Búsqueda, cuyos titulares renunciaron de manera sorpresiva.
A la fecha, y según el trascendido, unos quinientos abogados andan con la cruz a cuestas camino al Gólgota esperando la decisión del jefe del Poder Ejecutivo Estatal.

JUEGO SÓRDIDO Y SINIESTRO

De acuerdo con la ley, la mayor parte de los cargos públicos se decidirán con el voto de las dos terceras partes de la LXV Legislatura donde hay cincuenta diputados locales defendiendo sus intereses amicales, grupales y partidistas, considerando que la política es un juego sórdido y siniestro por los puestos.
Además, considerando que la regla universal desde 450 años antes de Cristo es que al poder se llega con los amigos, y más aún, con los amigos capaces, pues los enemigos enemigos son, aun cuando a veces, la vida tan compleja, los enemigos se vuelven amigos “a prueba de bomba”.
Por eso, el cabildeo de los operadores políticos del gobernador y quienes tendrán o tienen la tarea encima zurcirán un buen tejido para lograr el fast track.
Más, luego del fracaso de los diputados morenistas con la fallida destitución del Fiscal.
Peor aún, si se considera que los aspirantes están moviendo sus relaciones por arriba y debajo de la mesa para quedarse con el cargo soñado.
Bastaría referir, en dato oficial, que tan solo para las catorce magistraturas del Tribunal Superior de Justicia, TSJ, hay unos cuatrocientos, a menos que aumentaran en las últimas semanas.
De ñapa, cada grupo político local quiere su parcela de poder y quedarse con un cargo.
Incluso, y en el trascendido se afirma que hasta la diputada priista, Érika Ayala, tan bombardeada por el secretario de Educación con las más de doscientas plazas magisteriales blindadas desde el sindicato del Colegio de Bachilleres, COBAEV, que dirige.
Bueno, hasta el diputado federal, Héctor Yunes Landa, levantó la mano para su candidato al Tribunal Superior de Justicia.
Ya se verá si el gobernador cede, digamos, a las presiones de los actores políticos para el reparto del pastel, o por el contrario, se apega a derecho para que la meritocracia se abra paso en el tiempo de la esperanza social y la renovación moral de MORENA.

EL TIEMPO DE CADA QUIEN…

Por fortuna, el góber anda en otras tareas, como por ejemplo, el Festival de Salsa más grande del mundo a efectuarse en Boca del Río donde Javier Duarte lo estrenara en su momento.
De paso, mucha, demasiada entereza ha mostrada con los pendientes labores, pues 5 meses y medio después, siguen vacantes las magistraturas del TSJ, y aun cuando en repetidas ocasiones, igual que el pastorcito de Oaxaca, han anunciado que ya… como el caso del diputado morenista presidente de la Mesa Directiva que “para abril o para mayo”, ya se fue abril y vamos en la segunda quincena de mayo, y ni sus luces.
Claro, el tiempo del gobernador es uno. El tiempo de los aspirantes, otro. El tiempo de las elites priistas, otro. Y el tiempo de los graves pendientes sociales, otro.
Y aun cuando en la LXV Legislatura cada vez la carga política es más pesada, el tiempo y el ritmo lo marca el góber.
Por ejemplo, mientras en los estados de Tabasco, Morelos y de México, los diputados locales ya aprobaron la Reforma Educativa, en el caso de Veracruz se repetiría el tiempo de cuando en el Congreso de la Unión aprobaron la revocación de mandato luego del visto bueno de 18 estados, menos Veracruz, que lo aprobaría, oh paradoja, el mismo día.
Ni siquiera, vaya, el presidente de la república ha demorado tanto tiempo para designar funcionarios en las sillas vacías.
Significaría, entonces, que el tiempo de AMLO es uno y el tiempo de su gobernador en Veracruz es otro.
Ya se sabe, la autonomía política y social de cada jefe del Poder Ejecutivo Estatal.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.