cargando

En twitter:

Escenarios
Viernes 17 mayo, 2019

Feminicidio número 99

•Una chica de 17 años
•Impone antología del crimen

UNO. El feminicidio número 99

La chica tenía 17 años y era casada. Mejor dicho, separada. Divorciada, quizá. Se llamaba Alejandra Guadalupe y vivía en Fortín. Y tenía un hijo. Su ex pareja se llama Javier Rivera y lo conocen con el sobrenombre de “El ratón”.

Luis Velázquez

Entonces, sábado once de mayo apareció muerta. Fue el asesinato número 99 de una mujer en los últimos 5 meses y medio de la era Cuitláhuac en un total de 770 crímenes cometidos en el primer sexenio de MORENA en Veracruz.
Y como un medio hermano de Alejandra dijo que su hermana tenía problemas con “El ratón”, la policía en automático, luego luego, emitió su dictamen.
Su ex pareja la mató.
Era una menor.
Menor de edad, la chica de 17 años secuestrada, desaparecida y asesinada de Los Naranjos, su cadáver tirado en Tamiahua, luego de que su señora madre se declarara sin liquidez para pagar el rescate.
Menor de edad la chica de 12 años asesinada con su familia en un rafagueo de los malandros en Santa Ana Atzacan.
Menor de edad, un bebé, el niño asesinado en la matanza de Minatitlán en una fiesta familiar.
La vida cotidiana en Veracruz. “La muerte tiene permiso” intitularía Edmundo Valadés a una de sus novelas. “La muerte cabalga” intitularía Antón Chéjov a uno de sus cuentos.

DOS. Impune antología del feminicidio

La antología de feminicidios apabulla, incomoda, encabrita.
En un lado del ring, la tarea es de la secretaría de Seguridad Pública, responsable de garantizar la certidumbre en el diario vivir.
Y en el otro lado del ring, la tarea es de la Fiscalía para procurar justicia.
Un feminicidio sigue a otro y a otro y a otro y a otro, etcétera, y Seguridad Pública, en ascuas.
Y un feminicidio sigue a otro y a otro, y la Fiscalía, sin detener a presuntos culpables.
Y como en el caso de Alejandra Guadalupe, asesinada en Fortín, y antes, mucho antes de que las ONG se lancen otra vez a las calles y avenidas para inconformarse, la autoridad se apresura a declarar que se debió a la violencia intrafamiliar.
¡Ah, vaya consuelo!
Es la hora, dijo el delegado federal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, de que el gobernador demuestre “que está a la altura”.
Ninguno de los familiares de las 99 mujeres asesinadas en Veracruz en la era Cuitláhuac ha sentido ni visto “la altura” del primer gobierno de izquierda.

TRES. Huitzilopochtlis del siglo XXI

El mismo día cuando Alejandra Guadalupe, de 17 años, fuera asesinada, José Luis Ramírez, “El chunco”, de 39 años de edad, fue ejecutado en Las Choapas.
Y en Moloacán fue descubierto sin vida Joel Hernández, tirado entre unos matorrales, tendido boca arriba.
Y en Agua Dulce fue asesinado a machetazo limpio Abraham Espinoza, burócrata en el Ayuntamiento,
Y el policía del IPAX, Roberto Acosta, murió atropellado por un automóvil conducido por una mujer en la carretera Tierra Blanca-La Tinaja.
Y en Tuxpan, una mujer fue golpeada con saña por su pareja al negarse a darle dinero para seguir tomando.
Etcétera.
Pero el paisaje de la muerte fue más atroz, indicativo y significativo en Fortín, donde Alejandra Guadalupe fuera asesinada.
A: una mujer. B, de 17 años de edad, menor de edad. C, en un Veracruz con 99 feminicidios, la mayoría, impunes. Y D, el argumentito histórico de la violencia intrafamiliar y que, de ser así, se trata de un asunto de seguridad nacional en un mundo machista desde que los aztecas ofrendaban doncellas y vírgenes a Huitzilopochtli, el dios sediento de sangre femenina.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.