cargando

En twitter:

Barandal
Martes 14 mayo, 2019

Un hombre ante la historia

•La vida, desde la izquierda
•Político “combativo y combatido”

ESCALERAS: El súper delegado federal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, se define a sí mismo como un político de izquierda radical. “Combativo y combatido” en su juventud, también quizá ahora. En una rueda de prensa banquetera, su colaboradora, Rosa María Hernández Espejo, lo explicó así: lo critican tanto... por envidia dada su amistad con AMLO.

Luis Velázquez/Parte Una

Pero más allá de la relación amical con el presidente de la república, la misma que solo tiene otro Morenista en Veracruz, como es el diputado local, Amado de Jesús Cruz Malpica, Huerta es el único político en el poder estatal con formación ideológica. Y de la línea dura. Otro más es Juan Vergel, director de Gobernación en el Ayuntamiento de Xalapa.

PASAMANOS: La izquierda radical es la misma profesada y abrazada, entre otros, por Demetrio Vallejo, David Alfaro Siqueiros y Víctor Rico Galán, el trío confinado en el famoso penal de Lecumberri en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, encarcelados por el procurador de Justicia de la Nación, Fernando López Arias.
Quizá es la misma izquierda radical de Jesús Piedra Ibarra, el hijo de la señora Rosario Ibarra, miembro de la polémica “Liga 16 de septiembre”, desaparecido hace 45 años.
La misma izquierda, digamos, de los profesores Genaro Vázquez y Lucio Cabañas que en el siglo pasado, en Guerrero, secuestraran a Rubén Figueroa Figueroa, candidato priista a gobernador, y en cuya liberación fue clave el sacerdote Carlos Bonilla Chamorro, el pastor católico de la Cuenca del Papaloapan, otro militante de la izquierda al lado de Roque Spinoso Foglia y Manuel Pérez Bonilla cuando tomaran por asalto el ingenio San Cristóbal, entonces, el más grande y productivo del mundo, y fueran desalojados por los soldados, Luis Echeverría Álvarez presidente, Rafael Murillo Vidal gobernador.

CORREDORES: A la izquierda radical, también la conocieron como la extrema izquierda, la izquierda revolucionaria y la ultra izquierda.
Ellos buscaban la entrega del poder a los obreros (Lenin y Carlos Marx), la toma de los medios de producción (Carlos Marx y Lenin) y el desmantelamiento del sistema político y social mediante la revolución.
Socialistas, comunistas, anarquistas, marxistas/leninistas, estalinistas, maoístas y trotskistas, soñaron con un cambio rápido y abrupto de la social, y, bueno, y como en el caso de Manuel Huerta, entraron primero al poder en la Ciudad de México con AMLO al frente por la vía pacífica de las urnas y el año anterior al Palacio Nacional y a la gubernatura en Veracruz también por las urnas.
Salvador Allende fue el primer socialista de América Latina que entró al poder presidencial en Chile por la vía de las urnas, pues Fidel Castro Ruz entró por la vía de las armas, como soñaba y era, además, el único camino para tumbar al dictador Fulgencio Batista.

BALCONES: La izquierda radical soñó con la igualdad social y que, bueno, ahora desde la delegación federal, Huerta y aliados, conexos y anexos, tendrán un sexenio (ya van 5 meses y medio) para voltear el destino social, económico, educativo, de salud, de seguridad y de procuración de justicia en un Veracruz donde 6 de los 8 millones de habitantes están atrapados y sin salida en la miseria y la pobreza y en donde el colmo es que medio millón de personas todos los días solo hacen dos comidas, y mal comidas, dada la jodidez en que están.
Peor todavía, un Veracruz donde unas doscientas familias son dueñas del 60 por ciento de la riqueza estatal.
Veracruz, pródigo en recursos naturales, habitado por gente menesterosa.
Y lo peor, frustrada en su desarrollo humano, viviendo al día, angustiada por alcanzar la quincena con el pinche salario de hambre.

PASILLOS: Manuel Huerta, desde la izquierda radical, también le llamaban la izquierda delirante, soñó con transformar el mundo.
Y por eso, su ideología también fue conocida como la izquierda democrática, la izquierda reformista, la izquierda revolucionaria.
A tal estirpe pertenecieron en América Latina Lula Luiz Inácio de Silva, preso en Brasil. Evo Morales, en una reelección presidencial más en Bolivia. Cristina Fernández, en Argentina, sentada en el banquillo.
Salvador Allende, asesinado en Chile por el general traidor, Augusto Pinochet. Rafael Correa, satanizado en Ecuador. Daniel Ortega, convertido en un Anastasio Somoza más que combatiera en Nicaragua.
Fernando Lugo, el sacerdote purificado en Paraguay, sin mayor trascendencia. Nicolás Maduro, en Venezuela tan evidenciado. Y AMLO, en México.
En todo caso, lo importante es soñar.

VENTANAS: Huerta cursó dos carreras al mismo tiempo en la Universidad Veracruzana. Derecho y Sociología. Igual que la izquierda radical histórica, nunca le ha ocupado ni preocupado coleccionar bienes materiales. Y como ningún partido político le interesaba entonces, en 1984 fundó la Unión de Colonos, Inquilinos y Solicitantes de Vivienda en Veracruz, Ucisver, el camino que antes, en el puerto jarocho, emprendió Herón Proal, el modesto sastre de la lucha inquilinaria que alcanzó la plenitud cuando un montón de trabajadoras sexuales, solidarias con su lucha, sacaron a la calle los colchones donde dormían y practicaban el sexo rápido en el barrio de La Huaca y les prendieron fuego.
Fue aquel un modelo de vivienda popular. Ganaron un premio de la ONU en materia de vivienda, según contara al Diario de Xalapa el 6 de mayo.
Y aun cuando el movimiento fue debut y despedida, meteorito en un Veracruz tan urgido de vivienda en el lado popular, le permitió ultra convencerse que el camino político y social es el siguiente:
“Luchar con la gente, con la gente y para la gente”.

PUERTAS: Igual, igualito, claro, nacieron todos los partidos políticos y movimientos sociales.
Por la gente, Jesús multiplicó “los peces y los panes” y convirtió el agua en vino y se hizo acompañar por doce apóstoles, todos pescadores (y uno lo traicionó) y “en nombre de la gente” farisea… fue crucificado.
Con todo, nunca es ni será igual luchar desde el frente de la trinchera contra el poder que convertirse en el poder mismo.
Un millón de indígenas y dos millones de campesinos y tres millones de obreros esperan la transformación social, económica, educativa, de salud y de seguridad y justicia con Manuel Huerta en Veracruz y que con todo y familia sueñan con que los enseñen a pescar en vez de estar recibiendo ayudas y subsidios de programas sociales.

CERRADURAS: “Un político, dijo Manuel Huerta al Diario de Xalapa, es un dirigente social y político, un representante popular, un administrador público y un militar que dirige hasta la guerra para lograr la paz”.
Es la hora. Camino al Gólgota hay un sexenio y han transcurrido 5 meses y medio, y en política los días pasan rápido y con frecuencia, sin dejar huella.
Bastaría referir que al momento, hacia el día 162 de MORENA, 787 personas han sido ejecutadas, incluidos 99 feminicidios y 34 niños asesinados en un Veracruz con la peor desigualdad social que, bueno, bien podrá quizá, quizá, quizá olvidarse tres días con el Festival de Salsa declarado ya por decreto el festival de salsa más importante del mundo, aplausos, aplausos.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.