cargando

En twitter:

Barandal
Jueves 09 mayo, 2019

El país de los decretos

•La moda política
•Plenitud del obradorismo

ESCALERAS: Por decreto, todos los de MORENA son honestos y todos los antecesores pillos y ladrones.
Por decreto, todos los funcionarios públicos federales y estatales, quizá municipales, se redujeron el salario hasta el 50 por ciento.
Y por decreto, claro, nadie puede ganar más que el presidente de la república, 108 mil pesos mensuales, incluidos los gobernadores, ajá.

Luis Velázquez

Por decreto, nada de nepotismo, cuatismo, amiguismo, tráfico de influencias, conflicto de intereses y obra pública concesionada a compañías constructoras de los amigos, compadres, elites políticas, anexos y conexos.

PASAMANOS: Por ultra contra súper secreto, los morenistas son honestos “a prueba de bomba”, incluso, “Siervos de la Nación”, igual, igualito que se declarara José María Morelos cuando andaba en campaña insurgente y en las noches dormía con una Adelita que en el día echaba tortillas para la tropa.
Por decreto, cada mexicano leerá un libro quincenal o mensual y escuchará las canciones de Armando Manzanero y Tania Libertad y amigas que los acompañan.
Por decreto, el país comerá chocolates del rancho “La chingada”.
Por decreto, todos somos chairos y como aquel dijo que iba su “espada en prenda”, la espada en prenda con todo y por todo en legítima defensa del jefe máximo.

CORREDORES: Por decreto, la moda política es interponer denuncias penales en contra del mayor número de políticos antecesores, porque solo así, estrategia pura, se justifica el desbarajuste social en el país.
Por decreto, los políticos hablan de principios y valores y por decreto la ley universal, norma de vida, son, digamos, los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, sea de la iglesia católica, evangélica o cristiana, o de Buda y Mahoma, pues lo importante, por decreto, “es no mentir, no robar, no matar, no desear a la mujer” de tu próximo ni de tu próximo en la mesita del restaurante.

BALCONES: Y si en el tiempo priista y panista hicieron propios a uno que otro héroe de la patria, ahora, por decreto, las grandes figuras de la historia son, ya se sabe, Lázaro Cárdenas (el político que exiliara a su mentor, Plutarco Elías Calles), Francisco I. Madero (cuyo primer acto presidencial fue indemnizar a sus familiares a quienes habían expropiado las haciendas en la revolución), Benito Juárez (quien lo primero que hizo entrando a Palacio Federal fue otorgar cargos públicos a sus tres yernos para felicidad de sus hijas), y Miguel Hidalgo y José María Morelos (quienes andaban de enagua en enagua en cada noche insurgente).

PASILLOS: Por decreto la ley universal se rige con el lema de “lo que diga mi dedito”.
Y por decreto, si yo, el jefe máximo de la nación, soy honesto, entonces, todos los políticos lo son y serán, y por eso mismo, sin ningún poder, serán vitoreados y levantadas sus manos en señal de victoria. Yo, en todo caso, y por decreto, soy el Estado, como decía Luis XIV cuando ungido rey tenía 19 años de edad.

VENTANAS: Por decreto, y como tlatoani mayor, si el gobierno federal irá por Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox, Carlos Salinas y Miguel Ángel Yunes Linares “¡Viejo guango”, me llamó), entonces, cada gobernador debe ir por sus antecesores, barriendo para atrás a todo lo que da.
Y por eso mismo, y por decreto, hay una brigada anticorrupción siguiendo la pista en todo el país, contando los días, las denuncias, los hechos y las acciones.
Por decreto, cuidadito y algunos resbalarán dando cargos públicos a sus noviecitas y familiares y amiguitos y regalando mansiones y departamentos a cada amante con cargo al cargo público, porque al primero que descubra me lo friego, “y me canso, ganso”, y desde el principio del sexenio todos están advertidos.

PUERTAS: Por decreto, si Francisco Ignacio Madero cerró la llave a los medios y ningún privilegiado tenía así fuera su amigo con años de…por ahora, cerró la llave al 50 por ciento y pronto quizá sea igual que Madero, aun cuando, claro, para los amigos, como decía Benito Juárez, “justicia y gracia”, y para los otros, justicia a secas.
Y es que, queda establecido por decreto, si hay amigos entre los medios que desde hace tiempo en verdad, en verdad, en verdad, se la jugaron con y por nosotros, entonces, ahora cuando hemos entrado al Palacio, han de ser premiados, con puestos públicos, jugosos convenios por arriba y abajo del mostrador, incluso, con embajadas.

CERRADURAS: Por decreto, igual que como ha sucedido en todos los tiempos, la palabra del tlatoani es sagrada, y como decía Fernando López Arias, “contra ella… nunca tendremos razón”.
Por decreto, “el pueblo manda”, y si el pueblo se equivoca vuelve a mandar y nada pasa, y por decreto, el pueblo manda a través de las consultas públicas… sean apresuradas en un evento público todos levantando la mano.

PATIO: Por decreto, “antes como antes y ahora como ahora”, y la nueva casta gobernante en el poder sexenal es la verdad infalible, el non plus ultra, los Siervos de la Nación, los enviados de Dios, los iluminados.
(Disculpe el lector tantas veces repetida la frasecita de “por decreto”, pero es para asentar que la nueva generación política en el poder es ferozmente honesta, apasionadamente honesta, más honesta que Lázaro Cárdenas, Francisco I. Madero y Benito Juárez juntos.
Más, si se considera que en el camino al Gólgota, o a Damasco como san Pablo, el sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra descubrió, primero, que “tengo mucho de Dios”, y después, descubrió al Niño Dios del siglo XXI pero con mi cara y como fue mostrado al mundo con el aval del senador Martí Batres, y quienes así me bendijeron).


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.