cargando

En twitter:

Lunes 06 mayo, 2019

Otro feminicidio, en Córdoba

Antonio Osorio/Foto de Sergio Hernández Vega

  • Hugo Gutiérrez. Mujeres asesinadas

Angélica Hernández Irivas, de 29 años, con domicilio en la localidad San Rafael Calería, en Córdoba, e integrante del coro de la iglesia de su pueblo, se convirtió en la víctima número 95 de feminicidios que a nivel estatal se han registrado durante los cinco meses y una semana que lleva el actual gobierno encabezado por Cuitláhuac García Jiménez.
La joven fue encontrada asesinada la tarde del domingo, en una finca de la localidad San Rafael Calería, donde fue vista por última vez en compañía de su ex esposo.
“Gelo”, como le decían de cariño, formaba parte del coro de la Iglesia de San Rafael Arcángel, cuyos grupos parroquiales lamentaron el feminicidio y en medio de la consternación por el hecho exigieron justicia para la víctima, quien era una joven muy apreciada, sencilla y alegre, según sus conocidos.
Horas antes, Angélica fue reportada como desaparecida y a través de las redes sociales sus familiares pidieron la colaboración de la ciudadanía para poder encontrarla.
Versiones indicaron que la tarde del sábado fue vista con un sujeto que, a bordo de una motocicleta, se la llevó y posteriormente ya no regresó.
La agencia municipal de San Rafael Calería 2018-2022 publicó en su página de Facebook el aviso sobre la desaparición de Angélica: “por favor, si alguien la ve y la reconoce ayuden a que regrese a casa, no se sabe nada de ella desde el día de ayer, es una chica buena y de buena familia. Lleva puesta la ropa como aparece en la foto. Muchas gracias por ayudar”.
En otra publicación se convocó a una reunión urgente a los pobladores: “Se convoca a todo el pueblo en este momento en el parque de San Rafael Calería, urge es una emergencia. Todos necesitamos su ayuda”.
Tras conocerse el hallazgo de la joven asesinada, las autoridades locales publicaron en la misma página una esquela, donde expresaron condolencias a la familia. “Tu alegría es ahora junto a Dios, ya cantas en su coro de ángeles”, le escribieron a la joven en un mensaje, junto a su fotografía, donde se muestra sonriente.
También la parroquia de San Rafael Arcángel publicó en su muro su apoyo a la familia de la joven asesinada: “Nos unimos al dolor que embarga a la familia de nuestra hermana Angélica Hernández Irivas, la cual lamentablemente fue privada de su vida. Nos unimos todos los grupos parroquiales, estamos consternados e indignados por tal suceso, exigimos se haga justicia. Q.E.P.D. Gelo”.
En otro mensaje, representantes de la misma parroquia le expresaron: “Que en paz descanses!!!! Gelo, es muy triste tu partida. Siempre estarás en nuestro recuerdo y en nuestro corazón… ¡Te amo!! Hasta el cielo”.
Cerca de las 14:30 horas de este domingo, habitantes del poblado encontraron el cuerpo de la mujer tirado en una finca de café y plátano, en el rancho San Bartolo, y al notar que no se movía reportaron el hallazgo ante la agencia municipal y luego fueron notificadas las autoridades.
Al lugar acudieron policías municipales y elementos de la Policía Estatal quienes una vez que ubicaron el sitio confirmaron que la mujer estaba muerta y presentaba huellas de violencia, por lo que acordonaron el área.
Personal de la Fiscalía, junto con agentes de la Policía Ministerial y peritos inspeccionaron el lugar, buscaron indicios y ordenaron el levantamiento del cuerpo, mismo que fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).
En los cinco meses y una semana del nuevo gobierno, al menos 95 mujeres han sido asesinadas en diferentes municipios de la entidad, de las que cuando menos 15 fueron en municipios de la zona centro como Yanga, Atoyac, Córdoba y Orizaba.
En esta región, se recuerdan casos como el de Samantha Aparicio Alvarado, mesera de 25 años, con domicilio en Córdoba, madre de una niña de 7 años, quien apareció descuartizada y embolsada, la mañana del 1 de diciembre, en el municipio de Yanga.
Asimismo, entre el 13 y 14 de diciembre tres mujeres, entre ellas una niña de 12 años, fueron asesinadas a balazos en el municipio de Santa Ana Atzacan.
Se trata de Blanca Itzel Morales Romero, de 13 años, quien murió junto con sus padres Alfredo Morales González y Maribel Romero Vázquez, de 32 y 27 años, respectivamente.
Ya por la madrugada del día 14, en el Hospital Regional de Río Blanco, perdieron la vida su abuela Elia Alicia Romero Vázquez, de 38 años, y Sebastián Morales Flores, de 22 años.
Otro feminicidio fue el de la bebé Denisse Martínez Rivera, de un año y medio de edad, quien falleció en el hospital del IMSS de Córdoba la mañana del 15 de diciembre, después de que fue atacada golpes por su padre en el municipio de Calcahualco. La agresión fue el día anterior, cuando la pequeña fue dejada al cuidado de su progenitor, quien desesperado porque la niña no dejaba de llorar, la golpeó hasta dejarla inconsciente, provocándole heridas internas y fracturas en el tórax.
Uno más, fue el de Athziri Monserrat Villa Herrera, de 21 años, madre de una niña de 2 años y con cuatro meses de embarazo, la fue asesinada a balazos la mañana del jueves 3 de enero, a un costado de las vías del tren, a la altura de la colonia La Sidra, en Córdoba.
También figura el caso de Ana Karen Castro Aguilar, de 16 años, quien tenía su domicilio en el andador 7 de la unidad habitacional Quetzalcóatl, en la colonia El Espinal, de Orizaba; fue asesinada la madrugada del 14 de enero, y encontrada encobijada en una cuartería de la colonia Espinal, vivía sola con su madre Soledad Aguilar Sánchez, a quien ayudaba trabajando en un puesto de picaditas, para conseguir el sustento diario. La Policía Ministerial detuvo al ex policía municipal de Orizaba, Rufino “N”, de 27 años, alias “El Chiquilín”, como presunto responsable del homicidio de la menor.
Un día después, Beatriz Vázquez Osorio, enfermera del IMSS y vecina de Ciudad Mendoza, fue encontrada envuelta en sábanas y atada con hilo, en unos cañaverales, a orillas de la carretera federal Fortín-Orizaba, a la altura del cerro de Las Antenas, en el municipio de Ixtaczoquitlán. Ella era madre de un niño y había sido secuestrada el 6 de enero, pero sus familiares no pudieron pagar el rescate.

En Atoyac, en Potrero Nuevo, en medio de unos cañales localizados a orillas de la carretera estatal Córdoba-Atoyac, el 26 de enero apareció el cuerpo de Maritza Rojas Martínez, de 42 años, con domicilio en Atoyac, quien fue asesinada y arrojada a las aguas de un arroyo, donde fue encontrada, en avanzado estado de descomposición.
Edith Quiahua Alamillo, de 37 años, era maestra de primaria, fue golpeada y estrangulada, el 2 de febrero, por su esposo, en su vivienda del municipio de Zongolica.
María Esther Martínez Carrera, apareció asesinada el 5 de marzo a orillas de la autopista Veracruz-México, en el kilómetro 256, a la altura de la localidad El Infiernillo, municipio de Nogales.
El 17 de marzo, una mujer y un hombre fueron ejecutados por desconocidos, cuando viajaba en un taxi, en el centro de Córdoba. Aún con vida, las víctimas fueron llevadas al hospital de la Cruz Roja, donde fallecieron.
Después, el 21 de marzo, Rocío Flores Fuentes, de 36 años y con domicilio en la colonia Santa Cruz Buenavista, quien era la encargada del autohotel ‘Ilussion’, en Córdoba, fue privada de la vida por delincuentes que asaltaron el establecimiento y le pegaron de cachazos en la cabeza.
En Río Blanco, Sara “N”, de 28 años, y su hija de 10, fueron encontradas asesinadas el 10 de abril, en su vivienda, ubicada en la calle Ricardo Flores Magón, entre Díaz Mirón y Luis G. Urbina, en la colonia Benito Juárez, de la congregación Vicente Guerrero.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.