cargando

En twitter:

Expediente 2019
Jueves 18 abril, 2019

El terror de los policías

Los papeles ya se invirtieron. En vez de que los policías persigan a los malandros, en Veracruz es al revés. Y en lugar de que la secretaría de Seguridad Pública tenga “el sartén por la mano” ante los malos, los malos tiene, más que el sartén, el látigo, el chirrión, dueños de la agenda pública.

Luis Velázquez

La última emboscada fue en San Juan Evangelista. Fue la noche del jueves 11 de abril. En la colonia “La cerquilla”.
Los vecinos, escondidos en sus viviendas, calculan haber escuchado más de doscientos tiros.
Una patrulla de la policía municipal fue atacada. El saldo, dos policías muertos, se ignora si luego sepultados con honores, ajá.
El primer rafagueo de los malandros fue en la carretera Sayula-Ciudad Alemán. Y el segundo, en el parque central de La cerquilla. Y el tercero, en el poblado La lima.
Semanas antes, la Fuerza Civil fue emboscada en sus oficinas en Jáltipan.
Y antes, una mujer policía, Blanca Patricia, fue asesinada en Coyutla, en la sierra de Papantla.
Y antes, la emboscada de los carteles (trepados en quince camionetas) a la policía en Tierra Blanca, con un elemento muerto y con una patrulla incendiada y con varios traylers quemados al mismo tiempo en Tinajas y Río Blanco.
Mal fario para la secretaría de Seguridad Pública.
Los carteles y cartelitos contra las fuerzas de seguridad.
Nadie, al momento, ha evaluado el ingreso millonario que en Veracruz dejan la droga, el huachicoleo, el secuestro, el derecho de piso, la prostitución, los lenones, los migrantes, los crímenes, los robos de autos a bancos, comercios y autobuses de pasajeros, la obra pública municipal concesionada a los barones de la droga y las comandancias policiacas donde los malos han nombrado a los suyos y tienen el control policiaco total y absoluto.
Pero de que la plaza Veracruz es jugosa, ni duda cabe.
Y el mal sigue creciendo como los ácaros, la humedad, los conejos y las pasiones políticas descarriladas.
Solo hubo una excepción en la historia local. Fernando Gutiérrez Barrios gobernó Veracruz en diciembre de 1986 y en 40 días restableció la paz perdida, sin dar una sola tregua a los caciques, pistoleros y sicarios, muchos de ellos parte de la famosa “Sonora Matancera”.

CARTELES PODEROSOS

Los malandros emboscan, rafaguean y matan a los policías. Significa entonces, y entre otras cositas, que los malos siguen provocando al gobierno de Veracruz, además de multiplicar la ola de violencia.
Nadie pensaría que hay una policía débil y frágil y por eso en la percepción ciudadana les van ganando terreno.
Simple y llanamente, los carteles son más poderosos que las fuerzas policiacas tanto en número como en equipo sofisticado, incluso, con armas exclusivas del Ejército.
Y ni se diga los salarios que pagan a los delincuentes.
Y mientras Veracruz es un infierno, la mitad de los políticos encumbrados en un cargo público y la otra mitad apuestan a la Guardia Nacional que como dijera el secretario General de Gobierno todavía falta para su aterrizaje en el territorio jarocho.
Insólito, sin embargo, que el gobernador y “El dos de palacio” sigan defendiendo al secretario de Seguridad Pública, inculpando al Fiscal de la chorrera de sangre.
Poderoso padrino o madrina tendrá, de seguro, el titular de la SSP, para que sin pedirlo… le laven su honor en la cancha pública.

DE CHIRINOS A CUITLÁHUAC

Con Javier Duarte, la fama pública de la alianza de los políticos con los malandros.
Ahora, los malandros emboscando y tiroteando y asesinando a policías.
Y si los carteles continúan aquí es porque Veracruz les produce y reditúa suficiente desde, digamos, el sexenio de Patricio Chirinos Calero cuando el capo José Albino Quintero Meraz operaba con bajo perfil, dueño único de la plaza, años después detenido por los militares de La Boticaria, internado en el penal de Almoloya y donde varios años más tarde fue liberado.
Ahora, y en la versión oficial aquí operan unos 6, 7 carteles, más el Cartel del Siglo recién llegado, a tono con la versión del Comisionado de Seguridad Nacional con Enrique Peña Nieto, Renato Sales, de que en Veracruz “operan casi todos los carteles” del país.

ORGULLOSOS DE SU FESTIVAL DE SALSA

Si los malandros están atacando a la policía de norte a sur y de este a oeste de Veracruz, entonces, todo está perdido para los 8 millones de habitantes del territorio jarocho.
Y más, cuando las señales son manifiestas.
Por ejemplo, el asalto a un motel en Córdoba con la mujer encargada asesinada. El atraco a los autobuses de pasajeros en la ruta de Coatzacoalcos a San Andrés Tuxtla en la madrugada y en el amanecer. Las mujeres secuestradas y asesinadas cuando la familia se declaró con falta de liquidez para cubrir el rescate, y todavía, decapitadas.
El niño secuestrado, desaparecido, violado y asesinado en Las Choapas. Los 80 feminicidios que ya van. Los 624 asesinatos cometidos en 132 días de MORENA gobernando Veracruz.
Lo bueno es que el gobernador publicitó en sus redes sociales su legítimo orgullo por el Festival de Salsa a efectuarse en Boca del Río y que sirvió para que el secretario de Seguridad Pública también pavoneara “a los cuatro vientos” cibernéticos su orgullo regio por la salsa.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.