cargando

En twitter:

Expediente 2019
Viernes 22 marzo, 2019

Parte de guerra

El parte de guerra en Veracruz es así:
En Paso del Macho, un bar fue rafagueado. Dos muertos y un herido. Así nomás. Los sicarios entraron y dispararon.
La vida, atroz. Un infierno todos los días.
Todos los días, dos mujeres son asesinadas en el país. Cada dos días, una mujer. En los tres últimos meses y tres semanas, 52 feminicidios.

Luis Velázquez

Nadie está seguro. Nadie puede festinar que ya la libró.
Igual hoy como antes. Quizá peor, porque los días y noches se recrudecen. Y en la guerra entre la autoridad y los carteles, la delincuencia organizada sigue estableciendo la agenda pública. El gobierno, con una política reactiva, apareciéndose cuando “el niño está ahogado”.
Antes, por ejemplo, insólito e inverosímil, el asalto a unos feligreses en una iglesia de Córdoba.
Y el asalto a los comensales de una taquería en Córdoba.
Y el asesinato de un hombre un domingo al mediodía en un balneario de la región de Córdoba.
Y el asalto a un autobús de pasajeros en viaje de San Andrés Tuxtla a Coatzacoalcos, pasando Acayucan.
Y el asesinato de dos menores, niñas, en Río Blanco, que en fuego cruzado.
Y el secuestro de un feligrés en la iglesia Santa Rita de Casia, en la ciudad de Veracruz.
Los carteles, recrudecidos, transgrediendo los límites aquellos de cuando, se afirmaba desde el lado oficial, se mataban entre ellos.
Ahora, la población civil.
Las páginas de la prensa escrita, chorreando sangre y huesos de cuerpos humanos y cadáveres.
Solo en una película o novela de terror, los cadáveres flotando en los ríos y lagunas como en Veracruz, siempre, con el reporte de desconocidos, y siempre, entregados al Forense, camino a la fosa común.
Pero, bueno, el reporte de guerra es igual en el país.

ANTES COMO ANTES Y AHORA COMO AHORA

Por ejemplo, en Michoacán, los sicarios rafaguearon a las personas en un baile familiar. Cuatro muertos. Más heridos.
En el estado de México, asaltaron una sucursal de Telcel en plaza comercial.
En Jalisco, tiraron veinte cadáveres en un canal, de igual manera como en el último sexenio priista fueron arrojados 36 cadáveres en el paso a desnivel de la avenida Ruiz Cortines en Boca del Río.
Insólito: en Tijuana se robaron alambres de púas del muro fronterizo.
El país solo reproduce el infierno en Veracruz. Pero, bueno, allá cada gobernador y cada presidente municipal y cada diputado local y federal y senador que empuje la carreta para restablecer el Estado de Derecho en su pueblo.
Aquí, en Veracruz, la vida está prendida con alfileres, y sin que nadie entre a una lucha improductiva y fatídica de egos, cada vez los carteles se recrudecen.
De la esposa de un empresario de Coatzacoalcos, sur de Veracruz, decapitada, a la hija de una empresaria de Naranjos, en el norte, asesinada cuando la señora madre se declaró sin liquidez para pagar el monto del rescate.
De los 52 asesinatos de mujeres a la masacre de 4 personas, entre ellos, un menor de edad, en una casa de Cosoleacaque ubicada en una colonia popular, la Fernando Gutiérrez Barrios.
Del asesinato de una pareja en Córdoba cuando viajaban en un taxi a los cadáveres flotando en los ríos y lagunas.
Si los demonios andan sueltos en el palacio de gobierno de Xalapa como descubriera un diputado local de MORENA, entonces, los demonios cometen atrocidades con saña y barbarie en la población civil.
El parte de guerra es terrible y enchina la piel social.
Ni siquiera el famoso “Toque de queda” (de hecho virtual Estado de Sitio en muchos pueblos de Veracruz) resultaría eficiente y eficaz.
Los carteles se están metiendo hasta en las casas para secuestrar, desaparecer y asesinar a personas, de igual manera como, por ejemplo, sucediera el 26 de julio del año 2011 con la reportera Yolanda Ordaz de la Cruz, cuyo cadáver fue decapitado y arrojados los restos en una calle en Boca del Río.

CARTELES SIGUEN GANANDO

Y es que si vas a la iglesia a rezar y te asaltan en medio de un padrenuestro o una ave maría…
Y vas a una taquería y te caen los sicarios y te atracan…
Y vas a un bar y te tirotean…
Y vas a la disco y te secuestran…
Y caminas en la calle o avenida y se te puede atravesar una bala perdida, o en todo caso, quedar en medio de un fuego cruzado…
Y viajas en la carretera y quedas atrapado en un tiroteo o te toca mirar absorto y perplejo el incendio de unos tráileres…
O viajas en el autobús de pasajeros y unas camionetas repletas de pistoleros se atraviesan, detienen la unidad y te asaltan…entonces, el parte de guerra es un infierno.
Y ni siquiera, vaya, con una cadena de oración, entrando de rodillas a la Basílica o a la Catedral del pueblo o yendo a Chalma, o con una limpia de los brujos, puede sentirse la garantía de que se ha librado y dejado de convertir en un número más de los asesinatos que van en los últimos casi cuatro meses.
La frase bíblica de que “Dios te cuide” ha perdido significado.
Los carteles siguen ganando la guerra.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.