cargando

En twitter:

Martes 12 marzo, 2019

Hasta 11 crímenes por día

•La justicia por “propia mano” evidenció las fallas del gobierno que “tocó fondo” en inseguridad; siete linchados por turbas enardecidas en el centro y el sur del estado

•Sumaron cerca de 450 muertes violentas en 100 días del nuevo gobierno de la izquierda delirante

•Hombres y mujeres, ultimados a “sangre fría”, incluso en presencia de sus seres queridos; homicidios múltiples en diferentes partes de la entidad

•Tsunami arrasó con 20 taxistas, cinco dirigentes, nueve policías y expolicías, algunos de ellos comandantes activos y del grupo antisecuestros/Por ANTONIO OSORIO y fotos de YERANIA ROLÓN

  • Cuitláhuac García. Cuentas a AMLO

  • Hugo Gutiérrez. Fracaso en su debut

El incremento de la violencia doblegó al gobierno durante los primeros 100 días de la nueva administración que encabeza el morenista Cuitláhuac García Jiménez, que “tocó fondo” en materia de inseguridad con grupos de población que hicieron justicia por “propia mano”, ante las corporaciones rebasadas por grupos delictivos; en tres meses y 10 días, la “ola” criminal se agudizó en regiones como Xalapa-Coatepec, Coatzacoalcos-Acayucan, Orizaba-Córdoba, Martínez de la Torre-San Rafael y Tuxpan-Poza Rica, donde fueron ejecutados ciudadanos, empleados, taxistas, comerciantes, empresarios, funcionarios, dirigentes y hasta policías, así como familias con niños.
El panorama criminal persiste en medio de la “guerra” -política- que mantienen el jefe del ejecutivo estatal, Cuitláhuac García Jiménez, y el fiscal general Jorge Wínckler Ortiz, quienes se acusan mutuamente de ser los responsables del crecimiento de la inseguridad.
Las víctimas fueron asesinadas a balazos, a puñaladas, a golpes, algunas estranguladas y muchas de ellas aparecieron descuartizadas, en estado de descomposición, embolsadas, tiradas a orillas de caminos, en autopistas, en cañales, en ríos y represas. Otras aparecieron en el interior de vehículos abandonados o quedaron muertas al volante mientras manejaban.
En 100 días se registraron al menos 447 víctimas a lo largo y ancho de estado, donde todos los días hubo muertos; sólo el viernes 18 de enero fue el único día que aparentemente no hubo muertos.
Entre las víctimas se encuentran 20 taxistas asesinados en diferentes municipios; 15 sujetos abatidos durante enfrentamientos con la Policía; 12 personas de entre 59 y 92 años, a quienes delincuentes arrancaron la vida, en su mayoría para asaltarlos mientras se hallaban en su casa. Además, cinco comerciantes de diversos productos fueron asesinados, y dos civiles ultimados mientras se encontraban comiendo en taquerías.
La lista de homicidios se extendió aún más con el asesinato de 11 menores, siete de los cuales fueron mujeres; también, cuatro maestros, entre ellos una mujer; siete personas privadas de la vida por algún familiar, y ocho sujetos que estaban acusados por algún delito, como robo de vehículos.
La “ola” criminal terminó también con la vida de cinco dirigentes y líderes sindicales; nueve mecánicos automotrices; dos migrantes centroamericanos y dos limpiadores de parabrisas.
Asimismo, nueve policías y ex policías, comandantes y ex comandantes, o custodios, fueron ejecutados; ocho trabajadores de distintas compañías y seis comerciantes fueron asesinados en diferentes municipios, algunos de ellos por resistirse a ser asaltados y otros por aparentes ajustes de cuentas.
La radiografía de la violencia muestra además a cuando menos cinco familias que fueron atacadas en sus hogares, donde había niños, dejando saldos sangrientos; pero además 15 personas fueron descuartizadas o decapitadas, ocho más calcinadas y seis personas aparecieron embolsadas en parajes solitarios o a orillas de carreteras.
Asimismo, también fueron ubicadas siete fosas clandestinas con restos humanos; seis osamentas humanas, y 17 cuerpos aparecieron flotando en ríos, arroyos, lagunas y hasta pozos.
La incidencia diaria de ejecuciones provocó zozobra, terror e indignación entre la población, ya que, en las jornadas más violentas, como la del 31 de enero ocurrieron hasta 11 homicidios según los reportes de medios de comunicación.
Los crímenes de hombres y mujeres en presencia de sus familiares, las ejecuciones múltiples, de tres, cuatro y hasta de cinco personas, o los asesinatos de secuestrados, homicidios de menores, así como los feminicidios, fueron creando un “caldo de cultivo” que provocó un estallido social, como ocurrió en el municipio de Coatzacoalcos, donde ciudadanos protestaron ante las autoridades municipales, para exigir una solución al problema de la inseguridad, que habría desencadenado la migración de habitantes.
En un intento por combatir estos delitos, las autoridades estatales y federales echaron a andar operativos en las zonas Norte, Centro y Sur de la entidad, aunque el aumento de la violencia revela que las nuevas estrategias de seguridad de nada han servido.
El crecimiento de la violencia en Veracruz obligó al gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, a reconocer que en la entidad las Fuerzas del Orden se encuentran rebasadas por cuando menos seis grupos delincuenciales, quienes cuentan con mejor equipo y armamento que las corporaciones.
Cada caso propició la indignación y la condena no sólo de los familiares y amigos de las víctimas, sino del grueso de la población, que a través de las redes sociales protestó y sigue protestando contra los responsables de la seguridad del estado y del país.
El reclamo llegó a su máximo nivel el 21 y 22 de febrero, cuando habitantes del municipio de Soldad Atzompa, en la Sierra de Zongolica, hicieron “justicia por propia mano”, ya que lincharon y quemaron vivos a seis presuntos secuestradores, cuando pretendían llevarse a dos maestros rurales. Otro caso que evidenció las fallas del gobierno, ocurrió en la zona rural de Minatitlán, donde grupos de “autodefensas” del Valle de Uxpanapa, asesinaron a un sujeto, luego de que intentara matar a balazos a su esposa.

DÍA 100 DE CUITLÁHUAC Y LA VIOLENCIA: 447 MUERTOS, 47 FEMINICIDIOS

Durante el día 100 de la administración que encabeza Cuitláhuac García Jiménez, cuatro personas perdieron la vida como resultado de la violencia que se mantiene en la entidad. Con ello, sumaron al menos 447 víctimas de diciembre a la fecha, incluyendo al menos 47 casos de asesinatos de mujeres.
El domingo, un hombre fue asesinado a puñaladas, al ser atacado por sujetos desconocidos, en la calle Cedros esquina con Cafetales de la colonia Las Palmas, en el municipio de Cosoleacaque.
Se trata de Simón López Enríquez, quien tenía 58 años de edad y falleció a consecuencia de varias heridas en el tórax y la cabeza.
Además, en el municipio de San Rafael, un joven de 22 años fue ejecutado a balazos a manos de un desconocido, afuera de un bar de la localidad de Puntilla Aldama.
Los hechos se registraron alrededor de las 19:00 horas del domingo, afuera de un conocido bar ubicado en el Barrio de Tepito de la localidad señalada, donde fue asesinado Ángel Hernández Valenzuela, alias “El Morro”, de 22 años de edad
De acuerdo con reportes, alrededor de las 19:00 horas, habitantes de la localidad de Puntilla Aldama pidieron auxilio al servicio de emergencias 911, por lo que al lugar se trasladaron policías de Seguridad Pública Municipal, quienes encontraron tirado al joven, herido de varios balazos en la cabeza y el tórax. Paramédicos acudieron a brindarle auxilio, pero confirmaron que el joven ya había fallecido.
Por otro lado, en el municipio de Coatepec un hombre fue ejecutado a balazos tras reñir con otro, en la comunidad Mahuixtlán. Se trata de quien en vida se llamó José Alberto García Reyes, de 39 años, quien cerca de las 6:00 horas del sábado fue atacado por desconocidos, a la altura de las calles Primero de Mayo, esquina 20 de Noviembre.
Este fin de semana, “autodefensas” de la zona rural de Minatitlán lincharon y asesinaron a un hombre que horas antes hirió a balazos a su esposa, y advirtieron que harán lo mismo con quien trate de “tocar” a una mujer de esa zona.
La noche del pasado sábado, el sujeto identificado como Benjamín Luis Gutiérrez le disparó dos veces por la espalda a su esposa Ana Patricia Balcázar, en una vivienda de la localidad San Cristóbal, en la zona rural de Minatitlán.
La víctima, quien resultó grave y fue trasladada por su padre al hospital de Minatitlán, pero ante la falta de médicos, tuvo que ser enviada al hospital de Coatzacoalcos, donde quedó internada.
Tras los hechos, el agresor escapó en una motocicleta, pero la mañana del domingo fue encontrado por sujetos que integran grupos de “autodefensas” del Valle de Uxpanapa, quienes lo detuvieron y lo lincharon hasta que lo mataron, señalando que eso le pasará a todo aquel que ataque a una mujer de la zona rural.
Ana Patricia es hermana de Hortensia Balcázar Reyes, asesinada el año pasado, en el municipio de Minatitlán, a manos de su marido, el cual aún se encuentra prófugo de la justicia. El hombre, le disparó mientras ella amamantaba a su bebé de meses de nacido y en presencia de sus dos hijas menores de edad.
Con este nuevo caso, sumaron dos los linchamientos que se han registrado en los últimos días, luego de que el pasado 21 y 22 de febrero habitantes del municipio de Soledad Atzompa detuvieron, lincharon y quemaron a seis presuntos secuestradores, cuando intentaron secuestrar a dos maestros rurales.

TERMINA VIOLENCIA CON LA LUCHA DE CINCO DIRIGENTES

Al menos cinco dirigentes y líderes sindicales fueron presa de la violencia descontrolada que se vivió en los primeros 100 días del nuevo gobierno.
Primero, el 7 de diciembre, en el municipio de San Juan Evangelista, fue asesinado un líder y fundador del partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).
Agustín Pegueros Alcántara, de 69 años y con domicilio en la avenida Miguel Hidalgo, de la referida localidad, quien era dirigente y fundador del partido MORENA en esta región, fue asesinado a balazos tras discutir con un sujeto, en el interior de una tienda, en la localidad Villa Juanita, en el municipio de San Juan Evangelista.
Posteriormente, el 16 de diciembre, tras permanecer secuestrado 15 días, fue encontrado asesinado un dirigente sindical del municipio de Moloacán; su cuerpo se hallaba maniatado y entre unos matorrales, a orillas de la carretera Coatzacoalcos-Minatitlán, a la altura de Las Matas.
Marcos Medina Castellanos, era dirigente sindical de la Unión de Transportistas de la CTM en Moloacán, y durante 15 días permaneció privado de la libertad.
El 18 de diciembre, fue asesinado el líder de los comerciantes del mercado “Morelos” de Ciudad Mendoza, Aarón Gómez Vergara, de 46 años, quien murió en el hospital del Seguro Social, después de haber sido atacado a balazos por dos sujetos, que lograron escapar.
El hoy finado tenía su domicilio en la calle Francisco I. Madero de Río Blanco, era propietario de una fonda y dirigente de los locatarios del mercado “Morelos” de Ciudad Mendoza.
El 22 de enero, fue ejecutada la dirigente sindical, Lorena González León y su esposo Víctor Manuel Pérez Muzo; fueron asesinados a balazos y su hijo quedó herido, al ser atacados por sujetos armados, en su vivienda de la colonia Cuatro Caminos, en el municipio de Agua Dulce.
Los hechos se suscitaron cuando la pareja y su hijo se encontraban en su casa, ubicada en la calle Naranjo y avenida Blasillo, de la referida colonia. Hasta el lugar llegaron sujetos armados, quienes luego de ingresar a la vivienda dispararon contra la familia.
En el lugar murieron el hombre y la mujer, dirigente sindical obrero y laboratorista del hospital de Pemex, quien presuntamente se encontraba embarazada.
Por si fuera poco, el 5 de febrero, en el interior de la plaza comercial “Clavijero” de Xalapa fue ejecutada la dirigente de los locatarios, María del Carmen Ruiz Hernández
Los hechos ocurrieron cuando la mujer se encontraba vendiendo en su local, hasta donde llegaron dos sujetos en una motocicleta y uno de ellos ingresó a la plaza comercial, donde encontró a la mujer y tras discutir con ella le disparó en al menos seis ocasiones.

EJECUTAN A 20 TAXISTAS EN EL ESTADO
Uno de los sectores que más ha sido lacerado por la “ola” de violencia que se vive en Veracruz son los taxistas; entre el 3 de diciembre del año pasado y el 7 de marzo fueron asesinados 20 trabajadores del volante de diversos municipios de la entidad.
Los casos más recientes ocurrieron en el municipio de Xalapa, donde en dos días fueron asesinados 5 ruleteros, señalados de pertenecer al grupo de “Los Cagüamos”, presuntamente involucrados en diversos hechos irregulares.
Los taxistas que han sido asesinados con el nuevo gobierno son los siguientes: Juan Carlos Sánchez Jiménez, conductor del taxi número 99 del municipio de Río Blanco, vecino de la colonia El Águila, de Nogales, asesinado a balazos el 3 de diciembre en Río Blanco; Roberto Enrique Landa Aguirre, de 26 años y tenía su domicilio en la localidad El Mirador, municipio de Nogales, quien permanecía desaparecido tras haber sido “levantado”, y apareció ejecutado el 17 de diciembre a orillas de la autopista México-Veracruz, a la altura del kilómetro 263, en el tramo Orizaba-Ciudad Mendoza, con huellas de tortura y al menos un balazo en la cabeza.
El 26 de diciembre, un taxista de Coatzacoalcos fue asesinado a balazos, en el municipio de Cosoleacaque, cuando llegaba a un restaurante de carnitas, ubicado en el kilómetro 14 de la antigua carretera a Minatitlán. El 30 de diciembre, en San Andrés Tuxtla, fue asesinado José Luis Chagala Escribano, de 24 años, vecino de la comunidad El Popotal, quien presentó un balazo en la cabeza; el cuerpo tenía cubierta la cabeza con un trapo y aparentemente estaba maniatado.
El 12 de enero, el taxista Érick Guadalupe C.J., mejor conocido como “El Chucky”, de 24 años, fue asesinado a balazos cuando viajaba en su unidad, en la colonia Revolución de Coatzacoalcos, donde fue interceptado por sujetos armados que le dispararon y lo lesionaron; aun cuando fue auxiliado por su familia, murió antes de ingresar al hospital.
En Cosoleacaque, el día 14 fue asesinado Iván “N”, conductor del taxi 1251 de Minatitlán, cuando manejaba su unidad por la calle 24 de Febrero, en la colonia Francisco I. Madero.
Uriel Rivera Martínez, de 35 años, quien tenía su domicilio en la comunidad La Defensa, municipio de Misantla, fue ejecutado el 16 de enero, en Martínez de la Torre. El taxista había sido “levantado”, y su cuerpo, maniatado, apareció en unas parcelas, en Martínez de la Torre, donde fue visto por pobladores.
El 27 de enero fue ultimado el taxista José Luís Cortés, alias “El Mamalón”, de la localidad El Volador, municipio de Papantla. Fue encontrado sin vida en su unidad, en el tramo carretero Papantla-Espinal, a la altura de la comunidad San Lorenzo y Anexos, en el municipio de Papantla.
El 29 de enero, fue ejecutado el taxista de Minatitlán, Juan Silvestre Hernández Sánchez, de 54 años, quien fue atacado a balazos por desconocidos, cuando manejaba el taxi 2165, por calles de la colonia Ejido Tlacoteno.
El 7 de febrero dos taxistas, uno de Minatitlán y otro de Cosoleacaque fueron asesinados.
El primer caso ocurrió en la calle Salvador Díaz Mirón, en la colonia Obrera, de Minatitlán, donde el taxista identificado como Jorge “N”, chofer del taxi número 108 de Minatitlán, fue asesinado por sujetos armados y su cuerpo quedó tirado en una banqueta con un mensaje de amenazas.
Otro crimen ocurrió en Cosoleacaque, en el estacionamiento de la refaccionaria “Auto Zone” del Infonavit Paquital, donde otro taxista fue asesinado a balazos. La víctima, identificada como Irving Santiago Torres, traía a su cargo el taxi número 1918, en el cual se encontraba, cuando fue sorprendido por sujetos armados que dispararon.
El 13 de febrero fue ejecutado Luis Morales, conductor del taxi número económico 799 de Papantla. El taxista fue ultimado a balazos y golpeado con una roca en la cabeza, en el camino que conduce a la colonia Margarita Morán Véliz, de Papantla, donde apareció el taxi abandonado y a unos metros del camino, entre la maleza, el cuerpo de la víctima.
En el municipio de Tantoyuca, el 15 de febrero, fue asesinado un trabajador del volante, cuando circulaba por la carretera federal Alazan-Canoas, llevando a su esposa y a una niña de 9 años, quienes habrían resultado lesionadas en el ataque armado.
Félix Antonio Hernández Ventura, alias “El Aceite”, de 46 años y con domicilio en la calle Camilo Sesto de la colonia El Mirador, en Martínez de la Torre, fue ejecutado el 25 de febrero, luego de haber estado desaparecido desde el 21 de febrero; el taxi fue que traía a su cargo fue hallado calcinado, en una localidad del municipio de Jalacingo.
El 27 de febrero, dos taxistas fueron ejecutados cuando se encontraban en un sitio de taxis, ubicado en el fraccionamiento Lomas de Santa Fe, en Xalapa. Una de las víctimas quedó en su unidad y otra cerca del automóvil que conducía. Los ruleteros asesinados fueron identificados como Lorenzo Camacho y Julio Sánchez Landa, quienes fueron señalados de pertenecer a un grupo de taxistas identificados como “Los Caguamos”, con supuestos nexos con delincuentes.
El 28 de febrero, tres taxistas murieron y 9 personas quedaron heridas, entre ellos dos mujeres, tras un ataque armado, en la zona de Plaza Cristal en Xalapa, donde sujetos armados rafaguearon un sitio de taxis. Uno de los conductores falleció en el lugar, mientras que otros dos perdieron la vida mientras eran atendidos en el Centro de Alta Especialidad (CAE).
Juan Eleazar Rendón Cruz, de 36 años, domiciliado en Poza Rica, conductor del taxi número 1685 de esa jurisdicción, fue asesinado a balazos la madrugada del 2 de marzo, al ser perseguido por delincuentes, hasta que chocó y lo acribillaron.
El 7 de marzo, el taxista Jonathan Gallegos Solórzano, de unos 30 años y con domicilio en la colonia Francisco Villa, de Coatzacoalcos, conducía el taxi número 2111, en el cual iba también su madre. En la colonia Benito Juárez Norte de Coatzacoalcos, fue atacado por sujetos armados que viajaban en otro taxi, el cual había sido robado momentos antes. De acuerdo con familiares, el ruletero había sido amenazado por policías estatales.

MATAN A NUEVE POLICÍAS Y EXPOLICÍAS

El 20 diciembre, un elemento de la Policía Estatal fue asesinado a balazos, a manos de un grupo de delincuentes, que lo recibieron a tiros cuando llegaba a brindar auxilio, tras el reporte de robo a un cajero automático, en los bajos del Palacio Municipal de Medellín de Bravo.
Se trata del policía Israel de Jesús Rubio, conocido como “El Azteca”, quien se encontraba adscrito a la comandancia municipal, quien quedó tirado, con varios impactos de bala, mientras los delincuentes escaparon.
Días después, el 26 de diciembre, el primer comandante de la Policía Municipal de Yanga, Edgar Hernández Blanco, fue ejecutado y su cuerpo encontrado en un camino vecinal, en medio de unos cañaverales, de la localidad Tamarindo, en el municipio de Cuitláhuac, cerca de la carretera federal Córdoba-Veracruz. Horas antes, el hoy finado fue “levantado” por sujetos armados en la congregación Palmillas, municipio de Yanga, tras un enfrentamiento a balazos, donde tres policías resultaron heridos.
El 4 de enero, un ex comandante de la Policía Municipal fue asesinado a balazos en la colonia Atalpa, en el municipio de Altotonga, sin que las autoridades lograran la captura del o los responsables.
En otro hecho, el 31 de enero, un policía de la Fuerza Civil fue asesinado y otros dos quedaron heridos en un enfrentamiento con delincuentes, en la carretera federal La Tinaja-Ciudad Alemán, a la altura de una gasera, cuando trasladaban a un sujeto que momentos antes había sido detenido con un camión robado. Tras el enfrentamiento, el grupo criminal dejó abandonados cinco de once vehículos que llevaban.
Ese mismo día, en la carretera federal Córdoba-Veracruz, en el Rancho Trejo, en Amatlán de los Reyes, dos guardias de una empresa de seguridad privada fueron ejecutados, y sus cuerpos encontrados en el interior de la unidad en la que viajaban.
Días después, el 3 de febrero, el comandante Deivi Rivera Guzmán y ex delegado de la Secretaría Pública fue asesinado en su vivienda de la colonia Progreso, de Xalapa. Era comandante de la banda de guerra de la SSP, y dentro de los cargos que había tenido se encuentra el de ex delegado de la corporación en la región de Papantla.
Asimismo, el 5 de febrero, el director de Seguridad Pública Municipal de San Juan Evangelista, teniente de la Secretaría de Marina-Armada de México, Mariano Rodríguez Pérez, murió en un hospital, tras haber sido herido a balazos por desconocidos, cuando viajaba en una camioneta, en el barrio Villalta de Acayucan.

OCHO CALCINADOS, 6 FUERON EN LINCHAMIENTOS

Del total de víctimas que en 3 meses y 10 días ha dejado el factor de la violencia, al menos 8 personas fueron quemadas.
El 8 de enero, una mujer fue quemada en un camino vecinal en el municipio de Ixhuacán de los Reyes, donde corporaciones policiacas desplegaron operativos en busca de los autores del crimen y las autoridades iniciaron las investigaciones para identificarla. Se trata de una mujer de entre 25 y 30 años, cuyo cuerpo quedó boca abajo, con los brazos extendidos, y por el grado de carbonización que tuvo no se le apreciaron otros rasgos.
Siete días después, el 15 de enero, otro cuerpo calcinado, fue localizado en un terreno de la localidad Cruz de los Esteros, en el municipio de Tecolutla. El hallazgo lo realizaron habitantes del lugar, al pasar por una propiedad cerca de la zona de manglares, donde descubrieron que entre un pastizal se encontraban los restos calcinados de una persona.
Los casos más impresionantes ocurrieron entre la noche del 21 y la mañana del 22 de febrero, en el municipio de Soledad Atzompa, donde pobladores de las localidades Tetlalzinga, Tlatzala y Tlatilpa, lincharon y quemaron a seis sujetos, a quienes acusaron de querer secuestrar a dos maestros rurales. Enardecidos, los pobladores quemaron también tres vehículos que presuntamente llevaban los delincuentes.

15 PERSONAS APARECIERON DESCUARTIZADAS Y DECAPITADAS

Al menos 15 han sido las victimas que de diciembre a la fecha han aparecido descuartizadas y decapitadas.
El 1 de diciembre, dos bolsas con restos humanos aparecieron en la carretera federal Córdoba-Veracruz, en el municipio de Yanga. Se trataba del cuerpo desmembrado de la joven cordobesa Samantha Aparicio, quien trabajaba como mesera y era madre de un niño.
El 6 de diciembre, tres jóvenes originarios de la Ciudad de México, aparecieron descuartizados y embolsados en camioneta abandonada en la carretera federal Sayula-Ciudad Alemán, a la altura de la desviación a la localidad Juanita, en el municipio de San Juan Evangelista.
Pobladores reportaron que cerca de una gasolinera se encontraba una camioneta de batea, color blanco, en la que había dos bolsas negras y una más tirada sobre el pavimento, de la cual emanaban olores fétidos.
El 28 de diciembre, el cuerpo descuartizado de un hombre fue localizado en dos bolsas negras de plástico, en la carretera estatal Potrero-La Concha, a la altura del puente de la autopista Córdoba-Veracruz, en el municipio de Yanga.
El 7 de enero fueron encontrados los cuerpos mutilados de cuatro hombres, fueron encontrados en la carretera federal Almagres-Sayula de Alemán, con una cartulina y un mensaje de amenazas, presuntamente de un grupo criminal. Tres de las víctimas fueron identificadas como Víctor Ochoa Fernández, vecino de Almagres, municipio de Acayucan, así como Héctor Linares Córdoba y Rey José Poblete Ramos, ambos de Coatzacoalcos, y el segundo de ellos con antecedentes de haber sido detenido en el año 2011, acusado del delito de secuestro.
El 13 de enero, la cabeza de un hombre fue encontrada sobre la mesa de una palapa, en el fraccionamiento Arcadias, en el municipio de Tecolutla, donde se registró movilización policiaca pero no fue localizado el cuerpo de la víctima.
El 21 de enero, un taxista cordobés y ex custodio del penal de “La Toma” fue asesinado, decapitado y encajuelado en su vehículo, el cual fue encontrado en calles de la cabecera municipal de Yanga. La víctima se encontraba como desaparecida. Vecinos reportaron que en la calle 10, entre avenidas 2 y 4, se encontraba abandonado el taxi número económico CO-2080 de Córdoba.
Otros hallazgos fueron: el 3 de febrero en Cosoleacaque, donde un cuerpo fue localizado decapitado, maniatado y con huellas de tortura, adentro de una camioneta, en la comunidad Zacatal Victoria; el 8 de febrero, en un camino de terracería, en el municipio de Playa Vicente, donde campesinos localizaron cuerpo decapitado y desmembrado de un hombre, identificado como Alejandro Cardoza Antonio, de 45 años, con domicilio en la localidad de San José Río Manzo, en el municipio de San Juan Lalana, Oaxaca.
También, el 14 de febrero, en Coatzacoalcos, fue encontrada decapitada la empresaria Susana Beatriz Carrera Ascencio, misma que había sido secuestrada. Debido a que sus familiares no pagaron rescate, los captores la mataron con saña y arrojaron su cuerpo maniatado y embolsado, en un terreno de la colonia Benito Juárez Norte, de Coatzacoalcos. Sus ejecutores le dejaron un cartel, donde afirmaron que la mataron porque su marido no pagó su rescate.
El 17 de febrero, apareció el cuerpo decapitado de un hombre, con la lengua cercenada y con huellas de tortura, a orillas de la carretera federal Córdoba-Veracruz, a la altura del lugar conocido como La Quebradora, en el municipio de Cuitláhuac.

LOS MAESTROS, TAMBIÉN VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA

El magisterio también sufrió el azote de la violencia durante los primeros 100 días del nuevo gobierno. Cuatro maestros fueron asesinados en distintos municipios.
El 13 de enero, fue asesinado en Misantla el profesor René Rivera González, de 60 años, supervisor de telesecundarias, adherido a la delegación 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), en Misantla; fue ejecutado a balazos cuando llegaba a su casa del barrio Zotuco, donde fue atacado por desconocidos, que le dieron cuando menos seis balazos y aunque trató de incorporarse para pedir auxilio, se desplomó en la banqueta de una vivienda, donde momentos después fue rescatado por paramédicos del Escuadrón Nacional de Rescate y llevado al Hospital Regional de Misantla, donde falleció.
Asimismo, el 14 de enero, delincuentes asesinaron al profesor de matemáticas Germán Miguel Márquez, de 26 años, vecino de Villa Allende, Coatzacoalcos, quien murió luego de ser lesionado de varios impactos de bala, al ser asaltado cerca de su casa, ubicada en la calle Arteaga esquina con Francisco I. Madero en la colonia El Olvido.
El 17 de enero fue hallado muerto Isaías Jiménez Vargas, de 56 años, originario de Tlanchinol, Hidalgo, y maestro del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Hidalgo (Cecyteh). El trabajador del centro educativo, que se encontraba desaparecido, fue encontrado sin vida en su vivienda, en el municipio de Tantoyuca.
Otro caso fue el de la maestra Edith Quiahua Alamillo, quien tenía 37 años, era profesora de una escuela secundaria del municipio de Tlilapan, en la Sierra de Zongolica, y el 3 de febrero fue asesinada por su pareja, Deybi Merino Zepahua, trabajador del área de lavandería del hospital del IMSS en Zongolica. En presencia de su hijo, menor de edad, el sujeto atacó a la mujer con un cuchillo y luego la estranguló con un cinturón. Posteriormente, el agresor se entregó a las autoridades.

11 MENORES FUERON ALCANZADOS POR LA ONDA CRIMINAL

Al menos 11 menores son los que perdieron la vida en los 3 meses y 10 días de la nueva administración estatal. Se estima que 7 de las víctimas fueron mujeres.
El 14 de enero fue asesinada Ana Karen Castro Aguilar, quien tenía 16 años y vivía en el andador 7 de la unidad habitacional Quetzalcóatl, en la colonia El Espinal, donde trabajaba como empleada en un puesto de memelitas.
La joven de 16 años fue asfixiada y su cuerpo, envuelto en una cobija, abandonado en una cuartería de la unidad habitacional Netzahualcóyotl, en la colonia El Espinal de Orizaba, donde fue encontrada por los vecinos. Tras las primeras investigaciones, las autoridades detuvieron a un expolicía, presunta expareja de la víctima, como sospechoso del crimen.
Asimismo, el 19 de enero, el cuerpo de un menor, de 3 años, fue encontrado por automovilistas, encobijado y con huellas de golpes, en el municipio de La Vigas de Ramírez.
Informes recabados señalan que el pequeño se llamó Eidan ‘N’, quien habría fallecido a consecuencia de un golpe en la cabeza, que le provocó traumatismo de cráneo con exposición de la masa encefálica, además de presentar respaduras. El hallazgo fue en la carretera Las Vigas-Perote, a la altura del puente “El Manzanar”, donde automovilistas descubrieron que un bulto se hallaba sobre el camino y al detenerse observaron que se trataba del cuerpo de un menor.
Otro caso fue el 20 de enero, cuando un adolescente murió en el hospital del IMSS de Martínez de la Torre, luego de ser apuñalado por un desconocido, con quien se lio a golpes en una fiesta familiar, en la localidad Novara, municipio de Atzalan.
Brandon “N”, de 15 años, se encontraba en un convivio, en la casa de una de sus amigas, menor de edad, en la población mencionada. Sin embargo, al estar platicando con una de sus amigas, llegó un sujeto que lo apuñaló, y a pesar de que el lesionado fue enviado al hospital, falleció.
El 22 enero, el pequeño identificado como J.M.S.G., de 12 años, fue encontrado muerto en el sofá de su vivienda, ubicada en la calle Enrique Villa, de la colonia Fernando Gutiérrez Barrios, en Perote.
Y el 6 de febrero, un joven de 17 años, fue asesinado en un local de venta de ropa americana, en la colonia Obrero Campesina, de Xalapa. Los hechos ocurrieron a un costado del mercado Rendón, cerca de un centro comercial, de la calle Francisco Mateos y José Rodríguez, de la citada colonia.

SIETE PERSONAS ASESINADAS POR SUS FAMILIARES

Al menos siete personas han sido asesinadas a manos de sus propios familiares, durante los últimos 3 meses y medio.
El 11 enero, José Antonio Gómez Torres, de 24 años, vecino de Monte Salas, fue asesinado por su primo Patricio Torres Ojeda, quien le dio al menos dos balazos en el tórax y la cara. Los hechos fueron en el kilómetro 5 la carretera federal Fortín-Huatusco, a la altura del ejido Monte Salas, en el municipio de Fortín.
Días después, en el municipio de San Rafael, un hombre asesinó a machetazos, su cuñado, tras suscitarse una riña familiar en una vivienda en la comunidad de Tepetates. De acuerdo a informes, por problemas personales, un hombre -cuya identidad no fue dada a conocer-, le pegó de planazos a su hija y arremetió contra otras personas, entre ellos su cuñado Félix “N”, quien logró quitarle el machete y posteriormente con ese mismo lo mató.
También, un recolector de chatarra asesinó a su suegro a tubazos en la colonia Bonampak, en Coatzacoalcos, donde tras discutir con él por problemas personales, lo mató y luego trató de deshacerse del cadáver, pero fue detenido por la policía. El presunto homicida, Gadalmés "N", de 28 años, fue detenido en la calle Chichen Itzá esquina Bonampak de la colonia Teresa Morales, tras ser sorprendido cuando llevaba un triciclo, en el que transportaba el cuerpo de su suegro, Francisco “N”.
El 20 de enero, el panadero Joaquín C. C., de 29 años y con domicilio en calle San Carlos, fraccionamiento San Carlos, en Ixhuatlancillo, fue asesinado a ladrillazos a manos de su primo, tras reñir por problemas personales, en el municipio de Ixhuatlancillo, donde elementos de la Policía Municipal lograron la detención del presunto homicida, cuando intentaba escapar.
Un caso que conmovió a la sociedad ocurrió el 25 de enero, en una vivienda de la colonia Amapolas, del puerto de Veracruz, donde un hombre asesinó de varios hachazos a su padrastro.
Reportes establecieron que el presunto responsable, identificado como Bryan Uscanga Figueroa, quien padece de esquizofrenia y trastorno de bipolaridad mató a su padrastro, de 59 años de edad.
Un caso más se registró el 1 de febrero en el municipio de Coatzintla, donde un joven fue asesinado por su suegro, quien le dio un balazo, tras sostener una discusión cuando tomaban bebidas alcohólicas en un terreno cercano a la colonia Antonio M. Quirasco, en el municipio señalado.

EJECUCIONES MÚLTIPLES QUE CONMOCIONARON A LA SOCIEDAD

En los 100 primeros días del nuevo gobierno, fueron constantes los homicidios múltiples que impactaron en la vida de miles de ciudadanos.
Uno de estos casos ocurrió 13 de diciembre, en el municipio de Santa Ana Atzacan, en la región de Orizaba, donde se registró un ataque armado en una vivienda, dejando un saldo de tres personas muertas al momento, y otras dos que fallecieron al día siguiente.
Los hechos fueron en la colonia Revolución, del referido municipio, donde murieron la menor Blanca Itzel Morales Romero, de 13 años, junto con sus padres Alfredo Morales González y Maribel Romero Vázquez, de 32 y 27 años, respectivamente.
También resultaron heridos la hermana de la pequeña, Joselyn Morales, de 16 años; su abuela materna, Elia Alicia Romero Vázquez, de 38, y su primo Sebastián Morales Flores, de 22 años. Todos ellos fueron enviados al Hospital Regional de Río Blanco, pero la madrugada del día 14, los dos últimos dejaron de existir.
Ese mismo día, en la avenida Benito Juárez, en el municipio de Nogales, el agente de la Policía Ministerial Jesús Ortiz Peralta fue asesinado a balazos y uno de sus compañeros resultó ileso, al ser atacados por sujetos armados que viajaban en tres vehículos.
Una cuádruple ejecución ocurrió la madrugada del 15 de diciembre, en la calle Adolfo López Mateos, en la colonia El Muelle, en Agua Dulce, donde cuatro personas fueron asesinadas y otras tres resultaron heridas, al ser acribilladas por sujetos armados, cuando convivían en un puesto de hot-dogs. Las víctimas fueron: Lino Celaya Mariño, de 25 años; Román Alfredo Domínguez, de 27; José Mardóniz González, de 38, y Efraín Córdova González, de 50 años.
Ese mismo día también dos mujeres fueron asesinadas en municipios del norte de la entidad.
El primer caso que se conoció fue el de Itzel Mar Betancourt, de 17 años, madre de un niño de 4 años, e hija de la empresaria ferretera Gabriela Mar Betancourt, del municipio de Naranjos.
Tras un mes y cuatro días de haber sido secuestrada, la joven fue encontrada sin vida, maniatada y vendada de la cabeza, con dos impactos de bala, en un camino de terracería que conduce del poblado El Águila hacia El Bajío, perteneciente al municipio de Tancoco.
Itzel había sido secuestrada desde el 8 de noviembre en el centro de la colonia Las Delicias, cuando acudió a recoger a su hijo a la escuela.
“Perdóname hija, porque no trabajé lo suficiente para poder pagar tu rescate y te dieron muerte. Hija te amo, descansa en paz Itzel Mar. Perdóname por no haber tenido suficiente dinero para pagar. Un beso mi amor. Dios te reciba con los brazos abiertos y tu papi Ramón Mar te ayude a llegar al Reino de los Cielos”, escribió la mujer en un mensaje de Facebook.

HOMICIDIOS MÚLTIPLES ESTREMECIERON A ACAYUCAN, XALAPA Y MARTÍNEZ DE LA TORRE

Entre el 21 y 24 de diciembre, grupos armados cometieron tres homicidios múltiples en los municipios de Acayucan, Xalapa y Martínez de la Torre.
Primero, el día 21, tres hombres fueron asesinados a balazos por sujetos desconocidos, cuando se encontraban en el patio de una vivienda, en la congregación San Gabriel, en Acayucan, donde presuntamente dos de ellos reparaban una camioneta.
Ese día fueron identificados Álvaro Santiago Linares y Horacio Santiago Cruz, mientras que del tercero sólo se conoció que era un vecino de la localidad San Martín, cercana al lugar.
Dos de las víctimas reparaban una camioneta en el patio de una vivienda, de la calle Melchor Ocampo, hasta donde llegaron sujetos armados, quienes les dispararon, cayendo Álvaro y Horacio cerca del vehículo, mientras el tercero corrió, pero también fue asesinado.
El 22 de diciembre, en Xalapa, dos hombres y una mujer fueron ejecutados, en diferentes horarios, pero en el mismo lugar, en la calle Ramón López Velarde, de la colonia José Vasconcelos.
El 24 de diciembre, cerca del mediodía, tres personas -entre ellos una mujer- que eran empleados del presidente municipal, José de la Torre Sánchez, fueron asesinados a balazos, cuando viajaban en un automóvil en el centro de Martínez de la Torre, trasladando una fuerte suma de dinero.
Entre las víctimas estaban Rodolfo Pérez García, ex comandante municipal y actual encargado de la seguridad de los negocios del alcalde, y dos empleados entre ellos Marisol Aguilera Rojas.
La noche del 26 de diciembre, otra doble ejecución ocurrió en Pánuco, donde dos hombres fueron asesinados a balazos por un grupo armado, cuando se encontraban en el interior de una funeraria, velando a un joven que también había sido ejecutado.
El ataque armado ocurrió en el velatorio de la funeraria “Armenta”, de la prolongación de la avenida Venustiano Carranza y la calle 16 de Septiembre, en la colonia Maza, donde era velado el cuerpo del joven Oscar Iván Castellanos Sánchez; sujetos armados mataron a Juan Ramón Castellanos Rivera, padre del joven velado, y a su cuñado, José Alfredo Pérez Ramírez, vecino de Reynosa, Tamaulipas. Los criminales se acercaron al ataúd y también le dispararon.
De igual forma, cuatro personas fueron asesinadas el 12 de febrero, en distintas zonas de Minatitlán; tres hombres murieron en un ataque armado en un lote de automóviles en la carretera Coatzacoalcos-Minatitlán, a la altura de Mapachapa, mientras que otro fue baleado horas después y por la noche falleció en el hospital.
Las víctimas fueron Carlos Mario Rafael Garduza y Juvencio Garduza Rueda, mientras que Celestino Marcelo Hernández fue auxiliado por familiares y trasladado al hospital de Pemex, pero momentos después murió a consecuencia de un balazo que recibió en la cabeza.
Además, en la colonia Delicias, un hombre fue atacado a balazos por desconocidos y aún con vida fue trasladado a un hospital, donde murió.
El 16 de febrero tres hombres fueron ejecutados y otros dos resultaron heridos a balazos, mientras convivían en una palapa de venta de mariscos, ubicada en el ejido Zavaneta, cerca de la cabecera municipal de San Juan Evangelista, donde fueron sorprendidos por sujetos armados.
Las víctimas fueron el empleado municipal, de la Dirección de Alumbrado Público, Joaquín Molina Domínguez; Gabino Santiago Tadeo, alias “El Gabinito” y el propietario de la palapa, Jorge Alberto Domínguez, mejor conocido como “El Paye”, quien se dedicaba a la venta de mariscos.
En Xalapa, habitantes de la colonia Lomas de Santa Fe o Casas Homex descubrieron a una persona asesinada en el bulevar Santa Fe, esquina con Santa Bárbara. Más tarde, en un lote baldío de la colonia Xoloxtla, fue localizado el cuerpo de un hombre, con huellas de violencia y un balazo. Un tercer hombre muerto, de entre 30 y 40 años de edad, fue localizado en un terreno baldío, de la colonia Rebombeo de Las Ánimas.
El 25 de febrero cuatro hombres ejecutados fueron encontrados en un paraje próximo al rancho “Los Coyoles”, en la carretera a Tlapacoyan-San José Acateno, Puebla, donde fueron hallados por habitantes de la zona, semidesnudos, maniatados, con los ojos vendados, golpeados y con el “tiro de gracia”.
Las víctimas fueron el taxista de Martínez de la Torre, Félix Antonio Hernández Ventura, alias “El Aceite”, de 46 años, con domicilio en Martínez de la Torre, y cuyo taxi apareció calcinado en una localidad del municipio de Jalacingo. Los demás ejecutados fueron Dimas Norberto "N", Emilio "N" y Alberto "N" quienes aparentemente también fueron privados de la libertad el 21 de febrero y luego tirados en San José Acateno, Puebla.
Otra ejecución múltiple fue el 2 de marzo, en la región Xalapa-Coatepec; una mujer apareció maniatada a orillas de la carretera Las Trancas-Coatepec, mientras que los dos hombres fueron encontrados en un automóvil, en el bulevar Xalapa-Coatepec, cerca de la entrada a Pacho Viejo.



Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.