cargando

En twitter:

Diario de un reportero
Lunes 28 enero, 2019

Congreso izquierdoso...

59 días que han estremecido a Veracruz
•Encaramada Cuitlamanía en el potro salvaje de la inseguridad y la impunidad
•Síndrome de Montesori en palacio donde sólo rige el día con día, improvisando
•La SEDECO, concesionada seis años al senador y ex priista, Ricardo Ahued Bardahuil



La Cuitlamanía lleva 59 días encaramada en el potro salvaje de la inseguridad. Y de la impunidad, las hermanitas gemelas de la incertidumbre y la zozobra en un Veracruz devastado.
Y en un balance de los primeros casi dos meses, camino a los tradicionales Cien Días, cien días que están cimbrando a los 8 millones de habitantes de la tierra jarocha, el politólogo Ramón Benítez hace un balance.
Por ejemplo, Cuitláhuac, dice, es una mala copia, copia barata de AMLO, el presidente.
Cuitláhuac, por ejemplo, copia todo lo que dice AMLO, incluso, hasta los gestos, y el resultado es que está cuajando el desencanto social, pues en contraparte, ninguna obra pública ha anunciado el gobernador, y solo se achica él mismo a cortar el listón de callecitas reencarpetadas.
En la cancha política de Xalapa, por ejemplo, la fama pública de que Cuitláhuac es un hombre flojo que inicia su vida a las diez de la mañana cuando miles de obreros han entrado a la-->

Luis Velázquez

fábrica a las 7 de la mañana y miles de estudiantes ya tienen tres horas de clase.
Y lo peor, comienza su vida a base de puros tuitazos, tipo Donald Trump, tuitazos para destruir el mundo.
Incluso, el góber se ha entrampado en el síndrome de Montessori, y cuya esencia es el niño que en el día con día improvisa para hacer y deshacer.
Cuitláhuac es el góber que cada día va improvisando sin una brújula política, social, económica, educativa, de salud, de seguridad, de procuración de justicia y desarrollo humano.
De acuerdo con los teóricos en todo gobierno hay una curva de aprendizaje que entre más pronto se cubra mejor para la población.
Y en el caso, la curva de aprendizaje ha entrado a una ruleta rusa, sin ton ni son, y con rasgos característicos que la identifican.
Una de ellas, la ingenuidad de exponerse en el caso de Chinameca, la población indígena enervada, y la ingenuidad de embellecer Xalapa cortando el listón de callecitas arregladas, y de ñapa, declaradas la obra pública más extraordinaria de la Cuitlamanía.

CUATISMO EN PALACIO

La secretaría de Desarrollo Económico, SEDECO, es clave para el despegue económico y social de Veracruz.
Y más, en una entidad federativa donde uno de cada tres jefes de familia llevan el itacate y la torta a casa con el ingreso del changarro en la vía pública y en donde hay un millón de paisanos como migrantes sin papeles en Estados Unidos y en el campo agrícola del Valle de San Quintín.
Y en contraparte, la titularidad de la SEDECO fue concedida al senador Ricardo Ahued Bardahuil, aquel que en un twitter se declaró soldado leal y fiel de Cuitláhuac luego de que en las anónimas redes sociales publicaran que soñaba con quedarse con la silla del palacio ahora cuando el góber fue llamado a un cargo en el gabinete federal con AMLO.
Y sorpresas que da la vida, Ricardo Ahued impuso, primero, como titular de la SEDECO, a su incondicional, Ernesto Pérez Astorga (de la oficina empresarial a la oficina pública donde el interés social ha de prevalecer) y como subsecretario, al fin su parcela, a Enrique Nachón García Villegas, ex panista, exduartista, exyunista, y ahora morenista, todo, quizá, acaso, porque Nachón es sobrino de Olga Sánchez Cordero, la secretaria de Gobernación de AMLO.
Además, impuso como directora Administrativa a Cecilia Coronel, la hija del doctor Pedro Coronel, ex alcalde de Xalapa en 1970, y que fue su tesorera municipal en el Ayuntamiento.
Es decir, el cuatismo y el nepotismo en su dimensión estelar.
Cuatismo, por ejemplo, que luego de la amenaza de Cuitláhuac García de retirar las casetas de La Antigua y Plan del Río en la autopista de Veracruz a Xalapa, el revire, pues ambas casetas fueron concesionadas por treinta años más a la empresa ACCSA, cuyos dueños son los Ruiz Anitúa y Carlos Nachón García Villegas, hermano de Enrique, el subsecretario de Desarrollo Económico.

DEMASIADOS RESBALONES EN TAN POCO TIEMPO

Focos rojos en la Cuitlamanía que encendieron la mecha popular:
Uno. La bancada de la izquierda en la LXV Legislatura, MORENA, PT y PES, fracturada. Y lo peor, desde hace tres meses, incapaz de tumbar al Fiscal Jorge Wínckler Ortiz, evidenciando al gobernador.
Lo peor:
Son 29 diputados de la izquierda y la panista Marijose Gamboa los ha sulfurado.
Ningún parlamentario capaz de bloquearla en su palabra, en su discurso y en su bombardeo en la tribuna y en la declaración mediática.
Claro, en votación, la izquierda gana, pero en la sensación social Gamboa Torales los descarrila.
Y en contraparte, cosas ridículas de la vida:
Días después de que AMLO publicita la Cartilla Moral del escritor Alfonso Reyes, la Contralora de la Cuitlamanía “se desgarra las vestiduras” anunciando el Código de Etica para los servidores públicos de Veracruz.
¡Vaya ocurrencias!
Dos. El desconocimiento del deber legal de los líderes de la izquierda en el Palacio Legislativo. Cuatro secretarios del gabinete legal, por ejemplo, tomando posesión sin la dispensa del Congreso, pues son originarios de otras entidades federativas y la Constitución Política local exige su nacimiento aquí.
Incluso, los diputados locales del PAN entraron al reality-show de los juicios políticos y han llevado al cuarteto de secretarios a la denuncia.
En todo caso, si hubo dispensa fue de manera tardía, ahogado el niño.
Tres. En varias ciudades de Veracruz hubo un paro de autobuses urbanos reclamando un aumento en las tarifas.
Miles de ciudadanos fueron dañados en su tarea laboral y estudiantil, sobre todo, los pobres y los pobres entre los pobres.
Y la Cuitlamanía reaccionó un día después, además, por la vía mediática.
Lo peor, una fallida política de comunicación social a los gobernados para orientar y reorientar posturas.
Cuatro. En la percepción ciudadana priva la versión de que la Cuitlamanía apuesta a que Papá AMLO resuelva los graves pendientes sociales.
Según el politólogo Ramón Benítez, así sucede cuando un hombre de 50 años, solterón, vive con sus padres, pues está habituado a que los padres le solucionen todos los pendientes como si fuera un puberto.

LA VIDA PRENDIDA CON ALFILERES

El peor pendiente social es la inseguridad. La vida prendida con alfileres. Nadie está seguro. Nadie puede cantar victoria, así tenga escoltas y guardaespaldas.
El caso más dramático está en Coatzacoalcos. Además, indicativo. Allá la población se ha sublevado. Está organizada. Plantones, marchas ante el palacio municipal, el alcalde, de MORENA, pertrechado en su oficina, rehuyendo su responsabilidad casi catorce meses después de tomar posesión.
El peor infierno, y de ñapa, el edil “lavándose las manos” que Poncio Pilatos se quedó chiquito.
Y de postre, el gobernador defendiendo al secretario de Seguridad Pública e inculpando al Fiscal Jorge Wínckler de la ola de violencia bajo el argumento infantil de que los malosos han crecido al castigo por tanta impunidad.

VERACRUZ, EN LA INDIGNACIÓN SOCIAL

Casi dos meses después, el nombramiento de los trece magistrados del Tribunal Superior de Justicia, TSJ, en el limbo.
Y tanto tiempo diluido en la nada significa que por ningún lado interesa a Cuitláhuac, con todo y el famoso video publicado en el periódico Reforma y que permitiera al diputado presidente de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura, José Manuel Pozos Castro, asegurar que en el palacio de Cuitláhuac hay demonios, traidores y desleales, la peor fauna política del mundo.
Tampoco le interesa, claro, los jubilados en el Instituto de Pensiones, donde un montón de trabajadores han solicitado su pensión y nadie les pela, quizá, porque en nombre de la austeridad republicana la Cuitlamanía quiere ahorrarse unos centavitos aun cuando orille a la indignación social.
Es más, hay en el IPE un montón de solicitudes de viudas de pensionados esperando el beneficio y a quienes nadie pela.
Y lo peor:
Las solicitudes fueron planteadas en la yunicidad y como el ex director, Hilario Barcelata, las cabeceara y bateara, el asunto bien serviría para despotricar contra el bienio azul.

LOCALISMO EMPOBRECEDOR

La Cuitlamanía sigue en el localismo empobrecedor del que hablaba el priista José López Portillo.
El mundo del gobernador es Xalapa, su centro de operaciones para todo.
Y el resto de Veracruz, les vale, a excepción de una que otro girita por ahí, rapidita y furiosa.
Incluso, tan desconocen la geografía local que en la campaña electoral del año anterior, Ricardo Ahued Bardahuil contaba que cuando se lanzaban al interior de Veracruz solían perderse.
59 días después, el potro salvaje de la inseguridad que estremece a la Cuitlamanía ha desembocado en un tsunami social.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.