cargando

En twitter:

Barandal
Sábado 12 enero, 2019

Veracruz, descarrilado

•Cuitlamanía pide tregua
•Frenética orgía de sangre

ESCALERAS: Veracruz se desmorona entre la inseguridad, la zozobra y la incertidumbre y el secretario de Seguridad Pública está enviando cabilderos a los medios solicitando una tregua ante la ola de violencia desatada, en primera instancia, por los carteles y cartelitos mostrando el puño y el músculo a la Cuitlamanía, y en segunda, por la delincuencia común y que también "alborota la gallera".

Luis Velázquez

Hacia el día número 40 del primer gobierno de la izquierda en Veracruz, 170 muertos, 23 feminicidios y 38 secuestros.
Y lo más grave, cada vez los malandros apuestan a la saña y la barbarie como estrategia de la guerra de Estados Unidos en Vietnam y la guerra de Independencia en que colgaban los cadáveres de los árboles a orilla de la carretera y los caminos para intimidar a la población.
Por ejemplo:
La mujer incendiada en Ixhuatán de los Reyes, cuyo cuerpo quedó tan carbonizado que era irreconocible.
El hombre ejecutado en Amatlán, y de igual manera que en la yunicidad y el duartazgo, tirado el cadáver en medio de los cañaverales, y en donde los pozos artesanos de agua dados de baja han sido convertidos en cementerios clandestinos de los malososo.
Los seis miembros de una familia secuestrados en Naranjal, sustraídos de su vivienda.
Y luego del asalto a unos comensales en un restaurante de Coatzacoalcocos y de los pasajeros de un autobús en la ruta de Los Tuxtlas, un salón de belleza asaltado en Córdoba, y en donde el reportero Julián Ramos Hernández, conocido como "La tía Justa", fallido candidato a un puesto de elección popular, también fue despojado de su cartera, su celular y sus joyas.
La vida en Veracruz, entre la saña y la barbarie.
Y lo peor, la expresa incapacidad del secretario de Seguridad Pública, responsable número uno del Estado de Derecho, cuya mística es garantizar la seguridad en la vida y en los bienes, y la notoria incapacidad del Fiscal, atrincherado en su palacio de justicia, pitorreándose de la Cuitlamanía que teniendo todo el aparato gubernamental de su lado ni cosquillas le hacen con su intento de destitución.
La vida cotidiana, un infierno.
Un infierno llamado Veracruz.

PASAMANOS: Una niña de doce años fue asesinada en Santa Ana Aztacan.
Tres jóvenes fueron ejecutados en Atzalan y abandonados sus cadáveres en despoblado donde los coyotes y zopilotes se los tragaban, festín carnívoro.
Una chica, con un hijo, secuestrada en Naranjos y asesinada en Tancoco cuando su madre declaró a los malandros su incapacidad económica para pagar el rescate.
Ahora, en Ixhuacán de los Reyes, una mujer calcinada.
Fue el martes 8 de enero según describe el reportero Antonio Osorio Ojeda.
La señora, de entre 25 y 30 años. Su cuerpo, carbonizado.
Hacia las 8:30 horas, unos vecinos caminando del poblado de de Tlaltetela a Texiatla, descubrieron el cadáver.
Nunca pudo trascender el nombre del lugar donde fue quemada. Tampoco su identidad. Menos su origen, su familia, una pista.
En los dedos de las manos solo tenía unos anillos baratos.
El cuerpo, boca abajo, con los brazos extendidos, cien por ciento carbonizada.
La mujer número veinticinco asesinada en los cuarenta días de la Cuitlamanía que más bien parece convertida en Cuitlamiña y que describiría el rincón más alejado, sórdido y siniestro del infierno.

CORREDORES: Cada vez, el decibel de violencia se recrudece. Ninguna tregua de los malandros.
El martes 8, por ejemplo, el asalto al salón de belleza "Williams Doblón Salón", de la avenida 5, en pleno centro de la ciudad de Córdoba, el colmo entre los colmos.
Abierta, clara y directa provocación a la secretaría de Seguridad Pública con una policía que está con los dedos cruzados esperando que el día 15 del mes en curso, el gobernador les cumpla el aumento salarial ofrecido el 20 de diciembre de 2018, con todo y se trate, digamos, de "un aumento escalonado", a cambio de que se capacite.
Con el botín en las manos, los malosos huyeron con destino a la colonia San José, de Córdoba, la ciudad número dos, luego de Coatzacoalcos, presa de la delincuencia organizada y común.
Ninguna pista dejaron. Se esfumaron en medio de la impunidad, luego del fracaso policiaco.
Y como dice el teórico secretario General de Gobierno, a mayor inseguridad (tarea de Hugo Gutiérrez Maldonado, SSP) y a mayor impunidad (tarea del Fiscal Jorge Wínckler Ortiz) los malandros se crecen y se vuelven invencibles, inderrotables, jefes de jefes del Estado Delincuencial, en muchos pueblos de Veracruz, Estados de Sitio.

BALAUSTRES: La vida social en Veracruz está podrida. Nadie puede cantar victoria de haberla librado. Nadie puede pasearse con tranquilidad como "en la noche tibia y callada" de Agustín Lara. A la vuelta de la esquina, las horas del día y de la noche son sórdidas y siniestras. El peor de los mundos.
El peor de los mundos fue, por ejemplo, para los seis integrantes de una familia, entre ellos dos mujeres y un menor (es decir, la población civil en su más alta dimensión humana) plagiados en el municipio de Naranjal a principio de semana, y aun cuando horas después fueron liberados, la realidad es que mientras el atropello a los más elementales derechos humanos sucedían, la tropa policiaca con su comandante al frente repartían juguetes por ahí, reyes magos vestidos de polis.
Las víctimas, una mujer de 35 años. Otra, de 25. Y unos hombres de 25, 22 y 20 años. Y un menor de edad, de 16 años.
Y como siempre, siempre, siempre, el boletín oficial gritoneando que la policía investigará hasta, ajá, desenmascarar a los malosos.
Mientras tanto, el secretario de Seguridad Pública envía a sus cabilderos y asesores de prensa y/ lobistas políticos y sociales a los medios, incluso páginas digitales, para que le bajen el tono, digamos, a las notas sobre la violencia.
Día 40 de la Cuitlamanía, 170 asesinatos. Día 39, 166. Día 38, 155 muertos. Día 36, 151. Día 35, 149. Día 34, 144 muertos. Etcétera, etcétera, etcétera.
¿Cómo, de qué manera una tregua cuando la población está expuesta a un secuestro, a una desaparición, a un asesinato, a un feminicidio, a una fosa clandestina?
La vida, un infierno.
Mientras, los diputados de MORENA, Adriana Paola Linares Capitanachi (Poza Rica) y José Manuel Pozos Castro (Tuxpan), denunciando que los medios presionan al gobernador y al titular de la SSP como si, digamos, un gobernador y un secretario "con pistola al cincho" pudieran ser presionados por un reportero o una casa editorial.
Enrique Peña Nieto oficializó su gran descubrimiento de que "los medios nunca aplauden", pero al mismo tiempo pretendió suprimir la página policiaca de los periódicos del país y fracasó en el intento, incluso, hasta con órdenes a los gobernadores.
Los medios dejarán de publicar la nota roja cuando el Estado de Derecho esté garantizado.
En tanto, imparable la orgía de sangre y el volcán social erupcionando muertos, ni modo de tapar la realidad con un dedo.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.