cargando

En twitter:

Viernes 04 enero, 2019

Veracruz, infierno feminicida

•En el primer mes de Cuitlamanía, diecinueve mujeres ultimadas en Veracruz

•Mujeres adultas, jóvenes, adolescentes y niñas, arrastradas por la “ola criminal”

•Entre la diversidad de víctimas en varios casos figura el nombre de “Itzel”

•Ocho años, con Javier Duarte y Yunes, comenzó el tsunami feminicida. Una historia jamás escrita/ PorANTONIO OSORIO OJEDA/Fotos: YERANIA ROLÓN

  • Hugo Gutiérrez. Primer filtro en seguridad

  • Jorge Wínckler. Primer filtro en justicia

En el mes de diciembre del 2018, el primero del nuevo gobierno, en el estado de Veracruz se registraron cerca de 20 homicidios de mujeres, principalmente jóvenes, estudiantes y profesionistas, con sueños y aspiraciones; también murieron mujeres adultas, amas de casa, madres de familia, así como niñas y hasta una bebé. Durante el fin de año, la violencia contra las mujeres siguió y se acentuó, a un mayor ritmo que en las dos administraciones anteriores, la de Miguel Ángel Yunes Linares y Javier Duarte de Ochoa.
Un estallido social se generó en el mandato del ex priista Javier Duarte, con casos como el de Abigail, una estudiante de Córdoba, asesinada por su vecino, en el 2014; luego, en la administración del panista Miguel Ángel Yunes Linares, con las hermanas Nefertiti y Grecia, asesinadas por policías, en Río Blanco, o con Valeria Medel, la hija de la diputada federal de Morena, por Minatitlán, Carmen Medel, y en lo que va de la administración del morenista Cuitláhuac García, con la ejecución de la hija de una empresaria de Naranjos, que no pudo pagar el rescate, o la de una joven activista y amante de los animales, en el puerto de Veracruz.
En un mes, se mantuvo tan alta la incidencia criminal hacia las mujeres, a tal grado que entre la diversidad de los casos -como si se tratara de una burla del destino-, concidieron los hombres de algunas víctimas: el de una niña asesinada junto con su familia en la zona centro; el de una chica desaparecida y encontrada en estado de descomposición, y el de otra joven, hija de una empresaria, ejecutada al norte de la entidad. “Itzel”, fue mismo nombre, por la misma causa, muertes violentas, que invadió la mente de los ciudadanos y de usuarios de las redes sociales, unidos por la condena generalizada.
Los crímenes de mujeres se siguen dando a todas horas y en cualquier parte, a pesar de las acciones preventivas que han implementado los gobiernos federal, estatal y municipal; a pesar del incremento de las estrategias de seguridad; a pesar las alertas de género emitidas por el gobierno federal para Veracruz, así como en al menos 11 municipios de la entidad.
“Feminicidio” se llama al homicidio de una mujer, dada su condición de ser mujer, cometido por un hombre, por motivos misóginos y sexistas, por lo que las autoridades no clasifican como tal todas las muertes violentas de mujeres.
Entre los casos más graves que ocurrieron en Veracruz, durante el primer mes del nuevo gobierno, figuran el de una joven, que tras más de un mes de haber sido secuestrada, fue ejecutada y abandonada en un camino vecinal, entre los municipios de Tancoco y Naranjos, después de que su madre, una empresaria ferretera, no lograra conseguir el dinero para pagar su rescate. Ese mismo día, por si fuera poco, otra mujer fue asesinada a puñaladas, en el municipio de Mecatlán.
Además, dos amas de casa, asesinadas por sus parejas en Tierra Blanca y Papantla. También, una estudiante, menor de edad, que falleció en hospital de Poza Rica, luego de haber sido violada por varios sujetos, en el municipio de Zozocolco.
Asimismo, en Atzacan, en la región de Orizaba, tres mujeres -entre ellas una niña de 13 años- perdieron la vida, en un ataque armado que en total dejó cinco víctimas.
Otro feminicidio fue de una mesera de Córdoba, que el primer día de diciembre fue ejecutada, descuartizada y embolsada, para luego ser arrojada en la carretera federal Córdoba-Veracruz, en el municipio de Yanga.

SAMANTHA, LA JOVEN QUE FUE DESCUARTIZADA Y EMBOLSADA EN YANGA

La mañana del 1 de diciembre, el cuerpo de la mesera Samantha Aparicio Alvarado, de 25 años y con domicilio en Córdoba, apareció descuartizado y embolsado en el municipio de Yanga. La “ola” de violencia le dio así la bienvenida al nuevo gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez.
Dos bolsas de plástico, negras, con los restos de Samantha fueron encontradas por vecinos junto a la caseta de la parada de autobuses de la localidad Palmillas, en el municipio de Yanga.
Horas después, se conoció que los restos eran de la mesera, que trabajaba en el bar “Tropicana” de Córdoba, y que días antes había sido reportada como desaparecida.
Samantha tenía un hermano al que quería mucho, y una hija de 7 años que, según ella, era lo que le daba la alegría de vivir cada día.
En su muro de Facebook, la joven publicaba fotografías de ella y su familia, y además escribía frases que le servían de reflexión para salir adelante en los problemas que enfrentaba cada día.
Este feminicidio también causó indignación de familiares y amigos de la joven, quienes condenaron el crimen, del que hasta el momento las autoridades no han tenido avances en las investigaciones.

EN ZOZOCOLCO, FUE ASESINADA UNA ADOLESCENTE

En el municipio de Zozocolco, una estudiante falleció el 8 de diciembre en el hospital de Poza Rica, luego de que fuera violada y presuntamente apuñalada por varios sujetos.
Primero, la víctima, de identidad reservada, ingresó al hospital "Luis Buil Belengueren" de Papantla donde, según su familia, no recibió la atención médica adecuada y fue dada de alta. Horas después, debido a complicaciones en su salud, la menor fue llevada al hospital de Poza Rica, donde murió.
De acuerdo con la asesora de la Casa de la Mujer Indígena, Marina Hernández, el padre de la menor denunció que al solicitar el expediente clínico de su hija, en el hospital de Papantla, no se lo entregaron por la ausencia del director, y el caso fue denunciado ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a fin de que este organismo interviniera en el asunto por supuesta negligencia médica.
El 18 de diciembre, el nuevo secretario de Salud en la entidad, Roberto Ramos Alor, despidió al director del hospital de Papantla, Gustavo Lacayo Méndez, por la presunta negligencia que sufrió la víctima.

MATAN A SUS ESPOSAS, EN PAPANTLA Y TIERRA BLANCA; DETIENEN A UNO

En algunos casos, los homicidios de mujeres también se han dado hacia el interior de la familia, principalmente a manos de sus parejas, de los cuales al menos uno fue detenido por la Policía y se encuentra sujeto a proceso por el crimen que cometió.
El 2 de diciembre, en el poblado Las Charcas, municipio de Tierra Blanca, un hombre de 73 años mató a su pareja de un escopetazo y luego se suicidó.
Coral Ruiz Molina, de 29 años, se encontraba en su casa cuando llegó su esposo, Epigmenio Avendaño Ochoa, de 73 años, quien aparentemente por problemas personales la mató de un escopetazo y luego se disparó, en un hecho que conmovió a familiares y vecinos.
En Papantla, el 8 de diciembre, Graciela Pérez Bernabé, quien tenía 23 años, fue asesinada de varias puñaladas, por su marido, tras discutir por problemas personales.
El responsable, Magdaleno Núñez Castillo, escapó, pero horas después fue capturado por la Policía en la central de autobuses de Martínez de la Torre, cuando pretendía viajar hacia Gutiérrez Zamora para esconderse. La familia de la víctima dijo que la pareja había llegado de Reynosa, Tamaulipas, pero al reñir por problemas personales, el hombre asesinó a la joven.

EN ÁLAMO, HALLARON PUTREFACTA A KAREN ITZEL

En una parcela del municipio de Álamo, el 7 de diciembre fue el localizado el cuerpo de Karen Itzel Mejía Cruz, de 19 años, quien vivía en la calle 16 de Septiembre, en el municipio de Álamo, donde se había extraviado el 30 de noviembre.
El cuerpo de la encontraba en estado de descomposición y descarnado, en una parcela del ejido Raudal Nuevo. Por la vestimenta y sus características, la víctima resultó ser la joven que había sido reportada como desaparecida.
Autoridades de la Subunidad de Investigación adscrita a la Fiscalía de Álamo tomaron conocimiento del hallazgo e iniciaron las investigaciones para tratar de esclarecer el crimen.

MATAN A GUATEMALTECA EN RODRÍGUEZ CLARA

La madrugada del 8 de diciembre, en la carretera federal Rodríguez Clara-Sayula, un grupo de migrantes fueron atacados a balazos, supuestamente por elementos de la Policía Municipal, dejando a una mujer de origen guatemalteca muerta y a otras cuatro personas heridas, entre ellas un menor.
María Herlinda Ruíz Teperia, de 28 años, originaria de Cabulco, Guatemala, fue la mujer que quedó tirada en un camino de terracería, donde falleció.
Los hechos ocurrieron cuando los centroamericanos viajaban en un vehículo, por la carretera federal Rodríguez Clara-Sayula de Alemán y a la altura de la desviación al poblado Ojo de Agua fueron baleados aparentemente por policías municipales, según la versión que posteriormente dieron algunos de los sobrevivientes.
*Matan a niña, junto con su madre y abuela.
Cinco días después tres mujeres más, entre ellas una niña de 13 años, fueron asesinadas en el municipio de Atzacan, en la zona centro de la entidad.
La tarde del 13 de diciembre se registró un ataque armado en una casa, en la colonia Revolución, del municipio referido, donde en total murieron cinco integrantes de una familia.
En una vivienda ubicada a orillas de la carretera principal, sujetos armados asesinaron a la niña Blanca Itzel Morales Romero, de 13 años, junto con sus padres Alfredo Morales González y Maribel Romero Vázquez, de 32 y 27 años, respectivamente.
Ya por la madrugada del día 14, en el Hospital Regional de Río Blanco, perdieron la vida Elia Alicia Romero Vázquez, de 38 años, y Sebastián Morales Flores, de 22 años.
Blanca Itzel, era una niña destacada en sus estudios, pues por sus buenas calificaciones formaba parte de la escolta, como abanderada, pero además tenía una beca de excelencia.
De acuerdo con testimonios, debido a supuestas agresiones del abuelo materno, que andaba ebrio, la niña y el resto de sus familiares se habían salido de su casa, para resguardarse en la vivienda de la abuela paterna, donde estaban cuando llegaron sujetos armados que les dispararon.
Aparentemente, las víctimas fueron ejecutadas por estar en una casa donde otras personas presuntamente vendían combustible de manera clandestina.

EN TANCOCO, SECUESTADORES EJECUTARON A HIJA DE EMPRESARIA

Itzel Mar Betancourt era una joven alegre, madre de familia, hija de una empresaria ferretera del municipio de Naranjos, pero fue secuestrada y un mes después apareció ejecutada en un camino vecinal, en los límites de Naranjos y Tancoco.
Itzel Mar, de 26 años, era hija de la empresaria Gabriela Mar Betancourt, dueña de la ferretería “Materiales Chinampa”; había sido secuestrada el 8 de noviembre, en el centro de la colonia Las Delicias, cuando acudió a recoger a su hijo a la escuela.
La mañana del 15 de diciembre, fue encontrada ejecutada, maniatada y vendada de la cara, con dos impactos de bala en la cabeza; estaba en posición fetal, a orillas del camino de terracería que conduce del poblado El Águila a El Bajío, perteneciente al municipio de Tancoco. Ese día, su madre publicó en las redes sociales un mensaje en el cual le pidió perdón porque no pudo pagar su rescate.
El crimen causó indignación de familiares, conocidos y de la sociedad en general, luego de que a través de las redes sociales inicialmente la madre de la víctima diera a conocer el plagio y luego, tras el desenlace fatal, le pidiera perdón a su hija en un mensaje que los medios de comunicación calificaron como desgarrador. “Perdóname hija, porque no trabajé lo suficiente para poder pagar tu rescate y te dieron muerte. Hija te amo, descansa en paz Itzel Mar. Perdóname por no haber tenido suficiente dinero para pagar. Un beso mi amor. Dios te reciba con los brazos abiertos y tu papi Ramón Mar te ayude a llegar al Reino de los Cielos”.
Luego de que la empresaria publicara el mensaje en Facebook, recibió diversos comentarios de solidaridad y de enérgica condena por el crimen.
Días antes, la mujer había pedido a la Virgen de Guadalupe que le hiciera el milagro de volver a tener a su hija: “Te amo nena hermosa Itzel Mar, deseando pronto verte, abrazando a Ivancito Martínez. Me duele mucho ver que está en la ventana queriendo ver tu regreso. Y cuando llega la noche decirme ¿ya mero viene mi mamá Itzel?”.
El 30 de abril, la hoy finada publicó en su muro de Facebook una fotografía en la que aparece con su hijo, y comentó lo siguiente “A lo largo de mi vida he experimentado muchos momentos de alegría, pero ninguno como verte crecer día a día. Inundaste de luz mi vida con solo mirarme a los ojos... te amo mi niño, feliz día”.
Sin embargo, en la cuenta de Facebook de la víctima, varias personas publicaron ofensas como respuesta a publicaciones que había hecho, provocando la reacción de sus amigos y seres queridos que la defendieron.
Ese mismo día, se registró otro feminicidio en el municipio de Mecatlán, donde una mujer de 25 años fue asesinada a golpes y a puñaladas en su casa, en la congregación Puxtla.
Los hechos ocurrieron durante la madrugada, cuando la hoy finada, Josefina Salazar Jiménez, se encontraba en su casa, donde fue atacada a puñaladas y golpeada con una varilla, por sujetos desconocidos. La madre de la mujer muerta, explicó que ella y otros familiares regresaban de la iglesia cuando encontraron a Josefina tirada y ensangrentada, y aunque pidieron ayuda nada pudieron hacer para reanimarla.
En ambos casos, aun cuando las autoridades iniciaron las investigaciones, hasta el momento no existen avances importantes para dar con los responsables.

MATA SUJETO A SU BEBÉ, EN CALCAHUALCO

La racha feminicida alcanzó a una bebé de un año y medio de edad, que el 15 de diciembre falleció en el hospital del IMSS de Córdoba, después de que fue atacada golpes por su padre, en el municipio de Calcahualco.
De acuerdo con reportes, la agresión fue el día anterior, cuando la pequeña fue dejada al cuidado de su progenitor, quien desesperado porque la niña no dejaba de llorar, la golpeó hasta silenciarla, provocándole heridas internas y fracturas en el tórax.
Ayudada por sus familiares, la madre, Dennis “N” trasladó al bebé al hospital del IMSS de Córdoba, donde a pesar de la atención que recibió por parte de médicos especialistas, falleció.
Personal de la Fiscalía fue informado del deceso y acudió al nosocomio para tomar conocimiento de los hechos e integrar una carpeta de investigación, a fin de esclarecer el asunto.

AURORA TAMBIÉN FUE ULTIMADA A BALAZOS, EN CHINAMPA DE GOROSTIZA

Otro caso fue el de una joven de 21 años asesinada a balazos por desconocidos, la tarde del 19 de diciembre, cuando manejaba una motoneta en calles de la colonia Naranjal, en el municipio de Chinampa de Gorostiza.
Aurora Rivera Casanova, y vivía en la calle Niños Héroes, de la referida colonia, hacia donde se dirigía, en una motoneta color rojo con negro, pero fue alcanzada por una camioneta, en la que viajaban dos sujetos, quienes le dispararon en al menos cinco ocasiones, dejándola tirada y muerta sobre una banqueta.
Las detonaciones alertaron a los vecinos, quienes de inmediato pidieron auxilio, por lo que al lugar llegaron policías estatales, pero a pesar de que buscaron a los criminales, no los encontraron.

MATAN A DUEÑA DE BAR EN SAN RAFAEL

El 23 de diciembre, en un bar, en la localidad El Faisán, en del municipio de San Rafael, una mujer fue asesinada a puñaladas por un sujeto, que fue detenido por los vecinos.
Los hechos ocurrieron cuando Leonor Nieto Contreras, de 43 años, se encontraba trabajando en el bar de su propiedad, denominado “El Rinconcito”, ubicado a orillas de la carretera estatal Santa María-El Chote. De pronto, llegó un sujeto identificado como Juan “N”, de 50 años, mismo que tras discutir con la fémina sacó un cuchillo y le asestó varias puñaladas, dejándola muerta.
*Asesinan a empleada del alcalde de Martínez de la Torre.
El 24 de diciembre tres personas, entre ellas una mujer, quienes eran empleados del presidente municipal, José de la Torre Sánchez, fueron asesinados a balazos, cuando viajaban en un automóvil en el centro de Martínez de la Torre; otra de las víctimas era también ex comandante municipal y escolta del munícipe.
La triple ejecución ocurrió cuando por el bulevar Luis Donado Colosio, circulaba un automóvil manejado por Rodolfo Pérez García, ex comandante municipal y actual encargado de la seguridad de los negocios del alcalde, quien iba acompañado de tres empleados de la tienda Abarrotes del Centro, entre ellos una mujer identificada como Marisol Aguilera Rojas.
Un grupo de sujetos que iban en dos vehículos que pretendieron asaltarlos, por lo que les dispararon y los dejaron muertos en la unidad.
*Matan a empleada de zapatería, en Acayucan.
El 25 de diciembre, en Acayucan fue asesinada una joven de 25 años, empleada de una zapatería, al ser atacada por sujetos desconocidos, presuntamente cuando se encontraba en la celebración de la Noche Buena. Autoridades señalaron que fue ultimada por su pareja.
Rocío Florentino Gómez, quien tenía 25 años, vivía en la calle Rébsamen esquina con el callejón Las Cartas, del barrio Villalta, en Acayucan, misma que trabajaba en una zapatería, y fue encontrada semidesnuda, con heridas producidas con arma punzocortante.
De acuerdo con los vecinos, la hoy finada vivía con su madre y su hijo, pero no se encontraban; asimismo, señalaron que la última vez que vieron a la joven fue con dos sujetos, uno de ellos había llegado a bordo de una motocicleta y otro en un taxi.
*Ejecutan a embarazada y a su esposo, en Martínez de la Torre.
La noche del 29 de diciembre, una mujer embarazada y su esposo fueron asesinados a balazos, en la colonia Guadalupe Victoria, de Martínez de la Torre.
Se trató de Ivón González Pérez y Manuel Antonio Paredes Benavides, quienes tenían 38 años, y habitaban en la calle Narciso Mendoza, de la citada colonia, donde fueron atacados.
El hombre era propietario de un taller de torno, donde laboraba para llevar el sustento diario. Su esposa, esperaba feliz la llegada de su hijo, cuando manos criminales les arrebataron la vida, sin que las autoridades lograran la detención del o los responsables.

ENCUENTRAN JOVEN ASESINADA, EN VERACRUZ

La noche del 30 de diciembre, cerca de un área de ejercicios, junto a la laguna Lagartos de la colonia Las Brisas, fue encontrada asesinada y con aparentes huellas de violencia la joven Mónica Cházaro M., de 32 años, quien se encontraba desaparecida. La joven amaba los animales y era activista que se unió al movimiento de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.
El hallazgo fue en la avenida Veracruz esquina con la calle Antonio Exome, cerca del Cecati 142, en colonia Brisas, del puerto de Veracruz, donde vecinos descubrieron el cuerpo boca debajo de la joven, que vestía pantalón de mezclilla, blusa negra y zapatos tenis. Tras el llamado de auxilio, al sitio arribaron paramédicos, quienes sólo confirmaron que la joven estaba muerta.
Reportes establecieron que el cuerpo presentó huellas de ahorcamiento, además de una herida de arma punzocortante en el tórax.
Mónica había desaparecido hora antes, e incluso a través de las redes sociales sus familiares y conocidos pidieron ayuda para tratar de localizarla.
El cuerpo de Mónica Cházaro fue reconocido preliminarmente por uno de sus vecinos, y más tarde fue trasladado a las instalaciones del Servicio de Medicina Forense (SEMEFO), mientras las autoridades iniciaron la carpeta de investigación UIPJ/DXVII/FESP2a/3232/2018, por feminicidio.
Este martes, el gobernador Cuitláhuac García, hizo un recorrido sorpresa, sin la prensa, por el lugar del homicidio, asegurando que habrá mayor vigilancia en esa zona, para evitar casos como el feminicidio de Mónica.

CON EL GOBIERNO DE JAVIER DUARTE EMPEZARON LOS FEMINICIDIOS

Entre los años 2012 y 2014, al menos 10 mujeres fueron asesinadas en municipios de la zona centro, algunas de ellas -según las autoridades- ultimadas a manos de asesinos seriales, quienes aparentemente fueron capturados; sin embargo, en otros casos nunca hubo detenciones.
Por ejemplo, el 22 de abril de 2012, en Córdoba, dos mujeres fueron asesinadas y calcinadas, en medio de un cañal que se ubica a orillas del camino vecinal que comunica a la colonia Los Electricistas, cerca del panteón municipal. Las víctimas, de entre 20 y 25 años, fueron encontradas por cortadores de caña y se presume que fueron estranguladas con agujetas. Uno de los cuerpos fue identificado como el de Jessica Morales García.
Ambas fueron interceptadas por dos individuos que viajaban en motocicletas, los cuales las sometieron y llevaron a los cañales, donde las golpearon, las violaron, y después las quemaron, según el expediente 568/2012.
Otra víctima fue Fernanda Paola Velázquez Martínez, de 15 años, de la colonia Santa Cruz Buenavista, quien el 3 de mayo de 2012, fue encontrada muerta, con medio cuerpo dentro de una bolsa, ultrajada y ahorcada, entre los surcos de un cañal, en Trapiche Viejo, cerca de la congregación La Toma, municipio de Amatlán. Un día antes, había ido con sus compañeros de la escuela a la feria de Amatlán, pero de regreso fue interceptada por desconocidos, quienes la sometieron, para introducirla a un cañal, donde la violaron, golpearon y estrangularon.
El 9 de agosto del mismo 2012, fue asesinada la sirvienta Lorena Tinoco Martínez, de 26 años, quien vivía en Naranjal, desde donde a diario viajaba a Córdoba, para trabajar en una casa del fraccionamiento Villa Verde.
Esa noche, cuando pasaba por el camino que conduce al panteón, para abordar su autobús, fue interceptada por sujetos desconocidos, que iban en una motocicleta, quienes la sometieron e introdujeron a un cañal para abusar de ella y posteriormente matarla. Su cuerpo fue localizado al día siguiente por sus familiares, quienes ya la andaban buscando, y exigieron justicia dentro del expediente 1092/2012.
El 18 de febrero del año 2014, se registró uno de los feminicidios más impactantes, el de una sexoservidora, menor de edad, que recibió 42 puñaladas a manos de un mesero de Huatusco, en un hotel de la ciudad de Orizaba. El agresor fue detenido y condenado a más de 20 años de prisión.
Los hechos se registraron en el hotel “Delicias”, en una habitación que alquiló Alberto Hernández Rico, alias “El Pollo”, mesero y campesino de 18 años, originario del municipio de Huatusco.
Cerca de la medianoche, el sujeto se metió a un cuarto en compañía de Alma Jenny Guzmán Olivares, de 17 años, quien era originaria de Cuitláhuac, pero vivía en Ixtaczoquitlán. Tras una riña, el sujeto la apuñaló hasta que se cansó.
El dueño del hotel, al oir los gritos de la mujer se acercó a la habitación, y al notar la puerta abierta, se asomó, observando a la joven en la cama herida y ensangrentada, por lo que de inmediato llamó a la Policía, así como a la ambulancia, pero los paramédicos no pudieron hacer nada para salvarla, ya que presentó al menos 42 heridas. El presunto feminicida, Alberto Hernández Rico, alias “El Pollo”, de 18 años, fue detenido y después fue sentenciado a más de 20 años de cárcel.
La racha de crímenes de mujeres, prosiguió el 11 de abril 2014, en la zona centro, con el asesinato del ama de casa Liliana Aguilar Sánchez, de 32 años, y que al igual que Lorena también era vecina de Naranjal; su cuerpo fue encontrado en el fondo de un pozo de más de 15 metros de profundidad, en el paraje conocido como “La Pochota”, ubicado entre Córdoba y Amatlán.
Esta ama de casa fue interceptada días antes por desconocidos, cuando viajaba en su Volkswagen de color verde, en el camino de terracería San Miguelito-La Pochota. Ella viajó de Naranjal a Córdoba, para dejar a su esposo en el ingenio San Miguelito. Tras haber sido despojada de su vehículo, fue golpeada y violada por dos motociclistas; aún con vida fue tirada al pozo, donde sus plagiarios también le arrojaron piedras, según la carpeta de investigación 1383/2014.
Asimismo, el 24 de febrero del 2014, ocurrió el doble crimen de la pareja formada por el mecánico Arturo Jácome Navarro, de 36 años, vecino de Jardines del Sur, e Isabel Flores Tepole, de 31 años, de la colonia Antorchista. Ellos desaparecieron un día antes y después fueron encontrados estrangulados con su ropa, indica la carpeta de investigación 684/2014; la pareja también fue interceptada y victimada por dos sujetos que viajaban en motocicleta. Meses después, el gobierno de Javier Duarte, con el entonces fiscal Luis Ángel Bravo Contreras, presentó a varios detenidos, presuntamente implicados en esos homicidios.
Un mes después, en Potrero Nuevo, Atoyac, fue asesinada Anahí López Flores, de 16 años, cuyo cuerpo apareció horas después en un predio, al respaldo de la comandancia municipal, con la ropa desgarrada y ya sin ojos. Por este caso, que causó indignación de familiares y conocidos de la menor, el 30 de diciembre de 2014 fue detenido el presunto responsable, un joven de 25 años, pareja sentimental de la menor, aun cuando sus familiares días antes negaron que tuviera alguna relación.
En Córdoba, la estudiante Abigail Bautista Luna, de 15 años, fue asesinada el 27 de junio del año 2014, antes de irse a la escuela; el crimen lo cometió su vecino, el albañil de nombre José Alfredo Tepepa García, de 42 años, quien fue buscado por las autoridades en varios municipios de la zona centro, mediante volantes donde se ofrecía una recompensa de 1 millón de pesos.
El 11 de octubre de ese año, una mujer ejecutada y en avanzado estado de putrefacción, fue encontrada en una vereda entre cañales en el kilómetro 41+500 de la carretera federal Córdoba-Veracruz, en el municipio de Cuitláhuac; presentaba al menos cinco disparos en varias partes del cuerpo.
Era una mujer de aproximadamente 35 años que estaba maniatada, vendada de la cara y en avanzado estado de descomposición, por lo que se determinó que al menos eran de dos a tres días los que llevaba muerta. Portaba un pantalón de mezclilla color azul y blusa café o blanca que le cubría el pecho, pero no tenía zapatos.
El año 2015 marcó la vida de más de 10 familias de la zona centro.
La “ola” de feminicidios que prosiguió en la administración duartista, en el año 2015, se llevó a mujeres adultas y jóvenes.
Ese año, se registraron asesinatos de mujeres en Córdoba, Fortín y Orizaba, y sus municipios aledaños como Cuitláhuac, Amatlán, Ixtaczoquitlán y Río Blanco, entre otros, donde sólo en algunos crímenes fueron aclarados, e incluso algunos responsables fueron detenidos y enviados al Centro de Reinserción Social, donde se encuentran en espera de ser sentenciados.
Las autoridades reconocieron que la mayoría de los casos sólo se investigaban durante 2 o 3 días posteriores a que ocurrían los crímenes, y luego los oficios de investigación eran archivados, ya que mientras se trabajaba en un asunto surgía otro caso y otros más, que requerían la atención del personal ministerial.
Hacia el segundo semestre del año, empezaron a agudizarse los crímenes de mujeres; por ejemplo el del 13 de julio, en el municipio de Cuitláhuac, el cuerpo de una mujer fue encontrado debajo de un puente, en el camino que comunica la comunidad El Cuajilote con la carretera federal a Veracruz.
Atada con las manos a la espalda y tras varios días en el fondo de un barranco, de unos 12 metros de profundidad, la víctima se hallaba en estado de descomposición.
Luego, en agosto, en Córdoba, la mesera Susana del Carmen Zaldívar Hernández, de 35 años, fue atacada a puñaladas y quedó grave, pero sobrevivió, en una vecindad de la avenida 10 entre calles 15 y 17, del barrio de San Miguel. El sujeto que la ultrajó y lesionó, también acuchilló y mató a su pareja, el herrero Julio Cesar Ricter García, de 45 años. Ambos, fueron encontrados maniatados, con lesiones en la cabeza, el pecho y las extremidades. Ese día, las autoridades presentaron a un sujeto como probable responsable de estos hechos.
El 10 de agosto de ese mismo año, otra mujer fue torturada y degollada, en unos cafetales y cañaverales de la congregación Manuel León, mejor conocida como San José de Gracia, del municipio de Amatlán de los Reyes.
Enmedio de una finca y los cañales, yacía tapado con hojarascas el cuerpo de María de Lourdes Martínez Sánchez, de 20 años, originaria y vecina de Cuitláhuac, la cual presentó golpes en la cabeza, espalda, los brazos y las piernas, pero también fue degollada.
Diez días después, fueron asesinadas a balazos la esposa y la madre del presidente de la Unión Cañera Independiente (UCI) del ingenio San José de Abajo, Jesús Espinoza Guzmán, quien también resultó herido tras el ataque a manos de desconocidos, en la localidad La Luz, en Cuitláhuac.
Guzmán Espinoza se encontraba en su casa, ubicada en el kilómetro 33 de la carretera federal Córdoba- Veracruz, en el poblado La Luz, donde fue atacado a balazos por desconocidos, quienes asesinaron a su esposa Miriam Morgado Espinosa y a su madre Rosalina Guzmán Trejo, de 27 y 70 años respectivamente.
Por si fuera poco, el 23 de agosto, en el fraccionamiento Los Encinos, del municipio de Fortín, fue asesinada de 15 puñaladas Marisol Merino Agustín, de 22 años.
El cuerpo de la fémina yacía en el interior de una vivienda, ubicada en la privada de la avenida 9 Oriente, entre calles 11 y 13, del referido lugar, donde fue hallado por su pareja, Abelardo Bello Báez, de 47 años, colaborador de Secretaría de Seguridad Pública y además miembro activo de la fundación priísta “Voces del Sol”, asentada en el mismo municipio.
El 31 de agosto, también se contabilizó el homicidio de una joven que fue arrojada a un pozo, en el ejido 20 de Noviembre.
Ya en septiembre, causaron expectación los homicidios de una sexoservidora, apuñalada en la colonia Santa Cruz Buenavista, y el de una joven comerciante de discos, asesinada cuando llegaba a su casa, de la colonia Los Filtros.
El último homicidio de ese año fue el de “Lola”, una mujer ex policía, quien dejó a dos hijos en la orfandad. El jueves 17 de diciembre de 2015, fue encontrada muerta la ex segunda comandante de la desaparecida Policía Municipal de Fortín, y quien también formara parte de la corporación de Córdoba, María Dolores Morales Capistrán, de 39 años, vecina de la colonia San Marcial, en la calzada Morelos, de Fortín.
“Lola”, se encontraba desaparecida desde una semana antes, y su cuerpo apareció tirado en un camino de terracería, entre cañales, que comunica del fraccionamiento Rinconada Los Arcos hacia la autopista. Tenía huellas de golpes y una herida de bala en la cabeza.

ENTRE 2017 Y 2018, CON GOBIERNO DE MIGUEL ÁNGEL YUNES, HUBO MÁS DE 300 HOMICIDIOS DE MUJERES

Durante el año 2018, segundo del gobierno yunista, se contabilizaron al menos 170 homicidios de mujeres en todo el estado, mientras que en el 2017 fueron alrededor de 157.
De acuerdo con la presidenta del Colectivo Feminista “Cihuatlahtolli”, Luz Reyes Huerta a nivel estatal las cifras fueron alarmantes, debido a que se contabilizaron alrededor de 170 mujeres asesinadas en el 2018, la mayoría con edades de entre 20 y 40 años.
Asimismo, recordó que el año pasado “cerramos con 157 homicidios de mujeres en el estado, de los cuales 105 fueron tipificados como feminicidios; de estas cifras, la zona Córdoba-Orizaba arroja alrededor del 30 por ciento”.
Tan sólo en diciembre pasado, aseguró, uno promedio de cinco mujeres fueron privadas de la vida en la región Córdoba-Orizaba, mientras que durante todo el año sumaron alrededor de 80 en la misma región, pero aclaró que es difícil que estos casos sean clasificados como feminicidios.
Por ello, propuso que las autoridades inicien las investigaciones partiendo del supuesto de que se trata de feminicidios y a partir de ahí ir descartando las posibilidades.
Lamentó que este delito se siga manteniendo a pesar de las dos alertas de género que existen para Veracruz. “Se habla de una cifra hoy, pero para mañana aumenta. Ahora sabemos que va desaparecer la Fiscalía Especializada en Atención de Mujeres y Trata de Personas a nivel federal, eso es otro indicador”, señaló.

EN EL 2017, TRES EDECANES APARECIERON SEPULTADAS EN FOSAS CLANDESTINAS

El abril del 2017, durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, tres edecanes de los municipios de Córdoba y Amatlán, desaparecieron y dos meses después aparecieron sepultadas en fosas clandestinas, en la región de Orizaba.
Las víctimas, habían salido de sus casas para buscar trabajo como edecanes en Puebla, pero en los días posteriores desaparecieron y meses después fueron encontradas sepultadas en el municipio de Santa Ana Atzacan.
Ellas eran Nancy Rodríguez Morales, Anahí González y Alma Kristell Rodríguez, de 26, 19 y 17 años de edad, respectivamente. Las primeras dos de Amatlán y la tercera de Córdoba.
En Amatlán, fue reportada como desaparecida Nancy "Lucy" Rodríguez Morales, de 26 años, con domicilio en la localidad Paraje Nuevo, quien al igual que sus compañeras, había salido hacia Orizaba para firmar un contrato y trabajar como edecán en el estado de Puebla.
El 30 de abril de ese año, la joven dejó de reportarse con sus familiares, ya no respondía su teléfono, ese día empezó el tormento para las familias. La última información que se tuvo de ellas fue que pasaron al centro comercial Plaza Valle, de Orizaba, donde dos de ellas se tomaron una "selfie".
Desde esa fecha, las tres empezaron a ser buscadas, pero sus familias ya no volvieron a saber de ellas hasta el 6 de julio del mismo año, cuando fueron encontradas sepultadas, en una fosa clandestina ubicada en el municipio de Santa Ana Atzacan.
Ese día, habitantes del poblado Huacapan detectaron que en un predio ubicado en las faldas del Cerro de Matlalapa, se percibían olores fétidos y tras descubrir restos humanos enterrados avisaron a las autoridades.
Tras el hallazgo, fueron exhumados restos humanos pertenecientes a tres cuerpos de mujeres, los cuales fueron analizados y cotejados con muestras de entrevistas "Ante Mortem" de personas reportadas como desaparecidas.
Más tarde, se confirmó que los cuerpos, ya en estado de descomposición, correspondían a las jóvenes que habían desaparecido, según las denuncias que previamente interpusieron los afectados ante la Fiscalía.
De inmediato fueron contactados los familiares de las víctimas, quienes acudieron a realizar la identificación oficial y posteriormente les fueron entregados los restos de las jovencitas.

NANCY, UNA CHICA CON SUEÑOS Y ASPIRACIONES, DEJÓ DOS HIJOS EN ORFANDAD

Nancy “Lucy” Rodríguez Morales, fue una de las edecanes que fueron asesinadas en la zona centro, dejando en la orfandad a sus 2 hijos, un niño y una niña, de 6 y 8 años de edad respectivamente.
De 26 años, era la mayor de cuatro hermanos, dos mujeres de 12 y 20 años, y un joven de aproximadamente 18 años, quien se fue a vivir a Cancún, Quintana Roo.
Nancy y sus hermanos nacieron en la localidad Paraje Nuevo, municipio de Amatlán de los Reyes, donde fueron criados por su madre Norma Morales Reyes. Posteriormente pasaron varios años viviendo en Córdoba, pero después retornaron a vivir al pueblo.
Se establecieron en la esquina que forman la avenida Adolfo López Mateos y la calle Vicente Guerrero, donde una vivienda de madera con láminas de zinc sirvió para acondicionar una pequeña fonda, con la cual su madre se ayudaba para mantenerlos con la venta de antojitos.
Nancy creció y educó a sus hijos, por quienes luchó hasta el último momento, incluso antes de irse los fue a visitar, o más bien a despedirse de ellos, a casa de su padre. Su abuela contó que siempre le pidió a su nieta que se cuidara y se alejara de la vida de glamour que llevaba, pero nunca quiso entender.

OTROS FEMINICIDIOS EN LA MISMA REGIÓN

Un año antes, el 2 julio del 2016, también en el municipio de Atzacan, fueron encontrados los cuerpos de dos jovencitas y un joven, ejecutados. Los cadáveres aparecieron en unos cañales cercanos de la localidad Novillero Chica, donde campesinos observaron que estaban maniatados y cubiertos del rostro.
Las mujeres fueron identificadas con las iniciales Y.S.C., de 14 años, y A.D.G.C, de 16, originarias de Nogales, mientras que el hombre fue reconocido con las iniciales I.R.E., de 17 años, vecino de Córdoba.
Se confirmó que los tres murieron degollados, y también presentaban el “tiro de gracia”, así como huellas de tortura. Las mujeres no fueron violadas, ya que tenían su vestimenta intacta.
El 19 de junio de 2017, en el municipio de Río Blanco, una mujer fue hallada muerta en los sótanos de la colonia Agraria.
Se trató de una mujer de aproximadamente 40 años, la cual vestía una blusa color marrón, pantalón negro y estaba descalza. La víctima presentaba huellas de tortura.
El cuerpo fue encontrado en un pastizal, boca abajo, con la blusa arremangada hasta la cabeza y con evidencia de golpes en la espalda.
Días después, en el municipio de Fortín, a orillas del camino que comunica de Fortín Viejo a la Barranca de San Miguel, cerca del balneario “El Corazón”, apareció muerta una mujer de aproximadamente 30 años, de tez clara y cabello negro, la cual vestía una blusa de manga larga color fiusha y un pantalón de mezclilla color azul.

EN LA ZONA CENTRO HUBO MÁS DE 15 ASESINATOS DE MUJERES, EN EL PRIMER SEMESTRE DE 2018

Unas 15 mujeres fueron asesinadas durante el primer semestre del año 2018 en municipios de la zona centro de la entidad, donde las autoridades prácticamente fueron rebasadas por la “ola” criminal, que se agudizó al menos en los últimos 6 años. Las muertes de mujeres, jóvenes y adultas provocaron la protesta de ciudadanos, de familias que a pesar de exigir justicia se quedaron con su dolor y con el miedo.
Por igual fueron ultimadas madres solteras, trabajadoras, jovencitas, pero también adultas que en distintas circunstancias fueron privadas de la vida, y de quienes hoy en día sólo sus familias se acuerdan, porque las autoridades parecieron haber archivado las investigaciones.
También están los homicidios de niñas y adolescentes, con sueños e ilusiones, estudiantes que tenían ganas de salir adelante, desarrollarse profesionalmente, estudiar una carrera para ayudar a la familia, pero les fue arrebatada la vida.
La historia reciente registra que los ataques contra las mujeres, cuya incidencia se ha mantenido en los últimos meses y años, empezó a agudizarse desde el año 2012; algunas de las víctimas fueron jovencitas violadas y asesinadas, cuyos cuerpos aparecieron maniatados y amordazados.
Para las familias de las mujeres lo único que existe es el dolor, aunque en la teoría se exprese que feminicidio es cuando una mujer es asesinada por su pareja o expareja, o donde la víctima tenga cualquier otra relación de subordinación; cuando se tengan evidencias de violencia sexual, así como mutilaciones de órganos, amenazas, maltrato físico como golpes, incomunicación o que el cuerpo sea expuesto.
En el 2018, el gobierno de la Yunicidad enfrentó feminicidios que se dieron casi de forma simultánea, que estremecieron a los habitantes, en municipios como Paso del Macho y Coscomatepec, en la zona centro, y en otras regiones del estado como en Tlapacoyan, donde motivados por el hartazgo, los ciudadanos salieron a protestar a las calles.
Tan sólo de enero a marzo de ese año, el Observatorio Universitario de Violencia contra las Mujeres, de la Universidad Veracruzana, contabilizó un total de 29 feminicidios en Veracruz, donde al menos 24 víctimas fueron arrojadas en la vía pública y el resto aparecieron en lugares cerrados.
Según el organismo, la zona centro de la entidad fue donde más casos ocurrieron en tres meses, ya que se registraron 13 feminicidios, mientras que en la zona sur fueron 10 y en el norte seis.
También, se informó que en la zona de Coatzacoalcos se detectó un repunte de los crímenes, o al menos así ocurrió con cuatro de los feminicidios.
Sobre la forma en la que fueron privadas de la vida las mujeres, se especificó que seis fueron asesinadas a balazos, otras seis con arma punzocortante, tres fueron ultimadas a golpes, dos más estranguladas y una quemada.

ALGUNOS DE LOS CASOS MÁS IMPACTANTES DEL 2018

El 10 de marzo del año pasado, en el municipio de Nogales, policías estatales abatieron a las hermanas Nefertiti y Grecia Camacho Martínez, de 16 y 14 años de edad respectivamente, junto con José Eduardo García Aguilera, de 19 años, a quien según los familiares de las menores, no conocían.
Nefertiti era una youtuber que en varios videos se mostraba alegre con sus seguidores, a quienes les dijo que uno de sus sueños era ser médico para trabajar en un hospital, con bata blanca, y ayudar a mucha gente.
Las hermanas, habían salido de su vivienda, ubicada en el fraccionamiento Villas de San Javier II, en la congregación Vicente Guerrero, en Río Blanco, ya que pretendían ir al cine, pero fueron asesinadas.
Familiares y conocidos de las jovencitas, denunciaron una presunta ejecución extrajudicial, aunque el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, informó que la Secretaría de Seguridad Pública había tenido un enfrentamiento con delincuentes, decomisando un vehículo y armas con reporte de robo. Asimismo, dijo que las víctimas eran integrantes de la banda de “El Cachorro”, y acusó a los medios de manipular una fotografía, donde presuntamente una de las menores aparecía sentada y con vida, junto a un policía, y posteriormente fue asesinada.
“Lo que sucedió es lo oficial, la Fiscalía ya tomó nota, no se basa en lo que dicen, sino en hechos, hubo un enfrentamiento, la SSP encontró a estas personas, las personas dispararon y los policías repelieron la agresión; es lamentable que mujeres jóvenes participen en la delincuencia organizada, está demostrado que las jóvenes pertenecían a las células criminales”, señaló el exgobernador.
Otro caso que indignó a la sociedad, ocurrió el 10 de junio del 2018, en los límites de los municipios de Coscomatepec y Calcahualco, donde fue localizado el cuerpo la estudiante de enfermería Anayeli Torres Morales, de 19 años, quien se encontraba desaparecida desde tres días antes; fue hallada muerta en el fondo de una barranca, cerca de un puente.
Ella estudiaba enfermería en la Universidad Politécnica de Huatusco, y vivía en Coscomatepec. Era una joven que pretendía de estudiar enfermería para ayudar a la gente pobre. Para eso, se valía de cualquier recurso, como vender antojitos en la escuela, donde llegaron a prohibirle la venta con argumentos de que afectaba a la cooperativa escolar.
Este feminicidio provocó la indignación de conocidos, amigos y vecinos de la joven, quienes condenaron los hechos y marcharon para exigir seguridad al Gobierno.
La tarde del 8 de junio, Anayeli Torres salió de su casa para ir a la de una amiga, en la calle Independencia y avenida Nicolás Bravo, en el centro de Coscomatepec, pero posteriormente ya no volvió, por lo que sus familiares empezaron a buscarla.
A través de las redes sociales, su familia, así como amigos de Coscomatepec y sus alrededores, pidieron ayuda para encontrarla, siendo dos días después, el 10 de junio, cuando apareció muerta.
La protesta no se hizo esperar y cientos de habitantes de Coscomatepec, entre ellos decenas de mujeres vestidas de blanco y niños portando globos del mismo color, así como pancartas, marcharon por el centro de la cabecera municipal hasta el Palacio, donde encararon al presidente municipal Serafín González Saavedra, quien inicialmente se negó a recibirlos.
Dos días después, en un limonar de la cabecera municipal de Tlapacoyan, fueron hallados los cuerpos de las jovencitas Yanín Bocarando Sánchez y su amiga Yenarri Bravo Reyes. Las dos eran madres solteras, Yanín tenía tres hijos, pero al separarse del padre de ellos, empezó a trabajar haciendo limpieza en casa de su hermana y lavando ropa para conseguir alimentos para sus hijos.
Junto con su amiga, con quien compartía penas y alegrías, planeó salir en busca de recursos, con la cosecha de litchi, pero ambas desaparecieron y posteriormente sus cuerpos fueron encontrados en un limonar, aunque Yanín no presentaba tantos golpes como su amiga.
Ante esos hechos, se registró una movilización, donde pobladores protestaron por el crimen de las mujeres y cerraron la carretera federal 129 Amozoc-Nautla.
Una semana antes, el 6 de junio, en las aguas del río Jamapa, a la altura del puente de Rincón Mariano, cerca del cruce conocido como Cuatro Caminos, en el municipio de Paso del Macho, apareció flotando y sin cabeza la joven Jennifer Pachuca Solís, de 22 años, quien era madre soltera de 2 niñas.
La joven había sido plagiada la noche anterior, al salir de un restaurante de mariscos, ubicado en el centro de la cabecera municipal y que es propiedad de un familiar del exalcalde Rafael Pacheco Molina.
Asimismo, en Córdoba, el 24 de mayo del mismo año, fue asesinada a balazos María Estefanía Ríos, de 24 años, conocida como "La Negra", cuando regresaba de haber ido a traer a sus hijos a la escuela.
En la esquina de la avenida 2 y calle 2, sujetos desconocidos que iban en una motocicleta, se le acercaron, le dispararon, y después huyeron hacia la colonia Nuevo Toxpan. Aun cuando la joven fue llevada al hospital de la Cruz Roja, falleció a consecuencia de los balazos en el tórax.
La víctima era hermana de una menor desaparecida, de nombre María Virginia Ríos, a quien buscaba con ayuda de integrantes del Colectivo Solecito.

A KAREN NATALY TAMBIÉN LA ASESINARON, EN XALAPA

El 7 de mayo del año pasado, en un predio ubicado en la colonia Lomas de Casablanca, en Xalapa, fue encontrado el cuerpo de Karen Nataly Guzmán Eva, de 26 años, con signos de violencia.
Indignados, los familiares de la joven protestaron en la Plaza Lerdo, para exigir a las autoridades que se esclareciera el homicidio.
Nataly, trabajaba en una tienda de semillas en la avenida 20 de noviembre y desapareció el 27 de abril en su vivienda en la colonia Casa Blanca.
Su madre, Juana Guzmán, explicó que tras salir de su trabajo, Nataly pasó a traer a su hijo a la casa de su suegra, después compró la cena y se encerró en su casa, con su hijo de 6 años, pero al otro día ya no estaba, y fue hasta el 8 de mayo cuando la encontraron muerta.
Un mes después, fue capturado el probable responsable, identificado como Jaime Iván "X", quien resultó ser su amigo, y a quien el Juez de Control le decretó la vinculación a proceso. Al vencimiento del término constitucional y basado en la contundencia de los datos de prueba presentados por la Fiscalía, le fue dictada la formal vinculación a proceso.

OTROS CASOS OCURRIDOS EN EL 2018

Un caso más ocurrió el 13 agosto de 2018, en el puerto de Veracruz, donde una mujer fue asesinada a golpes y de por lo menos 16 puñaladas, al ser atacada en una casa de la colonia Formando Hogar, donde las autoridades de la Fiscalía General del Estado iniciaron la investigación correspondiente.
La víctima fue identificada como Dulce O. A., originaria de la Ciudad de México, y recibió al menos 16 puñaladas, tanto en el cuello como en el costado derecho, quedando su cuerpo sin ropa, sobre un sillón.
El feminicidio ocurrió en una vivienda ubicada en el callejón Santo Domingo, entre Raz y Guzmán y Suárez Peredo de la colonia Formando Hogar de la ciudad de Veracruz.
El 20 agosto del mismo año, en el municipio de Jáltipan, una joven identificada como Karina “N”, de 27 años, fue asesinada de varias puñaladas en el abdomen, a manos de sus compañeros de parranda.
Los hechos se registraron durante la madrugada, en la esquina de las calles 15 y 16 de Septiembre de la colonia San Cristóbal, donde la hoy finada convivía con dos sujetos, pero de pronto comenzaron a discutir y la apuñalaron en varias ocasiones en el abdomen.
La joven pidió auxilio, por lo que sus familiares y vecinos salieron a ayudarla, pero aunque pidieron auxilio y al lugar arribaron paramédicos, estos nada pudieron hacer para salvarla.
Al lugar llegaron también policías de Fuerza Civil, quienes realizaron recorridos por la colonia, pero no lograron encontrar a los agresores, el cual tuvo tiempo suficiente para escapar, ya que ni los policías municipales llegaron a tiempo.
Las autoridades se entrevistaron con los familiares de la joven asesinada, quienes indicaron que los sujetos eran conocidos de la víctima.

MATAN A HIJA DE DIPUTADA EN CIUDAD MENDOZA

El pasado 11 de noviembre, en un gimnasio de Ciudad Mendoza, fue asesinada la estudiante de Medicina en la Universidad Veracruzana, Valeria Cruz Medel, de 22 años, hija de la diputada federal de Morena, por el distrito de Minatitlán, Carmen Medel.
La joven se encontraba en el tercer piso de un edificio, en el local denominado “Gym Sports”, ubicado en la calle Belisario Domínguez, donde fue atacada por un sujeto que le disparó, dejándola muerta entre los aparatos de hacer ejercicio.
El entonces gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, dio a conocer que en los operativos de la Policía Estatal fue localizada una camioneta, con un joven ejecutado en el interior, mismo que fue identificado como “El Cachorro”, autor material del crimen de la joven, lo que generó una “ola” de críticas, por la inmediatez con la que supuestamente fue resuelto el caso.
Sin embargo, días después, en la zona de Acultzingo apareció el cuerpo de un sujeto, ejecutado, el cual fue identificado como “El Cachorro”, quedando en evidencia el esclarecimiento del crimen de la universitaria.

LAS ALERTAS E INTENTOS DE COMBATIR EL DELITO DE NADA HAN SERVIDO

En noviembre del año 2016, la Comisión Nacional Para Prevenir y Erradicar la Violencia (CONAVIM) emitió la sexta alerta de género, y en la entidad se activó la alerta para 11 municipios, entre ellos Veracruz, Minatitlán, Poza Rica, Boca del Río, Tuxpan, Córdoba, Las Choapas, Orizaba y Xalapa, pero a pesar de la alerta, la situación se recrudeció.
Por esos días, en el municipio de Castillo de Teayo, fue asesinada la joven Mayra Janeth Pulido Tomás, de 24 años, cuando retornaba a su casa, luego de haber ido a un baile.
En el año 2017, la incidencia que se registró por zonas fueron: 13 feminicidios en Veracruz, 10 en Xalapa, 5 en Córdoba, e igual número en San Andrés Tuxtla, pero las estadísticas de la Fiscalía no coincidieron con las del Observatorio Universitario de Violencia contra las Mujeres de la Universidad Veracruzana, al señalar que de un total de 251 mujeres asesinadas, 177 fueron considerados feminicidios, y no sólo 80 como reportó la Fiscalía al Secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Los datos de ese informe, clasificado como Información Delictiva y de Emergencias con Perspectiva de Género, colocaron a la entidad en segundo lugar en el delito de feminicidio, superada sólo por el estado de Sinaloa.
Según la investigadora y representante del feminismo en Latinoamérica, María Marcea Legarde y de los Ríos, a pesar de las alertas emitidas por violencia feminicida, Veracruz llegó a ser la segunda entidad con mayor tasa de feminicidios. Aseguró que por lo general, la violencia se ejerce contra mujeres pasivas o que no están relacionadas con algún delito. Por su parte, la diputada Guadalupe Osorno, señaló que en el estado de Veracruz se registraron entre 20 y 25 mujeres asesinadas por mes, de acuerdo con datos del Observatorio de Violencia Contra las Mujeres.
Lo anterior implicó que a pesar de las dos Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM), no disminuyeron las cifras de estos crímenes en el estado. De igual forma, la presidenta de la Red de Mujeres Trabajando por Veracruz, Wendy López Hernández, lamentó que la entidad fuera “el segundo lugar a nivel nacional en feminicidios”.


1 comentario(s)

Victor Flores 04 Ene, 2019 - 20:11
De acuerdo al criterio sustentado por la Suprema Corte de Justicia, toda muerte dolosa de una Mujer debe iniciarse Carpeta de Investigación por el Delito de Feminicidio, por otra parte en Veracruz al día de hoy no existe una Fiscalia Especializada en Combate al Feminicidio, ni Policía Científica que Investigue el Feminicidio ni muchos menos se ha dado cumplimiento a las medidas de Protección que se establecen en las Dos Alertas de Género, en fin se requiere Legislar al respecto y hacer cumplir la Ley respecto a la Prevención del Delito y muchas acciones más en Protección a las mujeres de México.

Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.