cargando

En twitter:

Escenarios
Jueves 29 noviembre, 2018

“El diablo anda suelto”

•Y opera en Veracruz •Dios ha sido derrotado

UNO. Satanás está en Veracruz

Nadie ha visto, ni verá, nunca, al diablo. Tampoco a Dios. Unos dicen que lo han sentido. Otros, lo han soñado.
Incluso, habrá, como las monjas de todo el mundo, que lo han padecido como, por ejemplo, ahora cuando denunciaron el acoso sexual de sacerdotes.

Luis Velázquez

Mark Twain tiene un cuento donde relata que el diablo, quien antes era ángel y se llamaba Luzbel, sintiendo celos de Dios mejor abandonó su reino y viajó a la tierra para ver la forma en que vivían los mortales, creados por el Señor.
Luego, y desde la tierra envió una carta a sus amigos, los otros ángeles, diciéndoles que los mortales eran unos seres raros y extraños, porque todas las noches rezaban a Dios pidiendo favores y aun cuando jamás se cumplían ellos seguían rezando.
El caso es que en la homilía en la Catedral de Xalapa del domingo 25 de noviembre, el arzobispo Hipólito Reyes Larios hizo un retrato hablado del reino del diablo, el reino de Satanás, el mundo del Maligno, como también le llaman.
Y según el arzobispo, Satanás encarna los males del mundo y de acuerdo con su descripción, el diablo tiene y tendrá vida eterna.
Por ejemplo, dice que el diablo está y representa la violencia, la injusticia, la mentira, el engaño, la simulación, las promesas de los políticos incumplidas, la inseguridad, el secuestro, las extorsiones, las matanzas, los asesinatos y los cadáveres destrozados.
El Maligno también está en la impiedad, el pecado y el odio.
Y de igual manera, en los poderosos dueños de todo, y más, “porque los dados están cargados a favor de quienes tienen el poder (es decir, los políticos) y el dinero (los empresarios y los políticos)”.
Según el arzobispo, quien habla en nombre de Dios, “el pueblo vive en el mundo del Maligno”.
Y, bueno, de ser así, entonces, significa que el Diablo, el Maligno, Satanás, está reinando en la tierra y desde hace muchos, muchísimos años, mejor dicho, sexenios, Dios ha sido derrotado.

DOS. El reino del mal

¡Pobre diablo el Diablo! Quiso parecerse a Dios, o ser como Dios, y fue lanzado del paraíso, pero cayó para arriba, porque fundó su reino.
El reino del mal, ha descubierto Reyes Larios.
Pero en su viaje esotérico le ganó el sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra, pues semanas anteriores descubrió que Andrés Manuel López Obrador, AMLO, el presidente electo, “tiene mucho parecido con Dios”.
Dios, pues, encarnado, mejor dicho, casi casi Dios, el Dios terrenal.
Y en la mirada del arzobispo, el Maligno encarnado en la violencia, los secuestros, la tortura, los asesinatos y las matanzas.
Juan Rulfo tiene un cuento donde relata la historia de dos comadritas del pueblo que se estiman tanto que de plano deciden morir juntas para acompañarse en el viaje al más allá, y en donde, sienten, piensan, creen, están convencidas de que Dios las esperaría porque han sido buenas en la tierra, pero al mismo tiempo sienten que el Diablo se les puede atravesar en el camino.
Pero Satanás está en la violencia que todos los días anda de norte a sur y de este a oeste del país, y de Veracruz, por añadidura, creando y recreando su reino, el reino como un río de sangre y un valle de la muerte.
Peor aún:
Antes de Reyes Larios, se creía que el odio, por ejemplo, forma parte natural y normal de la vida, de igual manera como el amor, el dolor, el sufrimiento y la alegría.
Pero a partir de la homilía del arzobispo en la Catedral de Xalapa, en cada persona que odia está y vive y domina y predomina Satanás. Mejor dicho, el odio es Satanás, y por añadidura, las personas que odian traen adentro al Diablo.
Por eso quizá, en el siglo pasado, el priista Ángel L. Gutiérrez, dueño de un periódico extinto en Xalapa, “Política”, fue presidente del CDE del PRI con Agustín Acosta Lagunes de gobernador, odiaba tanto a una persona que un día exclamó:
“¡Basta de odiar! ¡Con tanto odio estoy envejeciendo!”.
Es decir, y según la liturgia del arzobispo, se sacó al diablo de adentro. Lo vomitó, pues.

TRES. El Maligno vive en Veracruz

Pero, bueno, si el reino de Satanás está, entre otras cositas malignas, en los secuestros y asesinatos y matanzas, entonces, la iglesia, soñando con instaurar el paraíso terrenal en la tierra con Dios por delante, ha fracasado.
Se ignora, por ejemplo, si el Maligno también reine en los sacerdotes pedófilos del mundo, entre ellos, el padrecito Marcial Maciel, quien en su lujuria ultrajó a sus propios hijos, además de las decenas, cientos quizá, de niños y jóvenes seminaristas, y a quien, y en nombre de Dios, los Sumos Pontífices Juan Pablo II y Benigno XVI perdonaron y condenaron a vivir rezando el resto de sus días en un monasterio cuando merecía la cárcel para que los presos aplicaran su ley de “ojo por ojo y diente por diente”.
Incluso, se ignora si Satanás de igual manera domine y predomine en los ministros de Dios que han ultrajado a miles de monjas en el mundo según la denuncia de todas ellas el fin de semana anterior siguiendo la tónica de aquella artista de Hollywood que denunciara a Harvey Weinstein, el productor cinematográfico que exigía la ofrenda del cuerpo humano a cambio de contratos para filmar películas.
Pero si el arzobispo omitió los hechos quizá habría sido un olvido involuntario, porque desde el púlpito ha decidido combatir a Satanás, toda vez que “el pueblo vive en el mundo del Maligno”.
Y más, porque el diablo, todo indica, derrotó a Dios.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.