cargando

En twitter:

Expediente 2018
Viernes 19 octubre, 2018

“Los dados están cargados”

Las tribus panistas están fragmentadas. Derrotados en todo el primero de julio pelean la presidencia del CDE Veracruz. En un lado, Joaquín Guzmán Avilés, con luz y capital propio, y en el otro, Pepe Mancha, quien manchado busca la reelección al cobijo de la yunicidad.
Por lo pronto, en el lado del ex secretario de Desarrollo Agropecuario se han integrado varias huestes como son Enrique Cambranis, Tito Delfín, Víctor Serralde, Germán Yescas y Francisco Gutiérrez de Velasco, todos líderes azules.

Luis Velázquez

Ellos son el grupo soñando con la utopía partidista frente a la yunicidad que tiene, todo indica, al inmaculado Pepe Mancha como su favorito.
Un biógrafo azul dice, por ejemplo, que el gobernador Yunes sólo apoya sin restricciones a quienes dependen de su nómina y de su sombra como el caso de Mancha.
En tanto, Guzmán Avilés es un panista independiente y autónomo. Con suficiente capital hasta para comprar Tantoyuca, su pueblo. Y con luz propia pues desde el sexenio de Patricio Chirinos Calero, cuando desertó del PRI y cobijó en el PAN, nunca ha perdido una elección.
Bastaría referir que ahora tiene dos hermanos como diputados federales y a otro hermano como presidente municipal del pueblo, en tanto él mismo ha sido tres veces alcalde y tres veces diputado local y federal, casi casi el récord Guinness de los panistas con cargos legislativos.
Mancha debe obediencia y sumisión a Yunes, el jefe máximo de la revolución azul, y Guzmán Avilés se tutea con el gobernador como iguales, igualitos, sin que la circunstancia actual signifique un pleito, un choque, una enemistad, pues, además, y si un balance se hiciera, más, mucho más debe Yunes a “El chapito” que “El chapito” a Yunes.

ELECCIÓN DE ESTADO

Juan Maldonado Pereda, Q.E.P.D., cuatro veces diputado federal, subsecretario General de Gobierno y secretario de Educación, decía que “en política nunca llega el más capaz, sino el que más conviene”.
Por ahora, Pepe Mancha parece convenir al proyecto yunista porque su dependencia es superior y, por tanto, agarrado de todo por los Yunes es uno de los más sometidos.
Y como Guzmán Avilés decidió seguir creciendo, entonces, los Yunes están en una campaña electoral partidista sin precedente como, digamos, elección de Estado.
Por ejemplo:
Uno. Ya lanzaron al ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, tan obediente el titular, en contra de Guzmán Avilés, con observaciones sobre la Cuenta Pública del año 2017.
Incluso, hasta lanzaron a unos campesinos en su contra protestando por un daño patrimonial de 38 millones de pesos al Fideicomiso Veracruzano de Fomento Agropecuario.
Calambre puro.
Dos. Los secretarios del gabinete legal están bien metidos empujando a Pepe Mancha y una estrategia es despedir a quienes apoyen a Guzmán Avilés.
Por ejemplo, según las versiones, al momento han despedido a unos quince irredentos y contestarios y la secretaría de Desarrollo Social de Rodrigo Marín Franco está considerada el verdugo de Guzmán Avilés, pues es donde se han aplicado más, mucho más, para la represión laboral.
Es más, según la versiones, Marín Franco ha suspendido al mayor número de panistas por órdenes de su antecesora, senadora de la república, señora Indira Rosales San Román, quien todo, absolutamente todo debe a los Yunes, los Migueles, padre e hijo.
Tres. El cordobés Alfredo Grajales estaba con “El chapito” para la presidencia del CDE del PAN.
Y de pronto, zas, apareció en la cancha de Mancha de una forma rara, extraña e insólita, ni más ni menos, como candidato a secretario General.
Incluso, según las versiones, los cabilderos apostaron a su ambición y codicia y le garantizaron que si se unía a Mancha, una vez ganada la elección moverían a Mancha a otro espacio y quedaría en su lugar.
Cuatro. Desde el gabinete legal están apretando a los presidentes municipales panistas para que se disciplinen con su gente por Mancha, en la inteligencia de una represión feroz.
Cinco. Guzmán Avilés coordinó la gira partidista de Marko Cortés como candidato al CEN en PAN en Córdoba y fue un éxito.
Pero…
Pero al día siguiente, ni una palabra, ni una cita, ni una referencia de los medios para el ex secretario de Desarrollo Agropecuario.
Es decir, el aislamiento.
Seis. Ya de por sí, y desde el principio del bienio azul, la mayor parte de la militancia panista fue lanzada del paraíso terrenal. Ninguna oferta laboral. Ningún espacio de trabajo.
Ahora, con la campaña partidista por la sucesión en el CDE, menos, mucho menos.
“El chapito” enfrenta una elección de Estado. Ferozmente feroz.

PEPE MANCHA, MANCHADO Y SOMETIDO

Desde el principio del bienio azul, el gobernador miró hacia el futuro como un Estadista.
Por ejemplo, lo envió como secretario de Desarrollo Agropecuario donde el presupuesto es de trescientos millones de pesos en vez, y por ejemplo, de que lo nombrara secretario de Salud y/o de Desarrollo Social donde podría crecer más, mucho más, además de un presupuesto de más de mil millones de pesos.
Ahora, de ñapa, le envía calambres con el ORFIS con cargo a la Cuenta Pública del año 2017.
Quiso así el gobernador someter a Guzmán Avilés.
Y aun cuando el cacique de Tantoyuca ha aguantado vara y actuado con respeto institucional, la hora cero ha sonado.
La yunicidad cooptó por completo a Pepe Mancha con los negocitos oscuros y bajo sospecha (algunas trascendidos) en las secretarías de Infraestructura y Obra Pública, Educación y Desarrollo Social y en la Fiscalía y en el Congreso y lo tiene amarrado.
Ellos necesitan a un político sumiso al que ya midieron por su ambición desbocada y fuera de control.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.