cargando

En twitter:

Expediente 2018
Viernes 12 octubre, 2018

Yunes y Karime

Es el gobernador Yunes contra Karime Macías.
Es Miguel Ángel Yunes Linares contra la esposa de Javier Duarte, el gobernador número 73 de Veracruz, preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, condenado a nueve años por delincuencia organizada y lavado de dinero.

Luis Velázquez

Es Yunes exigiendo a la secretaría de Relaciones Exteriores acelere la extradición de Karime y es Karime logrando que un juzgado de distrito acepte una solicitud de su amparo para “analizar si se le otorga protección de la justicia contra alguna orden de extradición” (La Jornada, Gustavo Castillo García).
Es Yunes asegurando que Karime co-gobernaba con Duarte y como dijera el testigo protegido de la Procuraduría General de Justicia de la República, PGR, Antonio Tarek Abdalá, ella ordenaba pagar pendientes a las empresas fantasmas.
Es Karime logrando a través de sus abogados que los magistrados Horacio Armando Hernández y Francisco Javier Sarabia sostengan que en el amparo “promovido por la defensa de Karime existieron nuevos elementos que el juzgado sexto de distrito debió aceptar”.
Es Yunes insistiendo terco, tenaz y obsesivo que Karime ha de estar presa en el penal de Pacho Viejo antes de terminar su periodo constitucional de dos años y es Karime cabildeando con sus abogados la solicitud de asilo político en la Gran Bretaña.
Es Yunes insistiendo en que Javier Duarte ha de ser procesado por desaparición forzada y es Javier Duarte apelando la sentencia de 9 años en base “a una cuestión jurídica que no tiene trascendencia jurídica”.
Es la lucha de un gobernador en funciones contra un ex gobernador y su esposa.

JUSTICIA, NO PERSECUCIÓN POLÍTICA

Es Karime enfrentando la justicia yunista luego de que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal en la Ciudad de México ordenara al juez le permita interponer el amparo contra su posible extradición.
Es Yunes, jugando “el todo por el todo” (igual que Karime) para llevar a Karime a la bandarilla de Pacho Viejo.
Es Karime paseando “muy fifí” en Londres en zonas comerciales y en el metro y es Yunes mostrando su capacidad jurídica para aplicar la ley y hacer justicia, sin caer en lo que la parte contraria llama persecución política.
Es Yunes incautando los ranchos “El faunito” y “Las mesas” y más de cuarenta propiedades de la ex pareja gubernamental y es Karime y Duarte defendiendo sus bienes, con todo y que en la fama pública el tribunal popular esté seguro, cierto, de que se enriquecieron a la sombra del poder estatal durante casi seis años.
Es Karime cabildeando desde hace cinco meses y dos semanas la libertad y la cancelación de la orden de aprehensión y su posible ejecución y es Yunes apostando su nombre y prestigio para agotar las posibilidades de hacer justicia.
Es Karime librando la ficha roja de la secretaría General de la Interpol para localizarla y detenerla y que no obstante las fichas aportadas por Yunes para su ubicación concreta y específica proyectada en los canales televisivos nacionales, de nada sirviera pues la esposa de Javier Duarte continúa libre pendiente de sus hijos viviendo en la ciudad más cara del mundo.
Es Karime enfrentando la solicitud de extradición de Yunes expedida el trece de junio, es decir, hace más de tres meses y dos semanas, y que “por angas o manchas” todavía está lejos de.
Es el Juez Sexto de Distrito de Amparo en materia Penal de la Ciudad de México desechando la ampliación de la demanda (El Universal, Diana Lastiri) y dando a Karime un aliento, una esperanza, ante la solicitud de extradición de Yunes.
Es el juego del poder. Y entre poderosos. Y entre autoridades.
El gobierno del estado ante la Procuraduría General de la República y los jueces penales.

SUS SEIS MASCOTAS LO EXTRAÑAN

Es Karime viviendo en un exclusivo barrio de Londres, Inglaterra, cerca del Palacio de Buckingham, señalada de que “jugaba un papel fundamental en la red delictiva encabezada” por Javier Duarte, su marido, de quien se ha afirmado que de cumplirse la condena de 9 años alcanzará la libertad a los 54 años de edad con un capital de cuarenta mil millones de pesos.
Y 40 mil millones de pesos con todo y que le embargaran dos ranchitos, sus paraísos terrenales, más cuarenta propiedades, poca cosa pues tienen bienes en Veracruz, el Valle de México, la Ciudad de México, Estados Unidos y España.
En tanto, la PGR, se afirma, perdió la pista a la lancha italiana de 9 millones de pesos que Duarte se comprara con recursos públicos para navegar en el Golfo de México y en el río Papaloapan donde desembarcaba para usufructuar casita en Tlacotalpan y que fue incautada por la yunicidad.
Mientras, ojalá y los seis perritos de lujo que Javier Duarte tenía en la Casa Veracruz estén “gozando de cabal salud” pues sus corazoncitos han de extrañar mucho, demasiado, al ex gobernador y ni modo que Karime los tenga en Londres, aunque vaya el lector a saber…


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.