cargando

En twitter:

Escenarios
Jueves 11 octubre, 2018

El periodista dueño de cantinas

•Cantina libre a los reporteros
•Bastión contra los enemigos

UNO. El periodista dueño de cantinas

Muchos años después, imposible olvidar al director general y dueño de aquel periódico de Veracruz que tenía diez cantinas y de mala muerte y que pagaba el salario a los reporteros con vales para consumir cerveza y licor... hasta quedar como idiota.

Luis Velázquez

Su periódico era de apenas, apenitas 8 páginas en que publicaba la sección de información general, información nacional y extranjera en una sola página, deportes, policía y sociales.
El diario circulaba en las oficinas de gobierno, en las casas de los políticos encumbrados del momento y en los estanquillos, nada más para ganar presencia pues nadie lo compraba.
Se la pasaba, claro, loando a la generación política en el poder y como la frivolidad es compañera inevitable de los funcionarios públicos, entonces, convertía las páginas del periódico en un tratado de egolatría, “tirando incienso a tiro por viaje”.
En portada siempre se publicada una columna política y que más bien era una biblia de halagos sin ton ni son.
La escribía el dueño, de acuerdo con sus intereses políticos y económicos y siempre le iba bien.
Tan bien que, por ejemplo, cada año salía de viaje al otro extremo del mundo en un periodo vacacional de un mes por periplo turístico.
Incluso, en su recorrido del Rocinante llegó a Japón, la India, China, el Medio Oriente y el continente asiático y africano.
Todo, gracias, a su periódico y a las cantinas, desde luego.

DOS. Cantina libre a los reporteros

Solía pagar el salario a los reporteros cada sábado, sueldos de hambre y mezquinos, sin las prestaciones sociales, económicas y médicas establecidas en la Ley Federal del Trabajo.
Y siempre, de forma invariable, daba a los trabajadores de la información el mismo trato que los constructores, ingenieros y arquitectos a los albañiles, pues pagaba hacia el sábado en la tarde/noche, haciendo esperar horas y horas a los empleados.
Entonces, era el mismo rollo de su contador. No hay dinero, decía, pero aquí están los vales para las cantinas.
“Y cantina libre” decía el administrador del periódico.
Jóvenes la tropa reporteril y fotográfica y los compañeros de talleres, la mayoría, todos mejor dicho, terminaban en una de las diez cantinas donde, además, llegaban las trabajadoras sexuales.
Así, era lógico que por lo regular, el salario de la semana quedara en las cantinas del dueño del periódico y lo peor entre lo peor, hasta se les quedaba a deber… para la próxima semana, como si fuera una tienda de raya.
Las cortesanas eran una trampa, pues cuando el compañero reportero estaba sin un centavo a su favor, entonces, el encargado de la cantina ordenaba a la daifa el servicio sexual con cargo a su cuenta y entonces, todo mundo quedaba endeudado hasta con ellas.
En tales circunstancias, ya podrá el lector imaginar el tipo de periodismo, la calidad ética, el rigor informativo, que se practicaba en aquel diario.
Simple y llanamente, el periódico era un negocio cien por ciento fenicio del patrón y le valía, con todo y que había sido uno de los primeros egresados de la entonces facultad de Periodismo de la Universidad Veracruzana.

TRES. Bastión contra los enemigos

Muchas travesuras solía cometer el director y dueño del periódico.
Por ejemplo:
El presidente municipal en funciones le encargaba, en vivo y director, sin testigos, solitos ellos en la oficina edilicia, ya noche, una golpiza a un síndico o regidor incómodo, a un político indeseable, enemigo y opositor, a un líder sindical, etcétera.
Y el director lo agarraba de encargo en una campaña feroz que duraba, según el caso, una, dos, tres semanas.
Desde luego, el alcalde le pasaba información para…, pero al mismo tiempo, el director general ordenaba a los reporteros rastrear más pistas y efectuar entrevistas de otros políticos para golpear al político de referencia.
Y aun cuando cada periodista creía, estaba seguro, convencido de que practicaba el mejor periodismo de todos los tiempos en realidad se trataba de un periodismo por encargo y en donde el único beneficiado era el patroncito.
Muchos de aquellos viajes del dueño del medio al extranjero eran financiados desde el Ayuntamiento con cargo a los impuestos pagados por los jarochos.
Tal era la perversidad de los políticos y aquel magnate periodístico, aun cuando ninguna duda hay de que el hecho y la práctica se reproducía en otras latitudes, quizá, todavía ahora en el Veracruz de hoy.

CUATRO. Las llaves cerradas…

Un día, llegó un político de oposición al PRI al palacio municipal y las llaves le fueron cerradas por completo, de todo a todo, al director general y dueño del periódico aquel.
Y sin el financiamiento oficial, y sin campañas periodísticas en contra de…, se fue quedando solo, aislado, el medio sin vida.
Y más, cuando también alrededor de aquellas diez cantinas aparecieron mejores antros, de primer nivel, con daifas de primera, y entonces, los bares del patroncito fueron quebrando de una en una hasta cerrar todas.
Así terminó una época del periodismo jarocho, por los años aquellos cuando el PRI fue derrotado en las urnas hacia el año 1988 cuando en Baja California comenzara el declive tricolor con la derrota de una gubernatura, Carlos Salinas presidente de la república y Luis Donaldo Colosio Murrieta presidente del CEN del partido rojo.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.