cargando

En twitter:

Escenarios
Miércoles 26 septiembre, 2018

Humanizar el IMSS

•Pésimo servicio •El cristero de AMLO

UNO. Humanizar al IMSS

Un nuevo director general del IMSS habrá a partir del 1 de diciembre. Es el panista, ahora morenista (de la derecha delirante a la izquierda delirante, vaya cambio), Germán Martínez Cázares, aquel que en la euforia felipista gritaba “¡Viva Cristo Rey!”, tan petulante que era en la secretaría de la Función Pública.

Luis Velázquez

En una charla con Proceso número 2186, José Gil Olmos, el futuro director sueña con el IMSS que mira. Y entre otras cositas, en una de las prioridades por ahí, en el sótano, habla de “humanizar el trato a los pacientes” y que es, ha de ser, la prioridad número uno.
A: Si bien le va al paciente, quince minutos de cita con el médico luego de esperar 2, 3 y 4 horas.
B: Si un Dios superior bendice al paciente, le recetarán medicinas en existencia.
C: Y si Cristo Rey lo bendice, entonces, y si necesita operación será citado en dos, tres, cuatro meses después.
D: Y si las camas se necesitan en el hospital, entonces, luego luego para su casa para llevar allá la convalecencia.
E: Y por más y más que los médicos del IMSS quieran humanizarse están sujetos a un número determinado de pacientes. El que sigue, ya, ya, ya.
F: Incluso, tan deficiente es el servicio que muchos pacientes prefieren seguir el tratamiento con el médico del IMSS pero en su consultorio privado, aunque paguen de 800 a mil pesos que suele costar la consulta.
G: Y de ñapa, claro, prefieren operarse en un sanatorio particular donde cobran “las perlas de la virgen”, pero que el paciente sea intervenido tan pronto como le urge, pues la vida está por medio.
Así ha sido siempre. Tal cual están convencidos los pacientes, igual, igualito, que el servicio médico en el ISSSTE.
Y ni modo que porque al IMSS llegará el cristero Germán Martínez las cosas vayan a cambiar.
Por decreto, nada.
Y más, con tanta insensibilidad social.
“Humanizar”, ajá, el trato a los pacientes.

DOS. Eje rector del obradorismo

Por el IMSS han pasado, entre otros, los siguientes políticos, ninguno doctor:
Antonio Ortiz Mena, 1952/58.
Jesús Reyes Heroles, 1975/76.
Arsenio Farell Cubillas, 1976/1982.
Emilio Gamboa Patrón, 1991/1993.
Y José Antonio González Anaya, 2012/2016.
Y ninguno pudo “humanizar” el servicio, con todo y Reyes Heroles, por ejemplo.
Quizá igual que a Germán Martínez también les ocuparon, por ejemplo, el estado financiero (que está revisando dijo a Proceso), atacar la corrupción, revisar el uso del Seguro Popular (caja chica del gobierno en turno, dijo), “identificar las anomalías en el registro del salario a los trabajadores y revisar los contratos de compra de medicamentos”, para combatir, ajá, la corrupción que tanto ha dispuesto por decreto AMLO, el presidente electo.
Pero por encima de todo está, en efecto, el trato humanista a los pacientes.
Se ignora el número de pacientes que esté satisfecho con el Seguro Social.
Queda, claro, sin embargo, que los pacientes con recursos extras y/o con una pensión que les permita fluidez y/o con hijos y familiares con posibilidades…salen huyendo del Seguro Social (también del ISSSTE) a una consulta privada y a un hospital particular para operarse, si es necesario, antes, mucho antes de morir en el intento del IMSS.
Pero, bueno, en su entrevista con Proceso, Germán Martínez, el apóstol moral, ajá, del felipismo, alardea que por ahora el IMSS practica todos los días cuatro mil operaciones en el país, atiende a sesenta mil urgencias y mil 200 partos.
Y más porque, claro (chachalacas de expresarse en contra del Peñismo), el IMSS ha dado de baja la atención a pacientes en casi un treinta por ciento en tanto redujo el diez por ciento de número médicos, enfermas y camas.
La corrupción, ya se sabe, el eje rector del obradorismo.
La humanización del servicio… que espere y ya se verá.

TRES. El amigo digno de López Mateos

Todos los días hay una pesadilla en el IMSS de norte a sur y de este a oeste del país.
Se entiende:
El número de pacientes rebasa por completo la capacidad de la institución para enfrentar la demanda.
Y también, claro, el costo de la seguridad social.
Digamos, que en algunos casos el servicio ha sido humanizado, por ejemplo, cuando suspendieron el llamado programa de vigencia que obligaba a los derechohabientes pensionados a llegar en silla de ruedas a la delegación, y hasta con un tanque de oxígeno a un lado, jalado por los familiares, sólo para demostrar que seguían vivos, y ahora aplica a través del Internet.
Pero en términos generales, el dudoso y cuestionable servicio sigue, sin que la dirección general tome medidas categóricas para, en efecto, humanizar el trato a los pacientes.
Sabrá el chamán del pueblo si Germán Martínez significará, por decreto de AMLO, la esperanza deseada, la utopía soñada, luego de tantas críticas en MORENA y en las filas panistas por su nombramiento.
Quizá proceda igual que Juan Antonio Nemi Dib, secretario de Salud con Javier Duarte, cuando luego de su designación se compró un montón de libros de medicina… que para actualizarse.
Adolfo López Mateos era presidente de la república y le pidió a su amigo desde la escuela primaria, el periodista Francisco Martínez de la Vega que dirigiera Petróleos Mexicanos.
--Yo no sé nada de la industria petrolera, le contestó.
Y López Mateos le dijo tan campante:
--Te pongo expertos en el petróleo y ahí los coordinas.
Martínez de la Vega se quedó como jefe de Información del semanario Siempre! del mítico reportero, José Pagés Llergo.
Pero, bueno, cuando las decisiones políticas se atraviesan se llega a la locura como cuando Calígula nombró senador o cónsul a su caballo Incitatus y, cuando, claro, por decreto superior, Manuel Bartlett Díaz (“¡Se cayó el sistema!”) fue impuesto como director de la Comisión Federal de Electricidad.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.