cargando

En twitter:

PosData
26 agosto, 2018

Desaparecida desde hace ocho años y nada...

Con un pastel y mañanitas festejan cumpleaños número 27 de Fernanda Rubí Salcedo, desaparecida en Orizaba
•Aracely Salcedo Jiménez sigue y seguirá luchando por su hija
•Fernanda Rubí era empleada de un casino y quería ser chef, pero la desaparecieron, igual que a otras 70 personas
•En mayo del 2015, la madre y activista encaró al exgobernador, Javier Duarte, hoy preso


Por ANTONIO OSORIO

Dentro del dolor que los envuelve, este viernes familiares, amigos y conocidos de la joven Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, desaparecida en el año 2012, en Orizaba, le festejaron 27 sus años; en un hotel de la Ciudad de México, en compañía de representantes de colectivos de desaparecidos todo el país, partieron un pastel y le cantaron las mañanitas.
En un video compartido en redes sociales aparece la imagen de la madre, con una rosa en una mano y en la otra la fotografía de su hija. Se afirma que “Fernanda Rubí cumple hoy 27 años y casi seis de estar lejos de su familia. Fue desaparecida en Veracruz el 7 de septiembre de 2012. Exigimos a las autoridades su localización con vida. Rubí: tu familia te espera. No pararemos hasta encontrarte”.
En el hotel Geneva, de la ciudad de México, rodeada de compañeros de colectivos nacionales, frente al retrato de ella con su hija, la mujer, triste pero también contenta, encendió una velita y luego cantaron las mañanitas.
“Estoy en unas recomendaciones en México, desde el jueves, con –la futura secretaria de Gobernación- Olga Sánchez Cordero y Alejandro Encinas –próximo Subsecretario de Derechos Humanos y Población de la misma Secretaría, y el viernes tuvimos una reunión nacional del movimiento por nuestros desaparecidos en México; ayer me dieron un espacio de cantar las mañanitas y partir un pastel en compañía de ONG y compañeros de otros colectivos” explicó Aracely Salcedo.

  • Araceli Salcedo festeja con dolor cumpleaños 27 de su hija desaparecida Fernanda Rubí

  • Araceli Salcedo festeja con dolor cumpleaños 27 de su hija desaparecida Fernanda Rubí

  • Araceli Salcedo festeja con dolor cumpleaños 27 de su hija desaparecida Fernanda Rubí

  • Araceli Salcedo festeja con dolor cumpleaños 27 de su hija desaparecida Fernanda Rubí

En unas palabras que le dedicó a su hija, expresó: “Mi pensamiento de todos los días es que hoy es un día más por ella, y que he caminado mucho, pero cada día me falta menos para encontrarla. Por eso ayudo y apoyo honoríficamente, porque creo firmemente que en el ayudar, alguien me ayudará a mí. Que la amo y nos hace mucha falta”.
La tristeza y el dolor por la desaparición de Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, en el año 2012, es la cruz que durante 6 años ha llevado a cuestas su familia, amigos, conocidos, pero principalmente su madre, Aracely Salcedo, que por la mala experiencia vivida se convirtió en activista, y hace 3 años se enfrentó al entonces gobernador, Javier Duarte de Ochoa, a quien acusó junto con sus fiscales, de ser pura corrupción.
La familia, recibió desde entonces el respaldo de Colectivos nacionales e internacionales, aunque también sufrió represalias, pero a pesar de eso no cesa en su lucha, porque tiene la esperanza de encontrar a su hija.
Gracias a sus actividades de promover la justicia para las familias de los desaparecidos, Aracely se convirtió en líder y vocera del colectivo Familias de Búsqueda de Desaparecidos de la zona Córdoba-Orizaba.
Una mujer que por las circunstancias de la vida dejó de ser asistente médico, y pasó a ser promotora social, donde ha adquirido más conocimiento de las leyes.
Su hija Fernanda Rubí, fue una de las más de 70 personas que hasta el año 2012 habían desaparecido en la zona centro de la entidad. Por ella, en su momento se ofrecieron recompensas, de hasta 1 millón y medio de pesos, para quien proporcionara informes que pudieran llevar a su localización, y otra cantidad similar para quien diera informes sobre sus captores.
Por eso, figuró en el listado de personas buscadas de la Procuraduría General de la República (PGR), bajo la leyenda “Ayúdala a regresar a su hogar”. Su rostro y datos, también fueron colocados en anuncios espectaculares.
Sin embargo, ni las autoridades, principales responsables de garantizar la seguridad de los ciudadanos, ni la familia lograron pistas de la joven.
El hecho, que para las autoridades fue sólo un caso más de los 1 mil 200 desaparecidos que había en Veracruz en ese año, hoy sigue causando dolor en la familia, como si hubiera sido hace apenas unos días.
Por eso los afectados han redoblado sus esfuerzos, y a través de los años han participado en marchas, reuniones, encuentros con la iglesia y con las autoridades, pero nada de eso ha servido.
La propagación del caso en las redes sociales, ayudó en su momento a que diversas organizaciones civiles y Colectivos nacionales y extranjeros, se solidarizaran con la familia, e incluso emitieron un desplegado de condena a las acciones del ex gobernador, Javier Duarte, a quien responsabilizaron de cualquier ataque a la familia.
Aracely Salcedo, en su desesperación por lograr pistas de su hija, acudió al Senado de la República, para gestionar ayuda, dispuesta siempre a enfrentar el reto, sin descanso, sin dormir, ni vivir tranquila, como le gritó al ex gobernador cuando lo encaró y le reclamó que Orizaba se convirtió en un “Pueblo Mágico” porque desaparecen a las personas, como desapareció Rubí.
“¡Usted viene con su familia! ¿Y la mía dónde está?”, le gritó en esa ocasión, al subir por unos escalones, cuando el ex mandatario veracruzano se retiraba de Orizaba, tras grabar spots para la presentación de su V Informe de Gobierno, en compañía de su esposa Karime Macías, y sus 3 hijos.
Tras el reclamo, el gobernador le dijo a la mujer “lo veo”, refiriéndose al caso, pero sonriente y con paso acelerado para evadir a la mujer.
“¡No se escude, sus fiscalías no sirven de nada, no nos ayudan en nada!, ¡Aquí está su Pueblo Mágico, donde nos desaparecen a nuestros hijos! y ¡Usted como si nada!, ¡Claro que sí señor!, ¡Y no se burle!, ¡Quite su sonrisa porque yo no vivo desde hace tiempo”, le recriminó Salcedo a un gobernador evasivo, quien se lavó las manos diciendo que iba a instruir al ex Fiscal General del Estado, Luis Ángel Bravo Contreras, para que atendiera su asunto, pero la mujer volvió a increparlo: “¡Ay, por favor!, ¡el fiscal es lo mismo que ustedes, pura corrupción señor!”, acusó la señora contra Duarte.

LA DESAPARICIÓN DE RUBÍ CAMBIÓ LA VIDA DE UNA FAMILIA

Desde el momento en que desapareció la joven Fernanda Rubí Salcedo, la vida de su madre Aracely y su hermano Irving, así como la esposa de éste, pareció haberse detenido, pues dejó de sentirse la tranquilidad y la alegría que siempre había entre ellos.
Desde entonces, empezó el calvario, para encontrarla; se unieron con un grupo de al menos 10 madres que desesperadas buscaban a sus hijos. Desde entonces, decía, no hay día que no se levante con la premura de seguir buscando a su hija, de ir a gestionar ayuda ante diferentes dependencias, uniendo esfuerzos con otros parientes de desaparecidos.
También se acercaron a representantes populares, para requerirles su apoyo, e incluso pensaron en promover la Ley de Víctimas de Desaparición Forzada.
Recuerdan que la noche del 7 de septiembre del 2012, Rubí se encontraba conviviendo con sus amigos en el antro denominado “Bull Dog”, de Circunvalación y la calle Oriente 7 de Orizaba, una zona donde había cámaras de video-vigilancia y ubicada cerca de las instalaciones de la Policía Municipal, conocida como “Truglablock”, pero eso de nada sirvió para tener siquiera pistas de lo que pasó con su hija.
De acuerdo con versiones, se estableció que un grupo de sujetos llegaron al bar, donde sometieron a la joven y se la llevaron en un coche, al parecer un Seat-Ibiza, color amarillo.
Al siguiente día, sus familiares, desesperados, empezaron a buscar a la joven, primero en la Policía, luego en los hospitales, la Cruz Roja y por último en funerarias, sin lograr ninguna pista. Se conoció entonces que al menos 7 jóvenes más, junto con ella, también habían sido sometidos y llevados.
Aracely, la madre de familia que pidió y seguirá pidiendo a grito desesperado que aparezca su hija, recuerda que en esa ocasión todavía habló por teléfono con Rubí. “Eran como las 10 y media de la noche y siempre nos comunicábamos, para que no estuviera yo preocupada”.
Luego, fue a la fiscalía, pero no le recibieron la denuncia, debido a que tenían que pasar 72 horas, y se le aconsejó a los familiares que iniciaran la búsqueda porque era posible que se hubiera ido con su pareja.
Aquel 7 de septiembre del año 2012 trastocó las vidas de sus seres queridos, madre, hermano, primos, amigos de la joven, compañeros de escuela, que no daban crédito a lo sucedido.
“Nosotros la conocíamos, porque siempre llegaba a visitarnos y la veíamos muy entusiasmada con lo que hacía, ella era alegre, buena onda, pero después ya no la vimos y supimos que se había perdido”, expresó Carlos, un conocido de la joven.
Fernanda Rubí era muy conocida entre distintos sectores, había empezado a estudiar para ser chef profesional, pero tras haber salido de vacaciones se dedicó a trabajar, como empleada del casino Big-Bola, y estaba próxima a retornar a sus clases.
“Mi hija, Fernanda Rubí Salcedo Jiménez, fue secuestrada el 7 de septiembre del 2012 en Orizaba, a la edad de 21 años. Ella se caracterizó por su sonrisa y sencillez con la que trató a los que la rodeaban, su noble corazón ha hecho que muchas personas la amen”, mencionó en aquella ocasión su progenitora.
Describió a su hija como una joven a la que le gustaba mucho cocinar y su sueño era estudiar para ser chef, además de que le encantaba la música, las mariposas y las estrellas. Sus personajes favoritos son Elmo, Taz y Mimi, cuyas figuras adornaban su cuarto, dijo.
Triste por no saber nada de su hija, Aracely mostró un escrito, que se asemejó a una carta elaborada por su hija desde algún lugar.
“Amo a mi familia y los extraño tanto como ellos a mí. Sé que sufren con mi ausencia, porque yo nunca quise irme de sus vidas, hoy necesito sentir los besos y abrazos de mis seres queridos, exijo que las autoridades actúen con prontitud ante quienes me oprimen y me atemorizan”.
“Necesitamos un país gobernado con honestidad y un estado firme, que garantice seguridad y procure justicia. Que mis raptores y secuestradores sean movidos a misericordia, que la sociedad civil se entregue en conciencia y solidaridad a la lucha de nuestras miles de familias que nos buscan”.
“Pido que lo que me pasó a mí, nunca te pase a ti, que el dolor de mi familia nunca lo sufras, ¡¡que nos encuentren!!, ¡hoy necesito y quiero regresar a mi casa¡, ¡los mega amo¡, así es mi hija”, contó la mujer, con el rostro desencajado por la tristeza, pero con la firme convicción de que no descansará hasta encontrarla.
“Tengo un gran dolor por lo sucedido, pero la esperanza de volver a tener de nuevo a mi hija conmigo me alienta a seguir de pie, ella sabe que la seguimos buscando y la encontraremos”, insistió.
Recordó que tras haber interpuesto la denuncia en la ex Procuraduría General de Justicia de Veracruz, en el año 2013, cuando su titular era Amadeo Flores Espinosa, después tuvo que acudir a México, a pedirle al ex Procurador General de la República (PGR), Jesús Murillo Káram, que el caso de su hija fuera atraído por esa dependencia.
Por ello, con fecha 28 de mayo del año 2014, la PGR publicó a través del Diario Oficial de la Federación las recompensas para quien aportara información sobre un grupo de 28 personas hasta entonces desaparecidas. La recompensa era de 1.5 millones de pesos por dar informes que contribuyeran a la localización de las víctimas, e igual cantidad para quienes denunciaran a los secuestradores, pero que además esa información llevara efectivamente a dar con los responsables y detenerlos.

EN SU MOMENTO RECIBIÓ AMENAZAS

Aracely, como vocera estatal del Colectivo de Familias de Búsqueda de Desaparecidos de la zona Córdoba-Orizaba, dio a conocer que por la situación que enfrentó su familia, recibió amenazas por teléfono, y por ello la PGR les asignó escoltas personales a ella y a su familiares.
Desde la desaparición de su hija les llegaron amenazas, “la vida ya no es normal, ya que desde que pasó esto, la vida nos cambió a todos los de la familia”.
Anteriormente ella era auxiliar médico, pero tuvo que olvidarse de eso y dedicarse a la búsqueda de su hija.
Desde entonces, inició las gestiones ante el Senado de la República, para promover la propuesta de Ley de Víctimas, la cual fue llevada a la Cámara Alta, en razón de que quedó obsoleta la Ley General de Desapariciones Forzadas.
Esta propuesta fue avalada por familias de todo el estado, que tienen algún familiar desaparecido, y que cuentan con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas. Dicha propuesta fue entregada el 9 de septiembre del 2014, al ex senador Roberto Gil Zuarth, así como ante el Subprocurador de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián, con la presencia de unos 70 grupos llamados Colectivos, y que incluyeron víctimas no sólo de México, sino también de varios países de Centroamérica.


1 comentario(s)

miguel salcedo 25 Jun, 2019 - 11:21
solamente quiero que regresen a fernda rubi.

en orizaba no hay justicia.

Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.