cargando

En twitter:

PosData
Sábado 24 febrero, 2018

Fiscalía contra una académica de la Universidad Veracruzana

Rectora premió investigación de la maestra Rosío Córdova Plaza, quien denunció el clima de terror en la UV
⦁Policía Ministerial filtrada como "reporteros" para grabar a más investigadores
⦁Fiscalía citó a su esposo antes de tomar protesta como alcalde de Xalapa
⦁Investigadora citada es una de las cinco con más alto nivel en la entidad


Por ARANTXA ARCOS y fotografía de YERANIA ROLÓN

Los avances de la investigación “El papel de la Universidad Veracruzana como constructora de paz: alternativas a la violencia en Veracruz”, coordinado por la doctora Rosío Córdova Plaza, del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) fue premiado por la rectora Sara Ladrón de Guevara el 12 de diciembre del 2017.

  • Mayra Ledezma Arronte, investigadora responsable colaboradora de Rosío Córdova

La funcionaria de la Máxima Casa de Estudios en Veracruz congratuló la investigación tres meses previos al citatorio que recibió la coordinadora, Córdova Plaza.
A través del link https://www.uv.mx/prensa/general/uv-entrego-premio-a-la-investigacion-interdisciplinaria/, se lee que la rectora de la UV entregó el “Premio a la investigación interdisciplinaria en torno a problemas relacionados con temas transversales”, a ocho proyectos presentados por equipos conformados de académicos, investigadores y estudiantes de esta casa de estudios.

La cantidad no fue develada pero favoreció para continuar con la fase de encuestan donde los datos preliminares de 2 mil 409 encuestas capturadas, de las 8 mil realizadas, revelan violaciones, desapariciones y demás situaciones de violencia dentro o fuera de los campus universitarios.

De acuerdo a la difusión oficial de la Universidad Veracruzana, el dinero que se entregó al proyecto fue tomaron del ahorro obtenido por las nuevas políticas de austeridad implementadas en la Universidad.

“Con esta medida se atiende el reclamo de investigadores respecto a contar con un recurso adicional para concretar sus proyectos, sin que éste tenga que justificarse administrativamente”, declaró Ladrón de Guevara ese 12 de diciembre del 2017.

La congratulación pasó desapercibida por la propia autoridad escolar al conocer que la investigadora, Rosío Córdova Plaza, recibió un citatorio para declarar sobre sus argumentos expuestos en medios de comunicación donde informó datos preliminares de su investigación.

De esta reveló que al menos 27 estudiantes de la Universidad Veracruzana han sido víctimas de levantones y otros más de secuestros o violaciones en los últimos meses.

El deslinde de la rectora se manifestó en otra entrevista, descartando la existencia de estos casos de violencia. “No tenemos información de un universitario o académico, trabajador o estudiante que esté desaparecido o secuestrado; no estuve presente, no escuché sus datos, no sé si es un asunto de percepción o de encuestas”.

Ladrón de Guevara recalcó que como institución sólo tuvieron el registro de la desaparición de un joven egresado de la Facultad de Nutrición, en el campus de Veracruz -el pasado 3 de febrero-, identificado como Julio César Hermida Viñas.

“La Universidad Veracruzana no reconoce y no generó esos datos. Es el reporte de una investigación de una académica que en su libertad de investigación se dio a la tarea de hacer una encuesta y que está presentando información que proviene de una encuesta”, continuó en la entrevista.

"QUÉ NOS ESPERA A NOSOTROS LOS QUE EMPEZAMOS"

Ha pasado más de 24 horas de pronunciar los casos de violencia. Las dos investigadoras responsables que colaboran con Córdova Plaza ofrecieron conferencia de prensa para detallar más información que presentó su colega.

Mayra Ledezma Arronte y Zulma Amador Rodríguez dieron lectura a un pronunciamiento que comprendió datos cuestionados a un universo de 8 mil estudiantes, en colaboración con directores de cada licenciatura, en las cinco regiones de la Universidad Veracruzana.

Datos socioeconómicos, percepción de la seguridad, situación de riesgo, movilidad por inseguridad o tipos de violencia como asesinato, violación y desaparición fueron los temas predominantes en el formato de sondeo escrito.

Sin nombre o datos personales, los encuestados fueron recluidos temporalmente en aulas prestadas por directores de Facultades. Para los datos preliminares, duros, que enunció una de las tres investigadoras comprendieron las siguientes preguntas;

¿A sufrido un levantó o secuestro exprés?, 27 de 2 mil 409 indicaron sufrir este evento.

¿A sufrido un secuestro?, nueve personas contestaron que si.

¿Sabes de algún compañero desaparecido?, 75 contestaron que si, sin anexar nombre, licenciatura o campus donde ocurrieron los hechos.

"La rectora no se tomó la molestia de preguntar al equipo de investigación la información que proporcionamos, a poner en duda la veracidad que se manejaba en los medios, a dudar de la calidad académica y del estudio que estamos realizando".

"Nosotros, las y los académicos vamos a continuar con nuestros trabajos para generar políticas públicas hacia una cultura de paz. Queremos que nos respeten. Que nos den las condiciones para poderlo hacer, de por si es un tema delicado", criticó Ledezma Arronte.

Mencionadas cifras no son el total, forman parte del avance de la investigación de tres mujeres. De la encuesta "Contexto y percepción de la violencia en la comunidad universitaria” que inició en abril del 2017.

"No hay datos donde podamos recurrir para indagar, analizar, hacer nuestro trabajo, por eso decidimos hacer este trabajo. Y ver el tipo de violencia qué hay dentro de la universidad Veracruzana. Ya como interesadas de la violencia decidimos empezar en casa. Queríamos información y nos abocamos a ellos", justificó Ledezma al ser cuestionada sobre el motivo de la investigación que llevó a una de sus integrantes a ser citada por la Fiscalía General del Estado (FGE) de Veracruz.

A diferencia de Ledezma y Amador, Córdova Plaza cuenta con el más alto nivel del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), el número tres, mismo que comparte con la doctora en Historia, Carmen Blázquez Domínguez; Félix Báez Jorge, doctor en Historia Contemporánea; Juan Ortiz Escamilla, doctor en Historia; y Alberto Javier Olvera Rivera, doctor en Sociología.

Los cinco son admirados por sus más de 29 colegas, investigadores en la entidad veracruzana. Algunos candidatos a alcanzar el nivel uno, murmuraron "Qué nos espera a nosotros los que empezamos", al terminar la conferencia donde no estuvo presente la investigadora citada a la FGE.

En este acto de respaldo que organizaron investigadores y sus dos compañeras de proyecto, arribaron Policías Ministeriales simulando ser reporteros o fotógrafos que cubrían el pronunciamiento.

Vestimenta de civil, sin gorras o gafas, pasaron desapercibidos ante el gran tumulto de medios informativos que encendieron grabadoras, anotaron en libretas o capturaron imágenes con dispositivos móviles.

"Es claro que es una actitud de amenaza, lo sentimos mucho, lo vamos a seguir haciendo porque es nuestro trabajo. Universidades de otros lugares están pidiendo que les apoyemos para replicar esta metodología porque también lo padecen en otras universidades. Hemos recibido como un respaldo al que estamos realizando", añadió Ledezma en conferencia.

Zulma Amador Rodríguez, una de las tres investigadoras del proyecto "Contexto y percepción de la violencia en la comunidad universitaria", añadió que la presentación de avances o resultados preliminares de su trabajo es un acto ético.

"La presentación de los resultados preliminares es un acto ético, se recibe un premio, se publica para que vean hasta este momento los datos que se arrojan con cierta cantidad de porcentaje. Son datos duros, no de testimonios de personas. No nos hemos metido a eso porque hay que tener mucho cuidado, son temas delicados para trabajar, pero también exigen nuestra interpretación, como narrar y escribir sobre eso y qué alternativa construir de manera colectiva. Este acto (citatorio) es un asalto a la investigación", anexó.

SU ESPOSO YA COMPARECIÓ... POR FEMINICIDIO

El mismo día que fue premiada por la UV, por coordinar la investigación “El papel de la Universidad Veracruzana como constructora de paz: alternativas a la violencia en Veracruz", el esposo de Rosío Córdova Plaza, el alcalde electo de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero recibió un citatorio de la Fiscalía General del Estado (FGE) para presentarse como imputado por el feminicidio de la joven Magaly Hernández Marín, ocurrido el 5 de diciembre del 2017.

Ese 12 de diciembre, personal de la FGE entregó a Rodríguez Herrero un citatorio para declarar ante la Unidad Integral de Procuración de Justicia (UIPJ) por una declaración que realizó ante medios de comunicación sobre el crimen cometido en la colonia Lomas del Seminario.

Para el siguiente día, 13 de diciembre del 2017, el cónyugue de la investigadora Córdova se presentó ante la FGE, reprochando que no fue citado como testigo, sino, como imputado de la desaparición y muerte de la joven de 19 años.

"Que empiecen ellos (FGE) a proporcionar la información requerida por las desapariciones en 2017 y lo que va de este año en la entidad veracruzana. Y a la Universidad Veracruzana que rectifiquen y nos den una disculpa pública y también hacer el trabajo que les corresponde, que es entre otros, apoyar y defender a la comunidad universitaria", exigió Mayra Ledezma, colaboradora de Córdova Plaza.

Las agresiones contra mujeres veracruzanas, como la cometida contra Magaly Hernández Marín se registraron en otra investigación de la investigadora citada ante la FGE, Rosio Córdova Plaza.

De esta investigación integrantes de la red de feministas de Veracruz, como Jaquelín Estrada, recordaron las consecuencias favorables que generó el trabajo; la activación de la Alerta de Violencia de Género (AVG), activa desde el 23 de diciembre del 2016.

Los resultados comprendieron atención prioritaria para los municipios de Boca del Río, Coatzacoalcos, Córdoba, Las Choapas, Martínez de la Torre, Minatitlán, Orizaba, Poza Rica, Tuxpan, Veracruz, Xalapa y “zonas de población indígena”.

"Coadyuvo (Córdova) en la investigación para la alerta de género, eso no se nos tiene que olvidar. La FGE pretende intimidar y coartar la libertad de expresión cuando esta toca un tema incómodo para la autorizada en turno".

"Consideramos que este tipo de situaciones desalientan el trabajo de investigación que se realiza desde la academia y la sociedad civil. Hacemos un llamado al respeto de la libertad de expresión, al trabajo de la doctora Rosio Córdova Plaza, al trabajo de cuerpos académicos de la UV y la inseguridad que aqueja a la sociedad", culminó la activista Jaquelín Estrada.


1 comentario(s)

manuel 25 Feb, 2018 - 02:40
Deprimente reelección JUNTA DE GOBIERNO DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA... ESTOS SON LOS RESULTADOS DE UN CÓDIGO DE ETICA VIOLADO POR LA REELEGIDA RECTORA... ACADÉMICOS, ESTUDIANTES, TRABAJADORES DE CONFIANZA, SETSUV... NO PODEMOS TANTOS MILES DE INTEGRANTES DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA CONTRA LA IMPOSICIÓN!!!!!!.... QUE ESTUPIDEZ HUMANA!!!!!... la rectora es astuta como los zorros, pero le falta inteligencia y criterio para sacar adelante a la Universidad Veracruzana... Se tira al ruedo con el supuesto poder que se le otorga... inaccesible rodeada de iguales... Dios los cría y ellos se encuentran !!!!!

Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.