cargando

En twitter:

Barandal
Sábado 17 febrero, 2018

Estremece Yunes al país

•Derechos humanos, en el tapete
•Rebotan casos en Los Pinos

ESCALERAS: Ahora sí, Miguel Ángel Yunes Linares estremece a Veracruz. Y de rebote, a México. El bumerang son los derechos humanos. Seis años, el sexenio de Javier Duarte, el peor estercolero. Insólito: una chica de 17 años de edad, ultrajada por ocho policías estatales, uno tras otro, a la misma hora y en el mismo lugar. Juega así el gobernador en una banda con varias carambolas.

Luis Velázquez

Primera jugada: la captura de los 19 mandos policiacos y policías, acusados de desaparición forzada.
Segunda: el nombre de Veracruz, con Duarte de puntero, en un delito de lesa humanidad, que nunca, jamás, prescribe. La alianza de políticos, policías y narcos para crear y recrear el exterminio y el genocidio.
Tercera: el asunto rebota en Los Pinos.
Cuatro: si antes de la detención de los mandos policiacos y policías, Javier Duarte y Arturo Bermúdez la libraban, ahora, trascendidas tantas historias de aniquilamiento humano, nadie los salvaría.
Ni siquiera, vaya, el penalista Marco Antonio del Toro, defensor de Duarte en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, y quien ha sido abogado de un montón de figuras célebres de la política en líos con la justicia.
Cinco: hoy más que nunca, y aunque pudieran estar pagando “justos por pecadores”, las elites duartianas están más azorrilladas que nunca.
Ya, claro, lo estuvieron desde cuando el primer duartista, el ex secretario de Seguridad Pública cayera en el penal de Pacho Viejo.
Seis: con tanto desaseo policiaco en Seguridad Pública (detener y desaparecer a las personas solo porque caminaban como sospechosas y detener y desaparecer a las personas en los retenes, por ejemplo), el ex Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras se pone en “el ojo del huracán”.
Siete: la punta del iceberg siniestro y sórdido está llegando a Fidel Herrera Beltrán.
Y aun cuando su hijo, el diputado federal Javier Herrera Borunda, lo ha defendido con pasión filial, la razón suprema de vida del gobernador, luego de heredar la silla imperial y faraónica al primogénito, es refundir al “tío”, su examigo hace más de veinte años, en Pacho Viejo.
“La aldea está que arde” dice un priista que todavía se mantiene leal a su viejo partido tricolor.

PASAMANOS: Terrible, espantoso, grave el saqueo. También, la complicidad de uno que otro secretario del gabinete. Y el silencio del ORFIS, la Comisión de Vigilancia del Congreso, la Contraloría, SEFIPLAN y la SEGOB jarocha.
Pero más, mucho más vertiginosa la desaparición forzada.
Todo el aparato gubernamental policiaco (jefes máximos, mandos medios y policías, con excepciones desearía creerse) al servicio del mal.
Y lo peor entre lo peor, la Procuraduría antes y luego la Fiscalía duartiana, callada. Silenciada, digamos, por la fuerza política telúrica del secretario de Seguridad Pública, con todo, incluso, que ahora reclame la lista de los reporteros que cubren la audiencia en Pacho Viejo porque lo han agraviado y lesionado en su imagen según objeta su abogado.
El gobernador de Chihuahua, el panista Javier Corral, vive obsesionado con encarcelar a su antecesor, César Duarte. Hasta efectuó una marcha a la Ciudad de México, exigiendo, además, el pago de 900 millones de pesos, según él, retenidos por la secretaría de Hacienda y Crédito Público.
Pero desde hace ratito, Yunes Linares ya le ganó la jugada. Javier Duarte está preso. Treinta y dos servidores públicos del duartazgo (desde ex secretarios del gabinete legal y ampliado hasta policías) están presos. Ahora, se ocupa de los derechos humanos.
Y el asunto es una mina inexplorada. Una veta de oro, desde luego, para refundir y desprestigiar más, mucho más al sexenio anterior, camino, claro (nadie lo puede soslayar) a las cinco elecciones del primero de julio, la más importante, la gubernatura.

CASCAJO: Horrorizan las historias trascendidas de los cuerpos policiacos y sus jefes. Son una pesadilla en el insomnio. Peores que los monstruos del cineasta Guillermo del Toro. La locura hitleriana con los 6 millones de judíos ahogados en las cámaras de gases.
Y ni modo que se trate de montajes y reality-shows.
Los muertos, queda confirmado una vez más, siempre resucitan y resucitarán.
Desde el otro lado del charco se han levantado para enjuiciar el aparato policiaco del sexenio anterior.
Inverosímil, insólita, sórdida, siniestra, la cacería de jóvenes de entre 16 a 30 años desatada en el año 2013.
Los policías estatales recorriendo las calles de Xalapa, la capital, y las calles y caminos de 53 (cincuenta y tres) municipios de Veracruz desapareciendo muchachos… acusados de Zetas.
Dieciséis policías y sus jefes, señalados, por lo pronto, de desaparecer a quince personas.
Todos, llevados a la Academia de Policía donde fueron vistos por última vez.
Dieciocho patrullas policiacas de la secretaría de Seguridad Pública, totalmente identificadas (cada una con su número de unidad y cada uno con su placa) en la detención ilegal y la desaparición.
Los derechos humanos en Veracruz… en el sótano autoritario y dictatorial.
Indigna y frustra. Enerva y desencanta. Encorajina y azorrilla.
Si el PRI hubiera ganado la elección de gobernador en el año 2016 con Héctor Yunes Landa al frente, por ejemplo, nunca, jamás, el infierno más truculento de Javier Duarte estaría en la cancha penitenciaria.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.