cargando

En twitter:

Historias de desaparecidos
Sábado 10 febrero, 2018

23 meses, desaparecido

•A Hidelberto Malpica Mora, de 46 años, contratista de los gobiernos federal y estatal, se lo llevaron de Medellín
•El 22 de abril de 2014 ocho sujetos entraron por la fuerza a su casa
•La autoridad archivó el expediente y nunca dieron una explicación a la familia
•Sólo cuando la familia ingresó a un Colectivo, a una ONG, la búsqueda fue activada

Ignacio Carvajal

(Esta crónica fue publicada el 11 de marzo de 2016, pero dado los 19 policías y mandos detenidos acusados de desaparición forzada su vigencia está fuera de duda)

A sus 46 años, Hidelberto Malpica Mora gozaba la plenitud de la vida. Contratista para el gobierno federal y estatal, ofrecía sus servicios por medio de una empresa de trabajos de jardinería que ya había ganado mucha importancia en la región. Los momentos más felices de su vida los encontraba al final de una etapa en donde disfrutaba de cada día trabajando intensamente desde la mañana hasta caída la noche.

Cuando tenía hambre, pasado el mediodía, él mismo iba a un mercado o a una tienda local, a la pescadería o a la carnicería en donde mataban allí mismo el marrano y pedía que le despacharan para llevarlo a casa y que su hermana o su madre le cocinaran para compartirlo en familia. Era una especie de ritual que sólo se rompía los fines de semana, cuando llegaba la hora de tomar el bate, las pelotas y el traje de pelotero, su segunda gran pasión.

Una semana después de haber sido víctima de privación ilegal de la libertad en su casa de Medellín de Bravo, la familia comenzó a pegar la foto de Hidelberto Malpica por todos los rincones de la zona conurbada, se le miraba vestido en un traje blando de jugador de béisbol. Cuando se trataba de comprar equipo para practicar el deporte, no escatimaba, tampoco en el apoyo a las nuevas generaciones y niños que aspiraban a convertirse en estrellas de Rey de los deportes.

Ese 22 de abril de 2014 “entraron ocho sujetos por la fuerza, en casa sólo estaba mamá y mi hermano dentro de su domicilio. Los tipos, tapados de la cara unos con trapos, con armas largas y cortas, le preguntaron a mi mamá que quien vivía en la casa de mi hermano, y como no les quiso decir, la jalonearon y agredieron, ella les pidió que no se lo llevaran, que no le fueran a hacer nada. Los tipos, viendo a mi madre, adulta mayor, tratando de defender a su hijo, se lo llevan y le dicen ‘no le va pasar nada, jefa, nada’”, se relata en la denuncia 137/MEDE/04.

Durante un año la denuncia estuvo parada. Las autoridades la archivaron y no le dieron ninguna explicación a la familia. Fue hasta que estos ingresaron a uno de los colectivos para buscar a sus familias que se activó la búsqueda.

¿Qué resultados hay? Ni uno, ni una sola pista que diga qué pasó con el contratista.

Los hechos acontecieron en una de las colonias de El Tejar, el mismo lugar donde vivía Moisés Sánchez, el periodista comunitario secuestrado los primeros meses de enero de 2015, encontrado sin vida días después, detenido un responsable que admitió que Moisés Sánchez no les convenía para el negocio de la venta de drogas al menudeo por sus constante peticiones de más seguridad, y además, era incómodo para el alcalde Omar Cruz.

“Pasamos tantos meses a la espera de una llamada, de un mensaje, de la petición de dinero para el rescate y no llegó. Era como si se lo hubieran llevado sin dejar constancia, sólo lo que se vio ese día violento. Ellos, los malos, nunca llamaron” relató un familiar del contratista.

Hedilberto Malpica Mora era el encargado de los negocios heredados por el padre, finado hace ocho años, dejando corrales de engorda, criadero de cerdos y propiedades que había que atender. Todo eso ha quedado en manos de mujeres, la madre y hermanas, que ya no saben cómo hacerle después de que unos sujetos con impunidad se llevaron a su más grande apoyo.
A casi dos años del suceso, son más las dudas que pistas en el caso de Hedilberto Malpica Mora: ¿Se lo llevaron por equivocación? ¿Por su perfil de empresario y contratista, lo querían para sus cosas malas estas personas? ¿Fue algo por envidia? ¿Alguien que le quería hacer daño desde hace mucho? La familia no sabe más que pensar.

El caso está como el 22 de enero de 2014: en cero.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.