cargando

En twitter:

Diario de un reportero
03 diciembre, 2017

Hasta en burdeles rastrean a sus hijos desaparecidos

Una madre de 72 años de edad, en un centro de prostitución en Chiapas
•"Sólo quiero saber si usté no ha visto a mi hijo" pregunta a una trabajadora sexual
•"Este es un lugar de paso y aquí no se quedan"


Por ISRAEL HERNÁNDEZ, enviado especial

Vázquez Hernández, nacida en la colonia Villa Unión de Tegucigalpa, Honduras, toca cada una de las puertas de esa cuartería erigida como el principal prostíbulo de la pequeña ciudad y pregunta sobre María Inés. Al igual que el resto de madres centroamericanas que perdieron el rastro de sus hijas, no descartan que se dediquen a la prostitución para subsistir o que en su tránsito por México hayan sido víctimas de trata, especialmente en este municipio chiapaneco, posicionado en el tercer lugar estatal en cuanto a número de casos de trata de personas se refiere.

Ninguna de las 18 mujeres que aguardan en sus habitaciones da algún dato o pista sobre el posible paradero de la muchacha que dejó su país el 17 de noviembre del 2000. Otras 6 mujeres que tienen un espacio en el burdel de la avenida Rodolfo Figueroa ni siquiera abren sus puertas y no están dispuestas a cruzar palabras con las madres, y un par prefieren seguir con su sesión de maquillaje.

Algunas se cohiben ante la presencia de las cámaras de los colegas periodistas y condicionan cualquier conversación a cambio de que no haya fotografías ni nombres reales.

¨A ver, mi familia sabe que estoy con bien y dónde estoy, pero no quiero que me vean aquí, ese es el favor que les pido¨, dice Victoria, una trabajadora sexual originaria de Cobán, Guatemala.

Transcurridos 10 minutos dentro del burdel, María Clementina Vázquez no obtiene un solo testimonio o información sobre su hija y continúa la búsqueda en Las Carmelitas, La Palmera, La Burbuja, La Embajada, El Rinconcito y otros bares de la zona de tolerancia en los que retumban canciones de Vicente Fernández, Juan Gabriel y otros próceres de la canción mexicana.

En todos los centros de ocio, invariablemente, hay mujeres centroamericanas que trabajan desde el mediodía hasta cerca de las 2 de la mañana. Y en todos, ellas dan un argumento sobrado de contradicción y desapego a su condición de migrante: ¨Este es un lugar de paso, aquí no se quedan¨.

La recolección de información se alarga por más de una hora sin que la Caravana de Madres Centroamericanas logren datos contundentes sobre la ubicación de alguno de sus familiares. Pese a esto, el equipo del Movimiento Migrante Mesoamericano y las coordinadoras de cada país toman nota y guardan registro de la visita al sitio localizado a escasos 50 metros del río Huixtla.

Con el rostro quemado –el invierno chiapaneco ha recibido a las madres con temperaturas por encima de los 30 grados centígrados-, María Clementina Vázquez retorna al autobús que conducirá al grupo a la iglesia de San Francisco. Si bien a su bolsa no pudo echarse pistas sobre María Inés, lo cierto es que tampoco perdió un solo gramo de esperanza de encontrar a su hija.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.