cargando

En twitter:

PosData
Miércoles 08 noviembre, 2017

Violencia obstétrica: agresión durante el parto

El 35.9 por ciento de las mujeres en Veracruz con hijos la han sufrido
•En hospitales de la secretaría de Salud aplican más del doble de las cesáreas de las recomendadas
•Un delito la violencia obstétrica, pero la Fiscalía General no resuelve los casos


Por Ana Alicia Osorio y Alba Valdez
Testigo Púrpura


Una hora estuvo Azucena con dolores de parto esperando que alguien la atendiera en el Hospital mientras otras mujeres en la misma situación que ella gritaban por las contracciones, sin que nadie se acercara a ellas.
Todas, sin excepción, debían esperar su turno, sin importar que los bebés estuvieran a punto de nacer. Por eso, mientras esperaba Azucena, pudo ver como una joven junto a ella tenía a su hijo en la silla de la sala de espera.
“Ahí tardan un poco con decirte que cuando tuve dolores, fui, pero tardan aunque estés gritando de dolor, que no te atienden, hasta que te toca, con decirte que una chava dio a luz a lado de mi, en las sillas de espera”, cuenta sobre su parto en el Hospital de Tarimoya en el Puerto de Veracruz.
El aborto espontáneo de uno de los gemelos que esperaba unos meses antes, las dudas y preguntas que tenía, o el miedo que sintió al ver a alguien parir junto a ella sin atención inmediata, nada fue suficiente para que le hicieran caso hasta que llegara su turno en la fila.
Azucena considera haber tenido un embarazo difícil (emocional y físicamente) pero un parto sencillo a pesar de la espera y la cesárea que le hicieron porque no dilató rápidamente y bajo el argumento de que su hija estaba “sentada”.

El 38 por ciento de los partos que atendidos por la Secretaría de Salud del Estado hasta mayo de este año, han sido por cesárea según los datos de la solicitud de información 01170917; más del doble de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud que estipula que solo debieran ser entre el 10 y 15 por ciento.
Otro día, en otro hospital pero del Instituto Mexicano del Seguro Social en Veracruz, a una joven que acababa de tener a su hija le impusieron un anticonceptivo a fuerzas, aún cuando ya había dicho que no.
Ella había escogido el implante subdérmico para cuidarse después de tener a su bebé pero en labor de parto y con intensos dolores, el doctor la convenció de cambiarlo por el DIU, que olvidó ponerle en ese momento.
Al día siguiente los doctores y enfermeras le preguntaron a ella y a su acompañante, en momentos distintos, si se pondría el anticonceptivo a lo que ambos negaron, pero sin importarles se la llevaron a la sala y lo colocaron.
“Cuando el doctor le preguntó a la chicas que estaban ahí que si habían puesto el dispositivo y les dijo que se les había olvidado (…) entonces al otro día fue la chica, fue por mi para que me tenían que poner el DIU y me lo pusieron, no firmé nada”, contó.
Su acompañante hasta le había dado una larga explicación a los enfermeros de la razón por la que ella había vuelto a querer el implante y como esperarían unos días antes de acudir a que se lo pusieran, pero nada de eso importó pues sin darle detalles la llevaron y cuando se dio cuenta ya estaban colocándoselo.
Aunque Azucena no lo identificó como tal, ambas vivieron violencia obstétrica, un tipo de violencia de género muy frecuente que en muchas ocasiones pasa desapercibido.
“Va desde regaños, burlas, ironías, insultos, amenazas, humillaciones, manipulación de la información y negación al tratamiento, sin referir a otros servicios para recibir asistencia oportuna, aplazamiento de la atención médica urgente, indiferencia frente a sus solicitudes o reclamos, no consultarlas o informarlas sobre las decisiones”, señala un informe del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) https://informe.gire.org.mx/caps/cap4.pdf
De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística Geográfica e Informática, el 35. 9 por ciento de las veracruzanas que han tenido un hijo han sufrido de violencia obstétrica.
Es decir, en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares del 2016 reporta 199 mil 420 mujeres que han tenido esa forma de violencia.
Para algunas mujeres esta forma de violencia no pasa tan desapercibida como en el caso de Leslye a quien tuvieron que opera pocas horas después del parto debido a que no le sacaron la placenta.
“El médico que me atendió en mi trabajo de parto tenía una practicante al lado y mientras daba a luz, él le iba enseñando pero nunca me limpio ni nada sólo sacó a mi bebé y a bolsa donde venía (…) cuando avise que me dolía y que aún que ya había nacido mi bebé yo tenía contracciones como una hora después me atendieron y al sacarme todo me arrancaron dos puntos y hasta el DIU”, contó.
A pesar del dolor, la emergencia y la necesidad de una nueva intervención nunca le dieron la información concreta de lo que había pasado y el doctor que atendió el parto no volvió a aparecer.
Leslye necesitó dos transfusiones de sangre y no pudo tener a su bebé recién nacido con ella hasta que pasó la temperatura que le provocó el parto mal atendido.
Ella no pensó en denunciar pues solo quería dejar atrás el caso, aunque en el estado de Veracruz existe esa posibilidad ya que tiene tipificada la violencia obstétrica en el artículo 363 del Código Penal, en el que establece una sanción desde seis meses hasta seis años de prisión y multas de hasta trescientos días de salario, según la forma en que la ejerza.
De acuerdo con la Fiscalía General del Estado entre 2010 y este año, siete mujeres han presentado denuncias por violencia obstétrica pero ningún caso ha sido llevado ante un juez o jueza.
En la solicitud de información 01168517 la Fiscalía reporta que una mujer denunció en 2011, una más en 2015, cuatro en 2016 y 1 en 2017.
Sin embargo señala que no hay sentencias en ese periodo, ni tampoco carpetas de investigación que hayan sido consignadas, es decir, los casos se encuentran detenidos en la denuncia.
Para GIRE las sentencias contra médicos no es lo ideal debido a que no fomenta que realicen partos “humanizados”, pero en el caso de Veracruz existen en la ley.
Sumado a las denuncias, la Comisión Estatal de Derechos Humanos ha emitido dos recomendaciones por violencia obstétrica a la Secretaría de Salud.
De acuerdo con Namiko Matzumoto, presidenta de la CEDH, ambas recomendaciones se encuentran en proceso de cumplimiento y se espera que tras las mismas no se vuelvan a repetir ese tipo de casos.
Tampoco la Secretaría de Salud ha sancionado a ningún médico por ejercer ese tipo de violencia contra las mujeres, ya que respondió a la solicitud 01170917 que no es su obligación.
La episiotomía, el corte que se realiza entre la vagina y el ano durante el parto natural, es una práctica que debería hacerse únicamente en los casos necesarios y siempre informando a las mujeres, pero en algunos hospitales de Veracruz pareciera que se practica de manera rutinaria.
Eso lo corroboró Marissa en el Hospital Regional de Veracruz cuyo trabajo de parto fue muy rápido y pasaron escasos minutos desde que llegó al hospital hasta que tuvo a su hijo, sin que le realizaran ese corte lo que a uno de los residentes que la atendió le molestó.
“Como el bebé coronó antes de que pudiera hacerlo y por seguridad de ella ya no, aunque noté que uno regañó al otro por no hacerlo a tiempo”, señaló.
De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana 007 que establece la forma en que debe ser atendido el embarazo y parto, la episiotomía y otras prácticas como rasurar la vulva únicamente se deben realizar de manera informada y en los casos que se requiera.
“La tricotomía vulvo perineal y la aplicación de enema evacuante, no serán de aplicación obligatoria, excepto en los casos que por indicación médica así se requiera. Asimismo, se debe reducir el número de tactos vaginales. En todo caso, la mujer debe ser informada previamente y debe existir nota médica en el expediente clínico. Se recomienda realizar episiotomía de manera selectiva dependiendo de la valoración clínica”, señala dicha Norma (que puede consultar aquí) http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5432289&fecha=07/04/2016
En Veracruz, según la Secretaría de Salud (solicitud 01170917) únicamente 12 por ciento de los partos naturales atendidos entre enero y mayo de este año se les practicó la episiotomía.
En los casos que se realiza esa intervención médica tampoco brindan la información suficiente como le pasó a Jesi en el Hospital de Boca del Río, a quien le hicieron la episiotomía sin explicación y al final la cerraron antes de retirar la placenta lo que provocó un dolor adicional.
Ella ya sabía que en el parto podía sufrir violencia, tanto que su esposo le había recomendado no llorar a pesar del dolor porque tenía riesgo de no ser atendida, tanto que ese día prefirió aguantar las contracciones, las lágrimas y las ganas de gritar.
Sabía que tendría malos tratos desde que le tocó ir a urgencias con dolores varias veces antes del día que parió y lo que recibía eran regaños.
Sin embargo y pese a lo que vivió considera que no le fue “tan mal”, pues conoce que la violencia obstétrica es algo rutinario en los hospitales de Veracruz.


1 comentario(s)

maría ramona montes bobadilla 08 Nov, 2017 - 18:52
Por supuesto que hay y requetehay violencia obstétrica, yo denuncié un caso en agosto de 2012, pero pues nadie me peló porque así está la cosa en Veracruz, a pesar que el encargado de esta situación que era el Dr. Stadelmann en el Puerto de Veracruz por alguna circunstancia era de mis mismos ideales, no hizo caso, yo tengo todo documentado y entregado en la instancia correspondiente pero no hacen nada, yo lo único que le pido desde entonces a Dios es que el ponga el remedio, porque estas gentes creen que nunca van a estar en una situación igual, pero como dice el dicho..... Arrieros somos y en el camino andamos.

Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.