En twitter

08 de febrero, 2016

Reportera plagiada, celosa de su periodismo

periodicos-de-veracruz_
•Puntual cronista de la muerte


Laura Rojas/Orizaba, Veracruz


COMPARTIR INFORMACIÓN
periodicos-de-veracruz_reportera-plagiada-celosa-de-su-periodismo
Esposo de Anabel Flores, expolicíaTristeza y terror en Orizaba por secuestro de reportera
•Anabel Flores Salazar, tiene dos hijo; su esposo, ex comandante de la Policía de Nogales
•Lleva más de seis años como reportera de varios medios, actualmente cubría la sección policiaca
•Temen compañeros ataques al gremio por cobertura de ejecutados en las últimas horas
•En Córdoba, fuerte despliegue policiaco por amenazas a propietario de El Buen Tono
•Al menos dos medios impresos han determinado suspender a sus reporteros policiacos por periodos de tres y cinco días


La tristeza, la pena, pero también el terror, la incertidumbre se han adueñado del gremio reporteril en esta zona, tras el secuestro de la reportera Anabel Flores Salazar, de 32 años, vecina de la unidad habitacional Puerta Grande, donde la madrugada de este lunes fue sacada por un grupo de sujetos armados, que vestían uniformes tipo militar.
Mientras las autoridades ministeriales iniciaron una investigación por los hechos, los reporteros viven en medio de la zozobra y el temor, recibiendo llamadas de amenazas; sin salir de sus oficinas, se la pasan sondeando cualquier pista que pudiera llevar a la localización de la comunicadora.
Anabel lleva más de seis años trabajando en la labor periodística, inicialmente formó parte del periódico El Mundo de Orizaba, posteriormente trabajó para el diario El Buen Tono, y actualmente se desempeñaba en el Sol de Orizaba, donde se dedicaba a cubrir la fuente policiaca.
La joven tiene a su cargo la cobertura de notas informativas de carácter policiaco en los municipios de Ciudad Mendoza, Acultzingo, Nogales, Maltrata, Ixtaczoquitlán, donde recogía informaciones tanto de accidentes automovilísticos como de homicidios y ejecuciones, que en los últimos días se han agudizado en esta región centro del estado de Veracruz.
La madrugada del domingo, cerca de las 05:00 horas cubrió nota informativa sobre la ejecución de un joven, identificado como Cristóbal Arellano, de ocupación comerciante y con domicilio en la colonia Hogar, de Ciudad Mendoza, en el bar Opus, además donde una mujer de nombre Beatriz López Pérez, de 47 años, y un joven identificado como Carlos Naranjo Castro, resultaron heridos a balazos.

TIENE DOS HIJO; SU ESPOSO, EX COMANDANTE DE LA POLICÍA

Anabel salía todas las mañanas de su vivienda, ubicada en la calle Río Lerma, número 5, entre Río Papaloapan y Río Tamesí, en la unidad habitacional Puerta Grande, de Mariano Escobedo, tras dejar con sus familiares a sus dos hijos, un bebé recién nacido y otro niño de aproximadamente cuatro años.
La trabajadora de la Organización Editorial Mexicana (OEM), salía como siempre a buscar la información del día, la nota fuerte para la portada o contraportada del día siguiente; por eso desde temprano empezaba a cruzar información con los compañeros de la fuente, con quienes a diario convivía.
De carácter serio, celosa de su trabajo, cuentan los colegas, casi siempre andaba en las oficinas de dependencias y corporaciones buscando pistas, datos, fotos para sus publicaciones, aunque de vez en cuando también se le veía en los operativos policiacos ya sea en la montaña, en ríos a orilla de carretera, levantando el reporte de accidentes, incendios y homicidios.
El último que tomó fue el de la madrugada del domingo 7, el bar Opus, de Ciudad Mendoza, donde un comerciante fue acribillado a balazos y una mujer y un joven resultaron lesionados, y actualmente siguen graves.
Horas después, cerca de las 02:00 horas de este lunes, un grupo de hombres vestidos como militares, con cascos, pasamontañas y chalecos, portando armas largas, la llegaron a sacar de su casa, donde se encontraba su tía Sandra Luz Morales, quien al tratar de impedir que se la llevaran fue golpeada y tirada al piso. Luego, los familiares acudieron a interponer la denuncia ante la Fiscalía, donde se inició una carpeta de investigación, y se giró un oficio a la Policía Ministerial, para activar la búsqueda, pero al transcurso de las horas, la zozobra y la desesperación se han adueñado de la familia y también de una docena de reporteros de la zona.
“No sabemos nada” fue la frase de una jovencita de unos 15 años que abrió la puerta de la vivienda hacia reporteros, temerosa por los hechos, aunado a que la Fiscalía ordenó a los familiares abstenerse de dar cualquier informe.

ERA CELOSA DE SUS NOTAS, RESERVADA, DICEN COLEGAS

Para la mayoría de los reporteros, Anabel es una periodista reservada, casi siempre permanecía en sus oficinas, y muy poco se le veía en los operativos policiacos.
“Una vez la vimos, cubriendo la nota de un autobús que cayó a un arroyo; en otras ocasiones también, como cuando aparecieron las dos hermanas asesinadas a orillas de la autopista, a la altura de Sumidero, pero casi no le gustaba compartir con nosotros la información que llevaba”, cita uno de los reporteros de la fuente policiaca, sin dar sus datos.
Otros cuentan que la recuerdan de carácter alegre y buena compañera, desde que empezó a escribir como practicante, en el año 2010, luego fue incursionando poco a poco en la sección policiaca; se casó con Alejandro Báez Juárez, un policía municipal, que llegó a ocupar la comandancia de la corporación en Nogales.
Gerardo, uno de los reporteros policiacos, cuenta que “yo con ella trabajé en El Mundo, luego hasta nos peleábamos porque ella llevaba notas que yo traía y me decía que a ella le habían dado primero los datos; eran celos reporteriles, el querer ganar la nota y completar la cuota del día, por eso casi no le gustaba llevarse con cualquier reportero de la calle, siempre era ella, con su forma de ser dura y crítica”.

SE ENCIERRAN FISCALES PARA TRABAJAR, CERO INFORMES A LA PRENSA; REPORTEROS TEMEROSOS DICEN SER AMENAZADOS


A más de doce horas del plagio de la reportera Anabel F. Salazar, como daban de referencia sus notas periodísticas, los investigadores se encerraron en las oficinas de la Unidad Integral de Procuración de Justicia, para analizar los avances de las investigaciones.
En los pasillos de la Fiscalía deambulan reporteros de diversos medios en espera de informes, de pistas, cualquier indicio que lleve a información nueva sobre el hecho.
“Hemos estado toda la mañana checando que avances hay, nomás de nuestras oficinas a la Fiscalía, pero nadie quiere decir nada, ni la fiscal regional Clarissa Tapia Uria, ni los secretarios, ni la Policía Ministerial, todo será en Córdoba, con el fiscal Alejandro Dávila Vera” acusan.
Asimismo, los trabajadores, tres que cubren la fuente policiaca concretamente, acusan que “en el transcurso de la mañana hemos estado recibiendo amenazas, llamadas telefónicas de números desconocidos, donde llaman y cuando descolgamos se escucha que teclean en una máquina, como por un minuto, y luego cuelgan. Eso se lo están haciendo a los que cubrimos la policiaca”.
Por eso, hoy mismo al menos dos medios impresos han determinado suspender a sus reporteros policiacos por periodos de tres y cinco días, mientras se normalizan las cosas, dicen.

EN CÓRDOBA, FUERTE DESPLIEGUE POLICIACO POR AMENAZAS A DUEÑO DE PERIÓDICO

De acuerdo con informaciones difundidas por las redes sociales, se dio a conocer la movilización de grupos de seguridad en la zona de Córdoba, por supuestas amenazas al propietario del diario El Buen Tono, José Abella García.
Se dice que las amenazas probablemente obedecen a que en los últimos días este medio ha dedicado planas completas a la cobertura sobre la captura de importantes jefes del crimen organizado en la zona, haciendo referencia a la corrupción que se gesta desde los gobiernos locales, incluyendo jueces y corporaciones policiacas. También, este periódico se ha ocupado de dar cobertura general a casos de ejecuciones y desapariciones, así como el supuesto hallazgo de fosas clandestinas en la región de Paso del Macho.
Otros medios informativos, a través de sus portales, han criticado al empresario, quien cuenta con custodia permanente de la Fuerza Civil y Policía Ministerial, a diferencia de sus empleados, que tienen que enfrentarse al miedo y la zozobra.

INDAGA FISCALÍA RELACIÓN CON DELINCUENTES

La Fiscalía General del Estado (FGE) dio a conocer que investiga la desaparición, la madrugada de este lunes, de Anabel Flores Salazar, quien se desempeña como reportera de la fuente policiaca en un periódico local.
Esta madrugada a las 02:00 horas, Flores Salazar fue sustraída de su domicilio por gente armada que llegaron directamente a buscarla hasta ubicarla en una de las habitaciones, aprovechando que el domicilio fue abierto por una persona que vive en esa casa, según refieren los primeros testimonios recabados.
Fue hasta dos horas después que se dio aviso al número de emergencias 066, cuando se activaron los protocolos especializados para búsqueda y localización de Flores Salazar.
Posteriormente, indica el boletín, ya en la mañana de hoy se interpuso la denuncia que dio origen a la Carpeta de Investigación 211/2016, en la que se agotan todas las líneas y se indagan todos los probables vínculos de la reportera, como el del 30 de agosto de 2014 en Acultzingo cuando se encontraba en compañía de Víctor Osorio Santacruz (a) El Pantera, que fue detenido en ese momento por elementos del Ejército Mexicano por sus probables nexos con un grupo de la delincuencia organizada.
El titular de la FGE, Luis Ángel Bravo Contreras, instruyó la activación inmediata de todos los protocolos especializados contenidos en el convenio firmado con el Mecanismo Federal de Protección a Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas.
El Fiscal Especial en Atención a Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, José René Álvarez, se trasladó a la región para atender personalmente las pesquisas y operativos que conlleven a la ubicación de la víctima y conocer las causas que originaron los hechos.
En la investigación participan elementos de la Policía Ministerial, peritos especializados y fiscales investigadores que emplean herramientas tecnológicas especializadas e instrumentan las medidas cautelares correspondientes a la familia de la víctima, hasta el esclarecimiento de los hechos.

Deja un comentario